Las víctimas de abusos en el Puy denuncian por "injurias"al arzobispado

La asociación de damnificados reclama la verdad sobre el caso de Ignacio Ecay y un cambio social real

23.08.2020 | 02:00
Los representantes de la Asociación de Víctimas de Abusos en centros Religiosos ayer en Estella. Foto: Lydia Mangado

La Asociación de Víctimas de Abusos en Centros Religiosos de Navarra denunció ayer en Estella-Lizarra las "injurias, mentiras y descrédito" observables en las informaciones trasladadas por el colegio Nuestra Señora del Puy a los medios locales. En la misiva enviada por el centro a la prensa se expresaba la imposibilidad de "conocer el contexto ni el alcance de los hechos denunciados, ni comprobar su veracidad". En concreto, la asociación quiso reivindicar la verdad sobre el abuso sexual sufrido por Ignacio Ecay a manos del entonces director del colegio, José San Julián Luna. El presidente de la asociación, Jesús Zudaire Galdeano, relató cómo, teniendo solamente Ecay 14 años, el sacerdote se introdujo en su cama y tocó sus partes íntimas. Tras defenderse el alumno con una pala de madera, fue expulsado del centro. Junto a otros cuatro compañeros, denunció los hechos. San Julián contó con el respaldo del arzobispado, que decidió trasladarlo al IES Irubide, iniciándose allí "un nuevo ciclo de pederastia".

Siete miembros de la asociación reclamaron, una vez más, la ruptura del Concordato entre el Estado español y la Santa Sede de 1953 y la investigación de los hechos acaecidos en época franquista. "La Iglesia se encuentra ahora mismo por encima de algunas leyes de la Constitución, por lo que tenemos las manos atadas", explicó Zudaire. Su intención es reivindicar ante el Congreso, – como lo hicieron en el Parlamento–, la investigación de los casos que aseguran fueron miles.

De la Ley de Protección a la Infancia y la Adolescencia frente a la Violencia, dijeron que es insuficiente, pues el plazo de prescripción de delitos graves contra menores empieza a correr después de que la víctima cumple 30 años, ni tiene en cuenta a los niños robados. "La Ley del Menor nos ahoga, no nos reconoce", dijo Peio Senosiain Elizaga. Javier Solano denunció haber sufrido un "sadismo brutal, abusos sexuales institucionalizados" y reivindicó reparación personal, pero también político, social y cultural. "No queremos parches, no queremos que se nos obvie, queremos reparación, reconocimiento y que luchemos juntos como sociedad para poner fin a esta flagrante injusticia", concluyó en la rueda de prensa.

noticias de noticiasdenavarra