ANA BASAURI / Encargada de Ventas En alemania

"Si no lloro, llamaré a mis padres desde Alemania"

24.12.2020 | 00:59
Ana Basauri.

PAMPLONA – "Tomé la decisión de no volver por Navidad a principios de octubre", explica Ana Basauri, nacida en Donostia pero afincada en Pamplona desde su infancia. Ahora, con 42 años, vive en Alemania desde hace más de una década, y estas navidades ha decidido no volver a casa. "Claro que podía volver y pasar estos días con mi hermano y mis padres, pero son mayores y tenía que pasar por el aeropuerto y estar en contacto con tanta gente, que al final tienes que pensar en la posibilidad de si te infectas por el camino", cuenta. "En el trabajo, por medio del Gobierno alemán, nos han recomendado no viajar. No está 100% prohibido", añade. Pero en empresas como la suya, Leica Camera, donde ejerce como responsable de ventas de la firma de ópticas, "si decides viajar a un país catalogado como zona de riesgo y vuelves infectado, te quitan el salario durante el tiempo que enfermes". El alto porcentaje de inmigrantes que se encuentran trabajando en Alemania supone que el país germano considere "un riesgo" esos desplazamientos de regreso a las naciones de origen. "Para gente como yo, que vivo sola, es una faena, y los toques de queda no ayudan mucho", comenta Basauri. "El repunte de casos ya se desencadenó en verano cuando la gente decidió irse de vacaciones, y ahora las compras navideñas han sido la gota que ha colmado el vaso", reflexiona. Basauri avanza que en Nochebuena se va a juntar "con amigos, pero ya por salud mental. Con alguien me tengo que juntar porque estar sola estos días es insoportable", dice cansada.

"Haré videollamada con mis padres cuándo me vea capaz de hacerla y no echarme a llorar porque soy de lágrima fácil", expresa. "Llevo ya más de un mes pensando en ello, dándole vueltas". Sobre las navidades de este año apunta que "prefiero quedarme en Alemania como si fuera un día normal de mi rutina de trabajo, y no pensarlo mucho más porque me da el bajón", recuerda emocionada. La pamplonesa reconoce que se tratan de "unas Navidades distintas" y "esperemos que para verano empecemos a tener una mayor normalidad con la vacuna", subraya Basauri.