Comptos advierte de la escasez de pisos tutelados en el ámbito de la salud mental

Un informe cifra en 58 millones el gasto en salud mental durante el año pasado en Navarra

12.09.2020 | 00:56
Instalaciones del centro San Francisco Javier de Pamplona, citado en el informe de Comptos. Foto: Oskar Montero

PAMPLONA – Los recursos públicos, humanos y materiales para la atención sanitaria de personas con trastorno mental en Navarra son, "en general, suficientes", mientras que en el ámbito sociosanitario se constata una "escasez" de plazas en residencias y pisos tutelados, según la Cámara de Comptos.

Así se recoge en el informe sobre la gestión de la salud mental en Navarra entre 2014 y 2019 que ha publicado la Cámara de Comptos, en el que se cifra en 58 millones el gasto en salud mental en 2019, un 31% más que en 2014, cuando el Gobierno foral dedicó a ese ámbito 44 millones. La mayor parte del gasto –31 millones– se destina a personal, a los 717 los profesionales dedicados a la salud mental, de los que 337 son fijos y 380 contratados, según el informe que apunta el incremento de la temporalidad del personal durante estos últimos años al pasar del 37% en 2014 al 53% de 2019.

El gasto en salud mental incluye la atención en centros de salud y hospitales, que supone 45 millones; a recursos socio-sanitarios se destinan algo más de 11 millones; los centros ocupacionales tienen una subvención de casi dos millones; y las subvenciones a los centros especiales de empleo sumaron el año pasado 850.000 euros.

El informe concluye que los recursos públicos, humanos y materiales para la atención sanitaria de personas con trastorno mental son, en general, "suficientes". En ese ámbito se incluyen los centros de salud mental, las unidades de atención hospitalaria y los hospitales de día, cuyos índices de ocupación permitirían atender a un número mayor de pacientes.

Entre las mejoras para la atención sanitaria de los enfermos mentales graves el informe destaca la puesta en marcha, a finales de 2018, de las unidades de media y larga estancia en el Centro San Francisco Javier de Pamplona, cuyo objetivo es contar con un circuito integrado para atender mejor a los enfermos mentales que precisan hospitalización. Además resalta la puesta en marca, en 2017, del programa de Primeros Episodios Psicóticos, con el objetivo de tratar de modo precoz a las personas que sufren episodios psicóticos y prevenir su discapacitación laboral.

NO SE CUBRE LA DEMANDA En cuanto a recursos socio-sanitarios como son las residencias y pisos tutelados, concluye que "prácticamente no existe oferta pública", por lo que se prestan a través de centros concertados cuya oferta, sin embargo, "no cubre la demanda existente". Existe, por tanto, un déficit que la Administración Foral intenta solventar con ayudas para que los enfermos accedan a plazas de centros privados, según la Cámara de Comptos que apunta que el importe gastado en esas ayudas ha aumentado notablemente en los últimos años, hasta superar el año pasado los 4 millones.

El informe subraya también la "diferencia en la calidad" de las instalaciones dedicadas a salud mental y así, el centro San Francisco Javier de Pamplona, recientemente reformado, cuenta con unas instalaciones "óptimas", mientras que las instalaciones del Complejo Hospitalario y las de algunos hospitales de día "están obsoletas", por lo que recomienda su renovación.

Las recomendaciones del órgano fiscalizador están relacionadas con la prevención y así plantea la elaboración de un plan de promoción de la salud mental, ya que actualmente la prevención se limita a iniciativas para grupos reducidos, y la puesta en marcha de un plan para prevenir el suicidio, cuya tasa se sitúa en seis suicidios anuales por 100.000 habitantes, más baja que la media del conjunto del Estado español.

EN CORTOPlan contra el suicidio. Las recomendaciones de Comptos están relacionadas con la prevención y así plantea la elaboración de un plan de promoción de la salud mental, ya que actualmente la prevención se limita a iniciativas para grupos reducidos, y la puesta en marcha de un plan para prevenir el suicidio, cuya tasa se sitúa en seis suicidios anuales por 100.000 habitantes, más baja que la media del conjunto del Estado español.

LA CIFRA

53%

TEMPORALIDAD al alza

El informe constata un incremento de la temporalidad del personal durante estos últimos años al pasar del 37% en 2014 al 53% de 2019. De los 717 profesionales dedicados a la salud mental, 337 son fijos y 380 contratados.