Induráin reconoce "tensión" asistencial en los hospitales de Navarra a causa del covid-19

La Comunidad Foral registró este miércoles 444 positivos, seis fallecimientos y 18 nuevos ingresos - No se contempla el confinamiento de Pamplona y Comarca, que acumula el 67 % de los casos de coronavirus

15.10.2020 | 13:32
Induráin, en rueda de prensa para informar de la evolución de la pandemia del coronavirus.

La consejera de Salud, Santos Induráin, ha reconocido la existencia de "tensión" asistencial en los hospitales navarros a causa de la pandemia de Covid-19, aunque ha manifestado que, a día de hoy, no se contempla el confinamiento de Pamplona, que acumula el 67 % de los casos de coronavirus de la comunidad.

En conferencia de prensa, la consejera ha señalado que "hay tensión" en los hospitales y en todo el sistema asistencial navarro, que está en "continua evolución" para ir adaptándose según el plan de contingencia contra el coronavirus.

"El aumento de la presión hospitalaria es claro", ha dicho la consejera, quien ha resaltado que, al ir los casos en aumento (444 en la jornada de ayer), hay más derivaciones a la UCI y más fallecimientos (5 este miércoles, a los que se suma otro anterior que entró al registro con retraso).

Indurain, quien ha destacado que "preocupa sobre todo la situación de nuestra población", a la que se quiere dar "la mejor respuesta", ha aclarado que, aunque en la primera oleada se contempló la posibilidad de instalar un hospital de campaña, en esta segunda fase "se ven otras alternativas intermedias", como el hotel medicalizado o la hospitalización a domicilio.

Por ello, el hospital de campaña ahora no está previsto, pero en los planes de contingencia, ha apuntado, "todo se contempla hasta el final".



444 POSITIVOS TRAS 3.519 PCR


Navarra registró este miércoles 444 nuevos casos positivos de infección por COVID-19, según los datos facilitados por el Instituto de Salud Pública y Laboral de Navarra (ISPLN), tras realizar en el sistema público de salud 3.519 pruebas PCR, un 12,6% de positivos. El 67% de los nuevos casos están concentrados en Pamplona y Comarca.

En la jornada de ayer, en los hospitales navarros se produjeron 18 nuevos ingresos relacionados con esta enfermedad, 4 de ellos en UCI. Ayer se registraron en Navarra 5 fallecimientos por COVID-19, de 83, 84, 91, 92 años y 94 años y se notificó uno más del día anterior, de 89 años, por lo que el número total de muertes por esta causa se sitúa en 632.

Por zonas, en Pamplona y Comarca se registra el 67% de los positivos, el área de Tudela tiene el 15%, y a la de Estella-Lizarra pertenecen el 4% de los casos. El resto de positivos (14%) se reparten por otras zonas de Navarra.

En cuanto a la distribución de los casos registrados por franjas de edad, los grupos mayoritarios son el de 45 a 59 años con el 24%, y el de 30 a 44 años, con el 20% del total. A continuación, está el grupo de 60 a 75 años y el de 15 a 29 años, ambos con un 18%, y finalmente se encuentra el grupo de menores de 15 años, con el 13% y los mayores de 75 años, con el 7%. La edad media de los nuevos casos se sitúa en los 42,5 años.

En cuanto al género, el 52% son mujeres y un 48% hombres.



En la red hospitalaria de Navarra permanecen 272 personas ingresadas con COVID-19, 35 de las cuales se encuentran en puestos UCI y otras 42 en hospitalización domiciliaria. Los demás, 195 pacientes, están en planta. Todas estas personas dieron positivo en una prueba PCR, sea esta infección o no el motivo de su ingreso hospitalario y ocupan espacios COVID-19.

Respecto a la incidencia acumulada de infecciones por el virus, si sumamos los casos de ayer, a día de hoy, se sitúa en 23.456.

Induráin dice que los "problemas" con el gestor de Refena están en "vías de solución"


La consejera de Salud del Gobierno de Navarra, Santos Induráin, ha asegurado que los "problemas" con el gestor de Refena, que reclama al Ejecutivo que le pague "las facturas del alquiler del edificio y los servicios prestados", están "en vías de solución".

Induráin ha afirmado, a preguntas de los periodistas, que en el comienzo de la pandemia el Gobierno foral puso todo su "empeño" y se "volcó" en "atender necesidades como la detección de casos o el rastreo". Y ha manifestado que "quizá el empeño inicial conllevó que haya habido expedientes que se han retrasado y que han conllevado estas dificultades expresadas por el gestor".

