Navarra activa el plan recomendado por el Ministerio para prevenir el covid en residencias

En Amavir Argaray se realizan aislamientos de casos confirmados que no requieran hospitalización

24.08.2020 | 18:54
La consejera de Derechos Sociales del Gobierno de Navarra, Mª Carmen Maeztu,

Navarra ha puesto en marcha ya el Plan de Respuesta Temprana que el Ministerio de Derechos Sociales ha recomendado para la prevención de Covid-19 en centros residenciales.

La consejera de Derechos Sociales del Gobierno de Navarra, Mª Carmen Maeztu, ha participado este lunes en la reunión que ha mantenido el secretario de Estado de Derechos Sociales, Nacho Alvarez, con las Comunidades Autónomas, con el fin de coordinar acciones relativas al COVID-19 en el ámbito de los servicios sociales. La consejera ha estado acompañada en la reunión por Andrés Carbonero, director general de Protección Social y Cooperación al Desarrollo. En el encuentro, Maeztu ha detallado los planes y protocolos de colaboración elaborados por los Departamentos de Salud y Derechos Sociales.

Esta reunión se enmarca dentro de los encuentros periódicos que se decidió mantener entre las CCAA y el Ministerio, con el fin de coordinar y hacer seguimiento de los efectos del Covid-19 en el ámbito de los servicios sociales.

El encuentro ha servido para intercambiar información sobre el alcance y situación de los brotes en residencias en las distintas Comunidades Autónomas, las medidas adoptadas para abordarlos y necesidades o dificultades a las que se enfrentan en cada caso, según ha señalado el Gobierno foral en una nota.

También se ha planteado la adaptación del Plan de Respuesta Temprana a otros servicios sociales distintos al de las residencias, así como la elaboración de planes de contingencia específicos, para lo que el Ministerio formulará una propuesta inicial a la que las Comunidades Autónomas podrán hacer aportaciones.

Se ha hecho especial hincapié en los mecanismos de coordinación establecidos con las autoridades sanitarias para atender la situación de los centros sociales residenciales en cuestiones relativas a la identificación y comunicación de los casos a los servicios públicos de salud, los protocolos de atención específica de los casos y de derivación a los centros sanitarios, así como la supervisión de la aplicación de los mismos, además de asegurar que se cuenta con los recursos necesarios para atender a las personas dependientes, especialmente las que viven en centros residenciales.

El Ministerio ha recabado esta información de las distintas Comunidades Autónomas. Navarra ha anticipado las medidas tomadas, entre ellas la creación de la plataforma 'Seguimiento coronavirus', donde los responsables de los centros vuelcan datos con frecuencia variable según niveles epidemiológicos. Se trata de información sobre incidencia y prevalencia de Covid-19 en residentes y personal.

Según ha asegurado el Gobierno foral, el Departamento de Derechos Sociales ha consensuado con el de Salud, a través de una Unidad de Ordenación de la Atención Sanitaria en Centros Residenciales Sociosanitarios, un procedimiento de actuación para la detección y actuación ante personas positivas en centros residenciales, haciéndolo llegar a todas las residencias de mayores y de discapacidad de la Comunidad foral.

Por otra parte, cada centro residencial tiene su propio plan de contingencia en el que recoge las pautas de actuación ante la aparición de casos. Se trata de planes consensuados con los centros de salud a los que corresponde cada residencia y las mutuas de prevención de riesgos de las mismas, según ha señalado el Gobierno foral.

Estos planes han sido supervisados por los Departamentos de Derechos Sociales y de Salud, concretamente desde Atención Primaria de Salud y el Instituto Navarro de Salud Pública y Laboral. También la Unidad de Ordenación de la Atención Sanitaria en Centros Residenciales Sociosanitarios ha hecho aportaciones al mismo.

Como sucedió hace meses, se ha dispuesto también un itinerario para derivar a un recurso intermedio-centro sociosanitario, creado en Amavir Argaray, donde se realizan aislamientos de Covid-19 confirmados y de contactos estrechos para personas mayores y con discapacidad resientes en centros y/o procedentes de sus domicilios particulares, que no requieran hospitalización.

Asimismo, para la supervisión se ha establecido un sistema de funcionamiento ordinario y de atención continua, 24 horas, para apoyar, orientar, y supervisar a los centros residenciales con "un continuo feedbak de comunicación, con profesionales de medicina, enfermería y trabajo social", ha asegurado el Gobierno.

La Unidad de Ordenación de la Atención Sanitaria en Centros Residenciales Sociosanitarios es también la encargada de asegurar que los centros residenciales dispongan de todos los recursos sanitarios y sociales necesarios para atender a las personas resientes, en estrecha relación con los centros de salud.

Por último, se han establecido protocolos de utilización de equipos de protección y de abastecimiento de material.

La consejera Maeztu ha remarcado "la importancia de la coordinación con salud y la pronta respuesta en la detección de casos". "Por lo que vemos en todas las CCAA, es muy difícil que no haya ningún caso dada la realidad epidemiológica. Debemos extremar las precauciones, detectar rápido y así poder atajar los brotes antes de que provoquen males mayores. Hasta el momento, si bien los casos no están siendo muy numerosos, la pronta detección y el contar con un recurso intermedio, nos está permitiendo aislar y atajar los brotes con rapidez", ha subrayado.

Como consecuencia del cribado en centros residenciales y de discapacidad anunciados ayer, hasta el momento, en tres de ellos todas las pruebas han dado negativo.

En el caso del centro de Tudela, hay cinco nuevos positivos, de los cuales dos son residentes de una misma unidad, y tres personas trabajadoras.

A su vez, en un centro de día de Tudela, se ha procedido al cierre temporal tras detectarse varios casos entre personas usuarias. Tras el positivo de una usuaria, el cribado ha localizado por el momento otras cuatro personas residentes positivas en Covid-19. Se continúa realizando el cribado a todas las usuarias y personal del centro.

Desde el pasado 1 de julio, ha habido casos en siete centros residenciales de personas mayores. En la mayor parte de los centros han sido casos únicos salvo en dos de ellos, con 3 y 16 casos respectivamente, lo que hace un total de 24 residentes positivos, la mayoría de ellos asintomáticos. En este tiempo ha habido una persona fallecida en un centro residencial, cinco ingresadas en hospitales (si bien tres asintomáticas para Covid-19) y dos personas han sido ingresadas en centros intermedios más las 16 que van a ser trasladadas desde el centro de Tudela.

En cuanto a los centros de discapacidad, ha habido un total de 7 casos desde el 1 de julio. De ellas, una persona ingresada en hospital, 1 persona en residencia, una en un centro ocupacional y 4 han ingresado en el recurso intermedio.

Además, en los centros de día, ha habido 9 casos positivos en 4 centros.

Respecto a los casos activos, hay actualmente 18 casos activos procedentes de centros residenciales de personas mayores, de los cuales uno está ingresado en el hospital, 2 están en el centro intermedio y 15 en centros residenciales pero serán trasladados al recurso intermedio entre este lunes y el martes.

En cuanto a los centros de discapacidad, hay dos casos activos en el centro intermedio y ninguno en los centros ni en el hospital.

Finalmente, de centros de día hay 5 casos activos, todos con seguimiento en sus propios domicilios.

Por lo que se refiere a las personas trabajadoras, en estos momentos hay 3 positivas de centros de discapacidad y 25 positivas de centros residenciales de personas mayores.