En libertad la mujer que apuñaló en el pecho a un hombre en la Rochapea

El juez le impone una orden de alejamiento y la mantiene investigada por un homicidio en tentativa

26.09.2020 | 01:14
Fachada del Palacio de Justicia de Pamplona. Foto: Patxi Cascante

PAMPLONA – El titular del Juzgado de Instrucción número 4 de Pamplona dejó ayer en libertad provisional a la mujer detenida por apuñalar a un hombre un domicilio del barrio de la Rochapea, investigada por un delito de homicidio en grado de tentativa. El juez ha impuesto a la mujer, de 43 años y de nacionalidad rusa, una orden de alejamiento de 200 metros respecto de la víctima.

La mujer, que fue detenida por agentes de la Policía Nacional tras los hechos, fue puesta ayer a disposición del juzgado de guardia, tras permanecer arrestada en dependencias policiales. Los hechos ocurrieron el miércoles, cuando la víctima telefoneó a la Sala del 091 alertando de que una mujer se encontraba en su domicilio, situado en la calle Nazario Carriquiri de la capital pamplonesa y se negaba a abandonarlo.

Cuando los agentes acudieron a la vivienda se encontraron con que la mujer había agredido al varón con un cuchillo de cocina tras mantener una discusión. El hombre, de nacionalidad española, tras manifestar a los agentes que había sido apuñalado y golpeado por la mujer que todavía permanecía en el domicilio, perdió la consciencia debido al sangrado, por lo que tuvo que ser atendido por los agentes, quienes les practicaron los primeros auxilios y solicitaron una ambulancia, para a continuación detener a la mujer e intervenir las armas utilizadas al parecer en el apuñalamiento.

Posteriormente, en dependencias policiales, se pudo determinar que los hechos ocurrieron tras negarse la mujer a abandonar el domicilio del denunciante, por lo que el hombre optó por llamar a la Policía Nacional. Ante esa llamada, al parecer, la mujer, que ha quedado en libertad provisional, inició un forcejeo con la víctima y le propinó un empujón, para seguidamente golpearle en la cabeza con una olla de cocina y, posteriormente y sin mediar palabra, apuñalarlo en el pecho con un cuchillo de cocina.