Obras públicas instalará dos radares fijos en Bera y ventas de Arraitz, en la N-121-A, antes de que acabe el año

Los cinemómetros ya han sido enviados por la DGT y se unirán al ya existente entre Almandoz y Belate La doble línea continua ha ayudado a controlar la velocidad en la vía

17.10.2020 | 00:58
Vecinos protestan en las ventas de Arraitz en un corte simbólico en 2018. Foto: Unai Beroiz

PAMPLONa – La carretera Pamplona-Behobia (N-121-A), la vía más conocida de la Comunidad Foral por su alta siniestralidad e intensidad en los aforos de tráfico tanto ligero como pesado, contará antes de que acabe este año con dos radares fijos que se unirán al ya existente en la vía entre los túneles de Belate y Almándoz. Los dos nuevos cinemómetros, que están pendientes de que se analice la ubicación precisa para su instalación, se colocarán en el kilómetro 60, en torno a Bera, y en el controvertido tramo de las ventas de Arraiz, en el km 77. La Dirección General de Obras Públicas ya ha recibido los dos aparatos cinemómetros que serán instalados y que han sido autorizados por parte de la Dirección General de Tráfico (DGT).

El director general de Obras Públicas del Gobierno de Navarra, Pedro López, informó ayer a este medio de que los radares son "muy necesarios en esta carretera para controlar la velocidad", como se ha demostrado en el accidente mortal que ha ocurrido esta semana en el que la hipótesis principal apunta a que el exceso de velocidad influyó en la colisión entre un camión y un coche en Almandoz donde murió un menor de 17 años de edad y de origen guatemalteco. Además, hubo otra joven herida grave que se encuentra hospitalizada.

López quiso destacar también las últimas actuaciones de mejora que se han llevado a cabo en la carretera y que se ejecutaron a mediados de abril. Entre dichos trabajos, el pintado de la doble línea continua en los 63 kilómetros de recorrido de la N-121-A han surtido el efecto deseado, según pudo constatar ayer el director de Obras Públicas con alcaldes de la zona de Baztan y Bortziriak con los que se reunió y que le informaron de que se ha observado desde entonces una menor presión en la circulación, así como una moderación en la velocidad de los vehículos. Por último, López recordó que la presencia policial en la carretera se va a incrementar en los próximos días y deseó que se tramite cuanto antes la licitación de las obras previstas en la carretera, para convertirla en una vía de 2+1, "porque va a suponer una auténtica mejora integral de la vía" en todos los aspectos. El departamento de Cohesión Territorial continúa avanzando en dicho proyecto de conversión de la N-121-A en una vía 2+1 y que las obras de los primeros tramos se liciten en tres meses. Cabe recordar que las carreteras tipo Vía 2+1 son vías de doble sentido de circulación con tres carriles disponibles. El carril central se usa como carril de adelantamiento en uno u otro sentido de manera alterna, con intervalos de en torno a un kilómetro de longitud e independientes del sentido contrario de circulación.