Familiares de fuera de Navarra podrán visitar a sus mayores en residencias navarras desde el 8 de marzo

El Gobierno Foral valora como exitosa la campaña de vacunación contra el Covid-19 - El 25% de los trabajadores de centros residenciales ha optado por no vacunarse

03.03.2021 | 14:10
Personas mayores paseando en un espacio habilitado para ellos

Desde esta semana se abre la posibilidad de visitas a residentes en Navarra por parte de familiares que viven en otras comunidades autónomas, ha anunciado la consejera de Derechos Sociales Carmen Maeztu este miércoles. 

Carmen Maeztu ha afirmado que "después de muchas semanas podemos decir que los datos nos muestran que estamos en un escenario mucho más esperanzador, un escenario que ha sido posible gracias a un gran esfuerzo colectivo, de los residentes, de sus familias, de los profesionales de las residencias, de los profesionales sanitario y del conjunto de la sociedad navarra". "Quizás, por primera vez en muchos meses, tenemos motivos para pensar que el final está un poco más cerca pero también sabemos que en nuestra mano está seguir actuando prudentemente", ha señalado. En todo caso, ha afirmado que "se puede decir ahora mismo que los centros residenciales son espacios seguros".

Santos Induráin ha destacado que, conocidos los datos de la evolución de los contagios en las residencias, "llega el momento de ir levantando con mucha cautela algunas de las medidas y sistemas aplicados una vez confirmada la recesión de casos y contagios, así como la menor gravedad de alguno que se ha presentado".

Manuel Carpintero ha valorado "el tremendo papel y el protagonismo que han desarrollado los profesionales de la Atención Primaria y de las residencias" en los últimos meses. "El ámbito de las residencias, desde el inicio de la pandemia, fue en todo momento y sigue siendo una prioridad de la gestión", ha dicho.


LOS CASOS EN RESIDENCIAS

Navarra ha registrado sólo cuatro casos de Covid-19 en las residencias desde el cierre del proceso de vacunación en este ámbito, que culminó el pasado 12 de febrero, tras administrarse la segunda dosis en todos los centros.

En esta etapa, han sido vacunados 8.300 residentes y casi 7.000 trabajadores de estos centros. El porcentaje de residentes del ámbito sociosanitario que ha participado en ella ha alcanzado el 93,8%, mientras que entre trabajadores ha sido del 75,4%.

La fotografía actual refleja el impacto positivo de la estrategia de vacunación en clave de inmunidad. De los 71 centros de mayores, en este momento sólo se registran 3 casos activos en uno de ellos, 2 de ellos con síntomas leves y el restante asintomático. No hay casos que requieran hospitalización y, después de 8 meses, tampoco hay personas procedentes de los centros en los recursos intermedios. Las altas epidemiológicas ascienden a 605 y 12 profesionales permanecen de baja.

Por su parte, en los 53 centros de discapacidad no se anotan casos activos y únicamente una persona permanece hospitalizada, registrándose 109 altas epidemiológicas y 3 bajas entre el personal. De los 191 casos detectados en residencias en enero, se ha pasado a los 60 de febrero, 56 de ellos, además, registrados antes de que se completase la administración de la segunda dosis en todos los espacios.

Las cifras han sido presentadas este miércoles en una rueda de prensa en la que han participado la consejera de Salud, Santos Induráin, y la de Derechos Sociales, Carmen Maeztu, además del gerente de Atención Primaria, Manuel Carpintero.

La incidencia de la vacuna se manifiesta en los dos brotes detectados con el ciclo de vacunación completo, en las residencias de Mutilva y Andosilla, donde ninguno de los 40 casos detectados presentó sintomatología relacionada con el coronavirus. Asimismo, todas las hospitalizaciones recopiladas tras la segunda dosis se han dado por causas médicas ajenas al Covid-19.

FLEXIBILIZACION DE LAS MEDIDAS EN RESIDENCIAS

El fin del proceso de vacunación ha permitido dar pasos en la progresiva flexibilización de medidas en las residencias, como en el caso de visitas y salidas. Desde el 26 de febrero, manteniendo las medidas de prevención (distancia, mascarilla y ventilación), tanto personas vacunadas como no vacunadas pueden realizar salidas del centro, incluidas las comidas y pernoctaciones en casa de familiares, sin que sea necesaria la realización de PCR o aislamiento al regreso. Sí está estipulado someterse a una prueba tras una salida considerada de "alto riesgo"; es decir, aquellas que no permiten mantener las medidas de distancia social, mascarilla y ventilación adecuada.

Las personas que hayan pasado la enfermedad en los tres meses previos o tengan anticuerpos -con IgG positiva- en los últimos tres meses tampoco deberán realizarse una prueba PCR al volver al centro. Por otro lado, desde esta semana se abre la posibilidad de visitas a residentes por parte de familiares que viven en otras comunidades autónomas. A pesar de esta adecuación en los espacios, tanto Salud como Derechos Sociales insisten en la importancia de no relajar las medidas preventivas.

Además, Salud continúa con el trabajo de alerta temprana y protocolo de brotes para seguir garantizando la protección de las residencias, así como los sistemas de seguimiento y detección. En esa línea, en diciembre arrancó un plan de cribados quincenales sistemáticos a trabajadores de estos centros, un proceso que se ha mantenido hasta alcanzar, ya en este momento, las condiciones que garantizan la seguridad de los espacios: el 90% de los residentes y personal trabajador están vacunados y han pasado ya los 10 días desde la administración de la segunda dosis, plazo de tiempo en el que se considera que se ha alcanzado la inmunización.

Los datos finales de esta serie de cribados sistemáticos, realizados de forma mixta entre los servicios de prevención de riesgos laborales y los profesionales de los centros residenciales y que han supuesto una inversión de 1,4 millones, arrojan un total de 12.068 pruebas realizadas a 4.986 personas trabajadoras de 112 centros, con una tasa de positividad del 0,4% -52 casos-. En promedio, se han realizado 2,4 pruebas por persona.