Navarra prohíbe fumar andando por la calle y en exteriores de bares, que cerrarán a las 21.00 h

El aforo en interiores sigue al 30 % y se reduce el de grandes y medianas superficies también al 30 %

13.01.2021 | 11:58
Desde el viernes en Navarra no se podrá fumar en movimiento.

El portavoz del Gobierno de Navarra, Javier Remírez, ha afirmado en la rueda de prensa posterior a la sesión de Gobierno que se está registrando un incremento de la incidencia del Covid-19 y de la tasa de positividad y ha señalado que estas son "semanas absolutamente cruciales". "El Gobierno de Navarra sigue llamando a la máxima precaución de la ciudadanía, entendemos el cansancio, pero seguimos llamando a la responsabilidad para el cumplimiento de las medidas preventivas", ha subrayado.

El vicepresidente ha señalado que Navarra se encuentra en un nivel 3 "reforzado" (sobre una clasificación de 4), tras un incremento de la incidencia en las últimas dos semanas, "lo que nos reafirma en la medida tomada el 26 de diciembre de no aplicar la ventana de apertura para Nochevieja; queríamos anticiparnos a la situación y ello ha permitido estas cifras", ha dicho, si bien ha insistido en que son cifras "inaceptables".

Ha detallado que el riesgo es "alto" en la Comunidad foral, con un "nivel asistencial moderado" en relación con el resto de CCAA. Ha precisado que la ocupación hospitalaria es del 6,2 por ciento, mientras que en UCI es del 12 por ciento, cifras inferiores a la media estatal que son del 14% y del 26% respectivamente.

Según ha indicado, "tomamos las medidas con la voluntad de anticiparnos siempre, pero tienen que estar motivadas y justificadas". "Tomemos las decisiones que tomemos seremos criticados, pero son decisiones adecuadas, proporcionadas y que responden a la situación actual", ha apuntado.

Remírez ha precisado que, con el adelanto del cierre de la hostelería a las 21 horas, "se evita crear situaciones de riesgo" en las horas de la cena. "En los ámbitos cerrados hay un relajo de las medidas preventivas, al quitarse las mascarillas", ha indicado, para comentar que el sector de la hostelería es conocedor de las medidas y que ayer se informó de que no se cerraban interiores. No obstante, ha recordado que "si pasamos al nivel de riesgo 4 se cerrarán".

En este sentido, el portavoz ha comentado que "tenemos que modular las medidas en los niveles para reducir la curva de contagios y evitar el nivel 4". "Tratamos de equilibrar la situación sanitaria y la económica poniendo un peldaño por encima la salud pública", ha insistido.

LAS NUEVAS MEDIDAS


Concretamente, según una Orden Foral de la consejera de Salud, se mantienen los aforos en hostelería (100% exterior y 30% interior), pero se adelanta el cierre de los establecimientos a las 21:00 horas desalojo incluido (hasta ahora era a las 22:00 h.) y se prohíbe fumar en los establecimientos hostelería y restauración.

En lo que supone las restricciones más duras contra el tabaco en el Estado, el Gobierno de Navarra ha prohíbido fumar en todas las terrazas y en los barriles exteriores de los locales de hostelería. Tampoco se podrá fumar mientras se anda y solo se podrá hacer parado y a una distancia interpersonal mínima de dos metros.

En lo que respecta al comercio, la Orden Foral señala que los establecimientos que tengan la condición de hipermercados, medias y grandes superficies, centros, parques comerciales o que formen parte de ellos no podrán superar el 30% de su capacidad, aplicándose el mismo aforo en cada una de sus plantas y comercios, así como en sus zonas comunes, independientemente de su superficie. Esta decisión se adopta para paliar el mayor riesgo de movilidad y aglomeraciones con motivo de la época de rebajas. Por su parte, el comercio minorista se mantiene con un aforo del 50% como hasta ahora.

Además, se recomienda que los centros de trabajo escalonen las entradas y salidas del personal trabajador a las horas punta con el fin de evitar aglomeraciones en las principales líneas de transporte público.

