Marta Galipienzo, Colegio de Farmacéuticos

Marta Galipienzo: "Nos ha sorprendido que la reducción del IVA no se aplicara a todos los tipos de mascarillas"

22.11.2020 | 01:19
Galipienzo, en la sede del Colegio en Pamplona.

Marta Galipienzo ve como algo bueno la bajada del IVA en las mascarillas quirúrgicas pero defiende que la reducción habría que aplicarla a todos los tipos

Marta Galipienzo es la presidenta del Colegio de Farmacéuticos de Navarra. Valora positivamente la oficialización de los canales de colaboración entre Osasunbidea y las farmacias para tratar síntomas leves de diferentes enfermedades y virus, y recuerda que el gremio está para apoyar como se pueda a Salud.

¿Qué mascarillas se venden más?

–El otro día lo comentábamos entre varios compañeros; creo que la población usa mucho el sentido común y se adapta a la situación; es decir, en verano se iba mucho con una higiénica o una quirúrgica porque no había apenas contagio y ahora piden mucho más las FFP2, porque creo que se percibe una sensación de mayor riesgo, que además es un riesgo real, y la gente busca mayor seguridad. Esto es como la ropa, no es igual en verano que en invierno, como tampoco es lo mismo que vayas a salir a dar un paseo al aire libre, a estar en un espacio cerrado o en una reunión, donde es más recomendable una mayor protección.

El pasado jueves entró en vigor la reducción del IVA de las mascarillas quirúrgicas que permanecerá vigente hasta el próximo 31 de diciembre.

–Nos quedan todavía las higiénicas y las FFP2, que al parecer el IVA va a seguir siendo del 21%. En estos momentos, sí que es cierto que se están vendiendo bastantes FFP2 que no se verán afectadas por esta bajada. Nosotros, desde el sector farmacéutico, cuando pedíamos una bajada, nos referíamos a todas porque la quirúrgica es uno de los modelos más extendido, pero hay mucho uso de la higiénica y de la FFP2. De hecho, Educación recomendaba para los colegios una mascarilla higiénica y a esas no les van a bajar el IVA y van a seguir soportando el 21%, que es de artículo de lujo. Entonces, nos ha sorprendido porque esperábamos que la reducción se hubiera aplicado en todas.

¿Cuál es la situación del reparto de mascarillas gratuitas a las personas con rentas más bajas en Navarra?

–Ha sido un éxito rotundo, porque entre el lunes y martes ya se habían entregado a 2.560 usuarios. Teniendo en cuenta que empezábamos el lunes, que se hace la entrega por encargo y que hablamos de una población diana de en torno a 10.000, en dos días se ha cubierto más del 25% de los destinatarios. Los usuarios son personas con pocos recursos que esa ayuda la reciben muy bien. Las que se reparten son mascarillas higiénicas y no son responsabilidad de la farmacias. Cuando la gente nos pregunta sobre tipos de mascarilla, nosotros lo que hacemos es aconsejar sobre el uso, explicar qué es una higiénica y la validación la ha hecho el Servicio de Salud Laboral del Instituto Navarro de Salud Pública y Laboral.

¿Han apreciado algún problema cutáneo o alérgico por el uso prolongado de las mascarillas?

–En la farmacia sí que se han notado algo las dermatitis, los granos, más conjuntivitis y solicitudes de productos para desempañar gafas. Pero sí que es cierto que en cuanto a dermatología, se notan alteraciones. De falta de oxigenación o esos bulos que corren por las redes, no hemos detectado ningún problema grave de salud. Entonces, ahí sí que insistimos en que independientemente de que tengas un problema dermatológico, salvo que sea sangrante, que entonces te tienes que quedar en casa a curarlo, hay que usar la mascarilla. Aprovecho para transmitir que además del uso correcto, es importante su renovación.

Y es importante saber también mirar las especificaciones de la mascarilla.

–Eso es en las higiénicas. Sobre todo porque las quirúrgicas, las FFP2 ya tienen demostrado su filtrado. Desde el Colegio recomendamos siempre que se adquieran mascarillas homologadas por norma UNE, la 064 para desechables y para reutilizables, porque son la garantía de que cumplen un cierto grado de rigor. Ahora los requisitos que tienen que cumplir son mucho más estrictos en la información exacta del tiempo de uso, porque también es verdad que muchas incluían el número máximo, pero no te decían cuánto uso tiene que haber antes de cada lavado. También el tanto por ciento de filtración será mucho más detallado. Es verdad que las higiénicas reutilizables son mucho más conservadoras con el medio ambiente y son más adecuadas. Pero sí, si conseguimos que además de ser adecuadas tenga unas normas, un cierto rigor siempre es bueno.

Aparte de las mascarillas, ¿qué producto se está vendiendo en forma abundante por la pandemia?

–En la farmacia no prestamos mucha atención al concepto venta. Estamos más pendientes de servicios o de la salud. Los geles hidroalcohólicos en su momento fueron bastante solicitados. Ahora hay en muchos más sitios y en la farmacia siguen rotando y probablemente ahora se interesan más por productos de hidratación y en concreto de hidratación nasal por la sequedad de las mucosas. Se venden más termómetros porque todo el mundo ha decidido renovarlos para estar seguro de que funcionan. Tampoco hemos notado subida de ventas; al contrario, hay menos gente en la calle, con lo cual lo que es la venta pura y dura es más baja.

El Parlamento aprobó una resolución la semana pasada en la que insta al Gobierno de Navarra a colaborar con las farmacias para tratar los síntomas leves. ¿Cómo habéis acogido esta medida?

