Por qué Navarra no votó en la declaración del lobo como especie protegida

Medio Ambiente considera que esta declaración debería haber contado con un análisis y debate previo

05.02.2021 | 14:20
Fotografía facilitada por Ecologistas en Acción de lobos en libertad

Medio Ambiente del Gobierno de Navarra considera que la propuesta de declarar el lobo como especie protegida por parte del Ministerio para la Transición Ecológica y Reto Demográfico (MITED) debería haber contado con un análisis y debate previo. Por ello, no votó este jueves la propuesta para incluir al lobo en el listado de especies protegidas debatida ayer en la Comisión Estatal de Patrimonio Natural y Biodiversidad.

En este sentido, la consejera de Desarrollo Rural y Medio Ambiente, Itziar Gómez, ha criticado la inclusión en el orden del día de una votación que, "lejos de dar una solución a la población del lobo allá donde resulta más escasa, genera un enfrentamiento político entre comunidades autónomas que deja de lado la problemática de algunas comunidades de la cornisa cantábrica, como Navarra, en la que estamos trabajando comprometidamente con el futuro de la ganadería extensiva".

En este sentido, cabe indicar que la Comunidad Foral trasladó en mayo del 2020 al Comité de Flora y Fauna del Ministerio su postura de realizar un análisis previo y sin urgencia de las repercusiones que pudiera tener la inclusión de la especie en el listado de especies protegidas.

Además, el Departamento considera que los informes técnicos al respecto concluyen que "no hay una exigencia normativa ni una evidencia biológica para considerar todos los lobos de la Península Ibérica como una única población, que deba gestionarse de forma similar en todo su ámbito". Entiende que el lobo mantiene poblaciones estables en el cuadrante noroccidental de la Península, con una expansión en las últimas décadas hacia el sur y el este.

Asimismo, el Departamento recuerda que las propias comunidades autónomas pueden incluir a las especies de fauna y flora en sus respectivos listados de especies protegidas, si así lo consideran, en función de su propia realidad. Por ello, entiende que una decisión como ésta requería, en su caso, de un análisis previo y debate entre todas las partes interesadas (administraciones, sector primario, movimiento ecologista, entidades locales, etc), cosa que no se ha producido y por lo cual Navarra decidió no votar en la Comisión.

Noticias relacionadas