Las nuevas medidas se aplicarán a partir de este viernes, 15 de enero y tendrán vigencia hasta el día 28, aunque podrán ser revisadas la próxima semana cuando se cuente con la perspectiva más amplia de los efectos del incremento de relaciones sociales y familiares de Navidad y el retorno al ritmo habitual de la vida diaria.

También hasta el 28 de enero se prorroga el Decreto Foral de la Presidenta sobre movilidad y reuniones. Así, se mantienen el cierre perimetral de la Comunidad Foral y el toque de queda de las 23:00 horas a las 06:00 horas, y se limitan las reuniones a 6 personas en el ámbito público y privado, en este último de un máximo de dos unidades de convivencia.

LOS DATOS DE NAVARRA TIENEN TENDENCIA AL ALZA

Por su parte y respecto a la evolución del coronavirus en Navarra, la consejera de Salud del Gobierno foral, Santos Induráin, ha señalado que "nuestra intención es monitorizar diariamente" los datos. "Empiezan a ser evidentes los efectos de vivir las fiestas de Navidad; acabar de evaluar esta semana es importante como también lo es enmarcar de manera coherente cualquier decisión en la hoja de ruta navarra", ha explicado.

Induráin ha comentado que "los datos de Navarra tienen tendencia al alza" y "la incidencia y transmisión del virus ha crecido notablemente respecto al periodo prenavideño". Y ha señalado que "no vamos a permitir que lleguemos a situaciones críticas ya vividas". "Estamos en estado de alerta y dispuestos de anticipar las medidas", ha afirmado, para exponer que se está valorando si hacer un cribado en Lumbier, localidad en la que se ha registrado un brote, de momento con 15 positivos.

El director general de Salud, Carlos Artundo, ha "agradecido" al conjunto de la sociedad navarra "el esfuerzo que se ha hecho estas Navidades, ya que el 97 por ciento de las personas en Navarra cambiaron sus hábitos de celebración navideña". "La mayoría de personas lo ha hecho bien, hay que decirlo alto y claro, pero hay una minoría que no cumple y pasa lo que pasa", ha expuesto.

Así, se ha referido al "brote importante" en Lumbier, "impresionante", en relación con la tarde y noche de calderos, en torno a la celebración de Reyes. "Vamos a intentar acotarlo lo más rápidamente posible", ha aseverado.

"Necesitamos esta semana para ver el impacto de los datos de la pandemia en Navarra y en función de los datos, tomar las medidas pertinentes", ha dicho Artundo, para comentar que "de momento se han planteado estas medidas para intentar acotar la situación". "En cuanto tengamos con precisión los datos de donde estamos vamos a actuar sin lugar a dudas y tratar de anticiparnos", ha agregado.

Según han explicado, las limitaciones se han adaptado a un escenario que, de acuerdo a los diferentes indicadores sanitarios, sitúa actualmente a Navarra en "riesgo alto reforzado", según su hoja de ruta. De hecho, en los últimos catorce días la incidencia ha pasado de 192 a 301 casos por 100.000 habitantes (el riesgo alto es a partir de 250 casos). Este incremento está produciendo ya un "incipiente impacto" en la situación hospitalaria.

Ello, a pesar de que, ya el pasado 26 de diciembre, el Departamento de Salud anticipó un primer paquete de medidas preventivas, con la supresión de la movilidad nocturna e interautonómica para la reagrupación familiar y de allegados en Nochevieja y Año Nuevo, y la reducción de 10 a 6 personas como máximo para las reuniones. Unas restricciones estas que, en su opinión, "probablemente han permitido a Navarra mantenerse por debajo de la media estatal en este arranque de enero, ya que en España el dato a 14 días es de 454 casos por 100.00 habitantes frente a los 301 de la Comunidad Foral".