–La verdad es que estamos contentos e ilusionados porque es algo que llevábamos tiempo debatiendo. Se presentó una moción y ha sido aprobada por todos los grupos presentes, con lo cual te quedas muy satisfecha de que todos los partidos y todos los parlamentarios de un color y de otro funcionen en la misma línea. Se ha creado un grupo de trabajo donde estamos representadas el colegio, las farmacias, farmacéuticos de Atención Primaria y medicina y enfermería de los centros de salud. Básicamente, en ese grupo de trabajo buscamos mejorar las comunicaciones entre la farmacia y los centros de salud, porque hay muchas veces que el paciente acude a la farmacia y con una llamada, con un gesto muy sencillo, se puede solucionar su problema; pero ahora, dado el exceso de demanda que hay de teléfono, nos resulta difícil. Muchos temas burocráticos como la renovación de una receta que ha caducado, no deberían mandar al paciente al centro de salud. En patologías menores, que son muy frecuentes en la farmacia, es importante consensuar la información que vamos a dar, de forma que vayas a la farmacia que vayas, vas a recibir la misma información. Si vamos un poco más allá y esto avanza y va bien, intentaremos también protocolizar los motivos de derivación. En la farmacia tenemos claro hasta dónde podemos llegar y hasta dónde no. Sí que es verdad que implementar esos protocolos este año no es el más indicado, porque en la mayoría de las patologías de sintomatología leve hay que descartar una infección por covid. Fiebre, tos, disnea, dolores de cabeza, diarreas..., son los más habituales del invierno a los que solemos dar solución y acabamos diciendo que si en dos días no mejora, tienes que ir al centro de salud. Hemos pedido poder incluir en la receta electrónica lo que nosotros hemos dispensado, de tal forma que si un paciente dice que está con fiebre, el médico vea que ya se ha tomado un antigripal.

Y en lo que se refiere a los tratamientos caducados, ¿cómo se actúa en esos casos?

–Los tratamientos, en principio, no deberían caducarse porque un mes antes el médico recibe un aviso de que hay que renovar esa medicación. Entonces, esa caducidad se pone para revisar el tratamiento. Una vez que ya ha caducado, nosotros lo que podemos hacer es mandar una nota al médico diciendo que tiene que renovar, pero quizá lo que estamos buscando o hemos buscado más durante la pandemia era poder dar una solución efectiva al paciente. Pero claro, nosotros no somos prescriptores, por lo que no podemos adelantar esa medicación a no ser que haya un pacto importante entre las partes. Pero a día de hoy, lo único que nos gustaría es tener una forma de comunicarlo más rápidamente.

De hecho, no es un buen momento para ir al centro de salud a no ser que sea imprescindible.

–Exacto. Hay tantas casuísticas... Por ejemplo, un niño que va al pediatra y a la madre se le rompe el bote de jarabe de antibiótico. Nosotros no podemos hacer otra dispensación de antibióticos porque luego tenemos un servicio de inspección que nos va a decir por qué hemos dispensado un antibiótico. En ese momento, poder escribirle al médico y decirle, mira, se le ha roto el envase, cuando puedas le haces uno nuevo. Tener la seguridad de que basta con esa receta y darle solución a la madre, sin tener que volver a llevarla al centro de salud para que el pediatra le haga otra prescripción. En cuanto a trámites burocráticos es recordar que las farmacias no podemos adelantarnos a la prescripción médica. Es un acto de seguridad para el paciente. Un medicamento necesita receta porque el médico es quien hace el diagnóstico y quien establece que ese medicamento tiene que ser consumido por esa persona. En algunos centros de salud, ante el colapso están lanzando el mensaje de "vete a la farmacia y que te lo adelanten". En muchos casos, la administrativa entiendo que está saturada y aguantando a todo el personal y aguantando las quejas. No se trata de fiarnos de que nos va a hacer la receta para cobrar o no: es una cuestión de seguridad, de dispensar con la receta prescrita. De hecho, nosotros cobramos siempre a 45 días, si no es una seguridad para el paciente. Al final, si el paciente tiene un accidente o una hemorragia, la responsabilidad es mía. Entonces yo necesito la certeza de que ese paciente tiene que seguir tomando esa medicación.

La realización de test de antígenos en las farmacias es un asunto que se ha debatido mucho en los últimos días.

–Yo creo que podemos ser útiles. Nosotros no hemos reivindicado nunca el hacer test. Nos parece que en este momento de pandemia lo que queremos es ser parte de la solución; o sea, el reivindicar si puedo o si no puedo, no ha sido la forma de actuar del colegio. Desde el principio hicimos saber al Departamento de Salud que si nos necesitaban, ahí estábamos. Somos profesionales sobradamente cualificados para poder interpretar un test. Se debate a veces la toma de muestra, pero cuando se está pensando que en Catalunya, por ejemplo, se haga la muestra el propio alumno ya para ir al colegio, pues entendemos que no es complicado. La posibilidad de hacerlo nos parece buena. Habíamos tenido alguna conversación previa, quizá en situaciones puntuales de un cribado poblacional general, pero sí que falta por determinar a día de hoy. Salud había establecido que los test rápidos los iban a usar en sintomáticos. Hemos visto que en alguna población han hecho cribado de test rápidos. Si deciden que hagamos test y que les ayudemos, estaremos encantados de hacerlo y seguro que se hará en condiciones perfectas. Tendríamos que desarrollar un canal de devolución de la información del resultado de esos test, que es muy importante ahora mismo, y tendríamos que ver cómo hacer esa declaración obligatoria de enfermedad y derivar al médico obviamente, porque la mayoría de los test positivos acaban con una PC.

"Además del uso correcto de la mascarilla, es importante su renovación cuando se pasen las horas de uso"

"Cuando pedíamos una bajada del IVA, pedíamos para todas, porque también se usa la higiénica y la FFP2"