Siete alcaldes de la Ribera de Navarra ante lo inevitable

10.10.2020 | 00:29
Una cámara graba la fachada de la residencia de Villafranca el pasado 29 de septiembre. Foto: Fermín Pérez-Nievas

Sorpresa, resignación, empatía, implicación, preocupación... fueron algunos de los sentimientos de los regidores de los siete municipios riberos (Cadreita, Carcastillo, Castejón, Cintruénigo, Fustiñana, Valtierra y Villafranca) a los que Salud ha impuesto desde este sábado restricciones para combatir la covid

A las cinco de la tarde el Gobierno de Navarra publicó la orden foral con las restricciones que afectarán desde hoy y en los próximos quince días a siete localidades riberas para reducir la "alta incidencia acumulada" de la covid-19. Las medidas, que afectarán a más de 24.000 personas que residen en Cadreita, Carcastillo, Castejón, Cintruénigo, Fustiñana, Valtierra y Villafranca, se han adoptado para "evitar la propagación de los contagios, aplanar la curva, proteger la salud pública y, en definitiva, evitar medidas más drásticas que pudieran perjudicar gravemente la vida económica y social de la población", explicaba la norma. Los cinco alcaldes y dos alcaldesas que están al frente de estos municipios valoran en el reportaje la situación epidemiológica que les está tocando vivir en sus respectivos lugares, así como las limitaciones impuestas por el departamento de Salud para combatir al bicho.

Sergio Vitas (Fustiñana)

"Me pilló por sorpresa, es desproporcionado"

El pueblo de Fustiñana se vio ayer sorprendido al ser incluido dentro de las siete localidades en las que se han aplicado medidas extraordinarias para contener la expansión de la covid-19. Así lo expuso el alcalde de la localidad, Sergio Vitas (Navarra Suma), quien recibió en la mañana de ayer una llamada del director general de Salud, Carlos Artundo, en la que le comunicó la decisión del Ejecutivo foral. Una serie de restricciones que Vitas consideró "totalmente desproporcionadas que han creado una alarma innecesaria".

Al no tener noticias de que el Gobierno se estuviera planteando extender las medidas a Fustiñana, Vitas se puso en contacto con la persona encargada de los casos covid en el consultorio médico para conocer la situación real de la localidad. "Ella fue la primera extrañada porque en los últimos días solo hemos tenido un positivo. Me transmitió que llevamos una tendencia a la baja y que la situación está bastante controlada. De hecho, estamos bastante mejor que en cualquier otro momento. La semana pasada sí que hubo 19 casos de dos brotes, la mitad de ellos relacionados con una comunión", explicó el alcalde.

Además, Fustiñana no cuenta con casos positivos en la Residencia San Francisco Javier y tampoco tiene clases confinadas. En este sentido, Vitas se mostró tranquilo en cuanto a la valoración de los profesionales médicos y afirmó que las medidas serán aplicadas, aunque aseguró echar en falta una comunicación previa por parte del Gobierno "para habernos organizado con más tiempo y poner sobre aviso a los vecinos".
 

Manuel Resa (Valtierra)

"Se va a hacer un cribado para conocer la incidencia real"

Consciente de que "había que adoptar medidas tarde o temprano", el alcalde de Valtierra, Manuel Resa (Navarra Suma), se adelantó a las restricciones aprobadas mediante una Orden Foral cerrando espacios públicos como pueden ser los parques infantiles desde la mañana de ayer al entender que la incidencia del virus "es realmente preocupante, especialmente en los más jóvenes con la vuelta a clase, y es la única manera de acabar con él".

Con siete casos positivos esta última semana y otros 23 contagios la pasada, siendo 12 de ellos casos pediátricos –hasta ayer cuatro clases permanecían confinadas–, Resa adelantó que el Ejecutivo foral hará "un cribado para conocer la incidencia real de la covid-19 en Valtierra". En este sentido, el alcalde admitió que la implantación de medidas extraordinarias ha hecho "que la gente se preocupe más", pero subrayó que "todas las medidas que se adopten son necesarias y para mejor".

David Álvarez (Castejón)

"La situación de Castejón no es tan mala como se puede dar a entender"

El alcalde de Castejón, David Álvarez (Izquierda-Unida), se mostró ayer "sorprendido" por las medidas de restricción que el Gobierno foral ha adoptado en su municipio, dado que considera que las cifras son muy inferiores a las de otras localidades donde no se ha dado este paso. "La situación actual de Castejón no es tan mala como se puede dar a entender con esta noticia". Álvarez explicó que "estamos en una media de 35-40 positivos de las ultimas semanas" lo que, a su juicio, dado que se ha repetido durante varios días, "es un índice estable". Pese a sus discrepancias, aseguró que como Ayuntamiento "vamos a colaborar y facilitar todo para combatir la propagación del virus".