Unas "dificultades", ha agregado la consejera, que están en "vías de solución". "Se va a solucionar y esto en ningún momento ha lesionado o modificado la estrategia de realización de PCR", ha remarcado.

En este sentido, Induráin ha afirmado que "en ningún momento" se ha suspendido ni ha habido "ningún problema" de funcionamiento en la realización de las pruebas en Refena y el servicio está "garantizado".

Illa avisa de que la situación es "muy frágil"


El ministro de Sanidad, Salvador Illa, ha justificado este jueves la necesidad de aplicar en la Comunidad de Madrid el estado de alarma y las medidas para limitar la movilidad de la capital y otros ocho municipios porque la situación de la pandemia del coronavirus es "muy inestable y muy frágil", y ha avisado de que no se puede "bajar la guardia" ni distraerse con "disputas estériles", sino tomar medidas "contundentes". En todo caso, ha confiado en poder "estabilizar" la situación en los 15 días de vigencia del decreto.

Así lo ha asegurado en su intervención ante el Pleno del Congreso para informar de la decisión que adoptó el Gobierno el pasado viernes en un Consejo de Ministros extraordinario de declarar el estado de alarma, con la oposición del Gobierno regional de Isabel Díaz Ayuso, para reponer las medidas que fueron tumbadas por el Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM).

Pero además de abordar la situación de la Comunidad de Madrid, Illa ha alertado de que el promedio nacional de incidencia acumulada a 14 días en España es de 265 casos por 100.000 habitantes y "cuadruplica" el umbral considerado de alto riego por el Centro Europeo para la Prevención y Control de Enfermedades (ECDC).

En este sentido, ha asegurado que estos datos están por encima de las cifras que han tomado como referencia algunos países europeos, como Alemania, Francia o Reino Unido, para adoptar medidas "drásticas" contra el virus.

"NO NORMALIZAR" INCIDENCIAS DE 500 CASOS POR 100.000 HABITANTES


Por todo ello, el ministro ha pedido no "normalizar cifras tan elevadas" como la de 500 casos por 100.000 habitantes que se tomó de referencia para limitar la movilidad en Madrid. Precisamente el Gobierno regional está pidiendo al Ejecutivo central que levante ya el estado de alarma al haber logrado rebajar la incidencia por debajo de esa cifra.

"La perspectiva que debemos tener todos es bajar la incidencia, no de 500 casos, sino muchísimo más, por debajo de los 100 casos, porque solo así podremos hablar de doblegar la curva", ha enfatizado. "No podemos normalizar cifras que están muy por encima de las consideradas como seguras", ha recalcado.

Asimismo, Illa ha hecho un repaso cronológico de los hechos que llevaron al Gobierno a declara el estado de alarma en la Comunidad de Madrid, señalando, entre otras cosas, que el Gobierno regional no mencionó la ley de salud de 1986 en lo orden con la que aplicó las medidas que dictó el Ministerio de Sanidad tras acordarlas con la mayoría de las Comunidades.

El Ejecutivo considera que este fue uno de los motivos por los que el TSJM tumbó esa orden de la Comunidad para aplicar las restricciones a la movilidad, por un defecto "de forma", y no "de fondo".

"NO ES TIEMPO DE PROVOCACIONES"


Además, frente a las críticas y las duras acusaciones lanzadas desde el Gobierno regional, Illa ha asegurado en varias ocasiones que la salud pública es "lo único" que le importa al Gobierno y lo que marca sus actuaciones, y ha defendido la necesidad de que todas las administraciones trabajen "juntas" y "con la mayor unidad posible".

En este sentido, ha avisado de "no es tiempo de provocaciones ni de divisiones", ni de distraerse con "disputas estériles". "La obligación del Gobierno, de cualquier gobierno, y de cualquier administración es frenar al virus, doblegar la curva y proteger la salud de los ciudadanos", ha reivindicado.

Sobre todo teniendo en cuenta que, según los datos que ha expuesto, la situación en Madrid "es preocupante y muy inestable". "No podemos bajar la guardia porque si hay algo que nos ha enseñado este virus es la enorme capacidad para propagarse y extenderse entre la población. Insisto, la situación es muy preocupante", ha enfatizado.

En todo caso, ha señalado que confían en que en los 23 días que van a estar en total vigentes las restricciones a la movilidad en la ciudad de Madrid y otros ocho municipios sea "suficientes para estabilizar la situación".

Eso sí, ha señalado que es necesario "vigilar cómo evoluciona la pandemia en esos municipios y trabajar duramente para doblegar la curva", y añadido que "el objetivo del Gobierno es salir de la situación de emergencia, no sólo del estado de alarma".