No obstante, la evolución de la pandemia desde antes de Navidad, con un aumento de los casos del 38% sin incluir todavía el tramo de Reyes, la presencia de la cepa británica (se han detectado 3 casos) y el retorno a la vida cotidiana laboral y escolar han aconsejado hacer una nuevo análisis y evaluación de la situación.

Según el último informe de vigilancia epidemiológica del Instituto de Salud Pública y Laboral de Navarra, además de la incidencia por cada 100.000 habitantes, en el número de contagios diarios se ha pasado de una horquilla de entre 57-79 casos diarios en la semana previa a las fiestas a la de 154-182 de esta semana inicial de enero post fiestas y la positividad de las pruebas ha crecido del 5 al 8%.

Por su parte, los datos del impacto sanitario también empiezan a apuntar en la misma tendencia, teniendo en cuenta la distancia temporal entre los primeros contagios y la presión hospitalaria. Se ha experimentado un incremento en los ingresos semanales (52 a 58) y permanecen 15 personas ingresadas en UCI, cuando la hoja de ruta cifra en 30 personas el límite para pasar al escenario de riesgo muy alto, si se cumplen los parámetros del bloque epidemiológico, como así es.

Todos estos indicadores muestran una tendencia creciente, acercándose al nivel de "riesgo muy alto" que conllevaría un endurecimiento de las restricciones, cuestión que será monitorizada diaria y semanalmente para actualizar las medidas si es preciso, según han indicado.

Descargue el último informe epidemiológico

VACUNACION


Induráin ha puesto en valor que a "este abanico de instrumentos se ha añadido el de la vacuna, una herramienta fundamental en la lucha contra el Covid". Según ha dicho, se va a avanzar en la campaña de vacunación, "con un plan que avanza a ritmo progresivo y creciente".

Tras un "arranque complejo", ha afirmado, "el compromiso es administrar las vacunas que nos vayan llegando". Ha recordado así que en esta primera fase se está vacunando al ámbito sociosanitario, con 13.000 personas, que "concluirá el 21 de enero con una respuesta positiva, de más del 92 por ciento". "La segunda dosis se concluirá el 12 de febrero", ha precisado.

Tras esta primera etapa, comenzará la segunda, dirigida a personas mayores, enfermos crónicos y personas vulnerables por otro tipo de situaciones. "La priorización de estos grupos se ha realizado en función de criterios objetivos", ha dicho, para señalar que el objetivo es vacunar al 90 por ciento de los centros sociosanitarios, el 70 por ciento de los profesionales sanitarios y el 85 de las personas de más de 65 años.

Induráin ha indicado que la vacunación "no debe constituir una carrera entre países y CCAA, es una carrera de fondo" y ha asegurado que "Navarra estará donde tiene que estar". "Recuerdo que somos la Comunidad que más pruebas diagnósticas hace por población", ha dicho, para afirmar que en esto "el único rival es el virus".

Artundo, por su parte, ha comentado que "el objetivo es vacunar todo lo que nos llega; ahora nos llegan 5.850 vacunas a la semana". También llegan hoy las primeras 500 dosis de Moderna. "No es vacunar por vacunar, vacunar bien y seguro; en Navarra hemos tomado unas decisiones que en otros sitios no se han tomado, tenemos nuestra hoja de ruta: vacunar al mayor número de personas lo antes posible, pero hacerlo bien y con seguridad, esto significa que hemos priorizado a los más vulnerables", ha dicho, para afirmar que en la Comunidad foral "tenemos además una reserva estratégica" de vacunas.

Además, el director general ha comentado que "hemos establecido que los equipos tienen que esperar 30 minutos tras la vacunación para ver si hay reacciones adversas". "Estamos en una carrera de fondo, entre 6 meses y 12 meses, que dependerá de las dosis que nos suministren", ha afirmado.

Un total de 7.461 personas han recibido la primera dosis de la vacuna frente al Covid-19 hasta la jornada de ayer, en la que se administraron 866 dosis.

ASÍ LE HEMOS CONTADO EN DIRECTO LA RUEDA DE PRENSA