En el caso de Castejón se da la circunstancia de que había organizada una manifestación para la tarde de hoy por los despidos de Trenasa y que se esperaba que fuera multitudinaria. Finalmente, y aunque se trató de adaptarla a la situación actual, se decidió aplazarla para cuando terminen las restricciones. "Esa movilización es importante pero si hay que retrasarla una semana se hará para ser responsable. Hay que destacar la actitud de los sindicatos y los trabajadores en este tema", añadió Álvarez.
 

Óscar Bea (Cintruénigo)

"Es preocupante, pero no tan grave"

Óscar Bea (Navarra Suma), alcalde de Cintruénigo, se mostraba escéptico respecto a las medidas restrictivas. "No sabemos qué es lo que va a funcionar, si van a ser medidas efectivas. Si sigue habiendo movimiento laboral y económico, es posible que sigamos con 4 o 5 contagios diarios. Creo que la situación no es tan grave como puede parecer si hacemos proyecciones a 100.000 habitantes, pero sí que es preocupante. Al menos, Salud nos ha hecho caso en no cerrar los bares a las 22.00 horas, porque eso era trasladar el problema a las casas y las fincas particulares, donde seguirían las reuniones. Y tampoco queríamos que hubiera una limitación de movilidad, porque se podía salir con cualquier excusa". Bea explicó que tenían a día de hoy 65 casos activos, que habían tenido el pico más alto en 88, y que el 37% de ellos son asintomáticos. En cuanto al origen, el 37% se producen en empresas o en reuniones y el 41% proceden de contactos estrechos de los positivos anteriores. El 22% son de origen desconocido "y son los que quizás se pueden atajar", concretó Bea. Entendió que las restricciones en la residencia están funcionando, donde ahora "estamos en cero casos" y afirmó que "ya apenas nos quedaban lugares por cerrar. El mercadillo del sábado lo reducimos solo a alimentación, teníamos abierto al 48% el centro de arte para obras de teatro y el polideportivo con reducción de aforos, que será lo que tengamos que cerrar ahora. Los parques ya los teníamos precintados".

Javier Igal (Carcastillo)

"Tenía que pasar, ciertos colectivos han actuado como si nada"

En Carcastillo, la actividad municipal sucedió ayer sin descanso para poner a punto al pueblo y poder seguir con las indicaciones sanitarias que ya están en marcha. Javier Igal, su alcalde (Independientes de Carcastillo), consideró que las medidas extraordinarias "tendrían que ser suficientes" para "paralizar ese incremento importante que hemos sufrido especialmente estos últimos tres y cuatro días". La corporación municipal asumió la decisión del Gobierno de Navarra, pero avisó a los vecinos que sin "la correspondiente implicación por su parte y sin el compromiso personal de seguir las indicaciones" cualquier medida impositiva por sí sola no tendrá ningún efecto.

"Tenía que pasar, ha habido determinados colectivos de edad que han mantenido su modo de relacionarse como si no pasara nada, tanto en el número de personas como en la forma de juntarse", indicó Igal, y ahondó en la idea de que "la forma de relacionarse de las cuadrillas de jóvenes ha hecho que se contagie con mayor facilidad". "Estas medidas extraordinarias tienen que servir para darnos cuenta de que el virus no se ha relajado y que sigue tan presente como el primer día", refirió Igal, y agradeció "a la mayor parte de los vecinos del pueblo" que desde el principio de la pandemia "se están sacrificando para evitar situaciones complicadas como la que tenemos ahora". En cuanto al ámbito de transmisión, el alcalde apuntó al familiar y a las reuniones de segmentos de edades más jóvenes, "que han tenido un comportamiento distinto al que debían y fuera de lo regulado". Aun así, incidió en que no es el momento de "culpabilizar a nadie porque ser positivo no es un estigma" y puede ocurrirle a cualquiera. "Lógicamente solo con una buena práctica y llevando a cabo las medidas que se nos han impuesto se conseguirá revertir la situación en la que estamos ahora", expresó Igal. Concluyó haciendo un llamamiento a los vecinos para que asuman la situación con responsabilidad, porque "solo de esta manera se podrá parar la curva y evitar la prórroga" de estas medidas extraordinarias, que se alargarán, de momento, durante 15 días.

Berta Pejenaute (Cadreita)

"Las medidas son necesarias"

Cadreita, con 1.426 casos por 100.000 habitantes en los últimos siete días y 2.037 en los últimos catorce, era la segunda localidad con mayor incidencia, apuntó el jueves Salud. La alcaldesa, Berta Pejenaute (Navarra Suma), señaló ayer que tenía conocimiento de 56 positivos activos en adultos y 15 pediátricos, si bien "no son graves". Asimismo, afirmó que el incremento de casos registrado en las dos últimas semanas "ha sido por la apertura de las aulas", ya que se han visto afectadas "franjas de edad de niños que van al cole –cuatro aulas del colegio público están confinadas: segundo, cuarto, quinto y sexto– y se ha incrementado también la incidencia, según los datos del consultorio médico, en personas jubiladas, que son abuelos que se quedan con los niños porque los padres se van a trabajar". No obstante, apuntó que "ha habido también algún caso en el ámbito laboral".

Respecto a las medidas restrictivas aprobadas por el Gobierno foral, consideró que "son necesarias, por lo menos, para frenar un poco la pandemia"; una opinión que, a su juicio, comparten la mayoría de los vecinos. Pejenaute, que señaló que al inicio de la pandemia apenas hubo casos, recordó que "es la segunda vez que tengo que tomar medidas", ya que en septiembre el Ayuntamiento tuvo que hacerlo, con el consenso del departamento de Salud, ante el aumento de casos en la población juvenil. Unas medidas similares a las de ahora, porque "cerramos también parques, instalaciones deportivas, y bajamos de 88 positivos a 35 en prácticamente diez días". Por ello, pidió a sus vecinos que "por el bien de todos es necesario cumplir todas las medidas y todas las restricciones que nos marca Salud para que podamos salir adelante de esta pandemia y no retrocedamos".

Mª Carmen Segura (Villafranca)

"Vamos a velar por ajustar al máximo las restricciones"

El último dato que disponía ayer la alcaldesa de Villafranca, Mari Carmen Segura (Navarra Suma), sobre la situación actual de esta localidad es que "hay 75 positivos, de los cuales 47 son de la residencia", por lo que sostuvo que "si separamos la residencia de lo que es la población en general, la realidad es que tenemos veintitantos casos; no hay un contagio grande y, si no hubiéramos tenido el brote totalmente localizado, no estaríamos incluidos en estas medidas". No obstante, lo hubo y, de hecho, es el municipio de los siete a los que desde hoy se aplican medidas restrictivas que registra una mayor tasa de incidencia acumulada, con 2.037 casos por 100.000 habitantes en los últimos siete días y 2.599 en los últimos 14. Asimismo, dijo Segura, un aula del colegio El Castellar está confinada.

Respecto a la situación de la residencia, donde la covid-19 afectó a 34 residentes y 13 trabajadoras, señaló que "llevamos ya diez días desde que comenzó el brote –que ha provocado cuatro fallecimientos–" y añadió que "hay un importante número de residentes positivos, pero la realidad es que están asintomáticos y sin complicaciones, que es lo principal".

Por todo ello, la primera edil quiso enviar a sus vecinos un "mensaje de tranquilidad, sabiendo que tenemos que diferenciar el foco de la residencia del resto del pueblo. Que se actúe con responsabilidad, que estas son las normas que nos han impuesto, que las cumplamos y que desde el Ayuntamiento vamos a velar por ajustar al máximo las restricciones y ver qué posibilidades tenemos de poder seguir dando clases –en la Casa de Cultura– o poder seguir organizando un poco la vida normal sin ir en contra de esta orden". En este sentido, Segura solicitó a Salud que se puedan analizar los datos la semana que viene para ver si es posible reducir las medidas o quitarlas antes de los 15 días fijados.

"La situación está controlada. De hecho, estamos mejor que en cualquier otro momento"

sergio vitas

Alcalde de Fustiñana

"Todas las medidas son necesarias y para mejor. Es la única manera de acabar con el virus"

manuel resa

Alcalde de Valtierra

"Vamos a colaborar y facilitar todo para combatir la propagación del virus"

David Álvarez

Alcalde de Castejón

"Al menos Salud nos ha hecho caso en no cerrar los bares a las 22.00 horas"

óscar bea

Alcalde de Cintruénigo

"Estas medidas tienen que servir para darnos cuenta de que el virus no se ha relajado"

javier igal

Alcalde de Carcastillo

"El incremento de los casos ha sido por la apertura de las aulas, del curso escolar"

berta pejenaute

Alcaldesa de Cadreita

"Si no hubiéramos tenido el brote de la residencia, no estaríamos incluidos en estas medidas"

mari carmen segura

Alcaldesa de Villafranca