El comité de trabajadores de San Juan de Dios pide un concierto para el centro en "la mayor brevedad posible"

El colectivo reconoce que la ausencia de dicho acuerdo con Salud, dificulta las negociaciones del convenio colectivo

10.03.2021 | 10:38
Exterior del Hospital San Juan de Dios

El comité de trabajadores del Hospital San Juan de Dios de Pamplona ha comparecido este miércoles en comisión parlamentaria para pedir en "la mayor brevedad posible" un concierto para el centro, cuya última versión expiró en 2016 y desde entonces se encuentra en relación de enriquecimiento injusto. Además, han advertido de que la ausencia de un acuerdo con Osasunbidea dificulta las negociaciones para un nuevo convenio laboral del centro y han incidido en la mejora de las ratios, indicando que en la actualidad se establece en "27 pacientes por persona".

El colectivo ha indicado que dicho acuerdo permitirá regular "el uso del dinero público, la relación con el Gobierno de Navarra y el convenio colectivo". Los trabajadores del centro también han recordado que el 90% de la actividad del hospital proviene de las derivaciones desde Osasunbidea.

"Esta situación de parón administrativo que entendemos y comprendemos que se ha acentuado por la pandemia de Covid-19 nos repercute directamente en las negociaciones de nuestro convenio, principalmente porque es la excusa perfecta para no actualizar sueldos ni ratios", ha lamentado Nuria Mendaza.

Según el comité de empresa, en los últimos años la plantilla ha sufrido "recortes de derechos". "Estamos desde 2014 sin subida salarial por el IPC, desde 2018 sin convenio colectivo, y desde 2011 cobramos prácticamente un 30% menos en la nómina en los primeros 21 días de baja laboral", ha afirmado Xabier Remón, uno de los representantes del comité.

En estos momentos, el Hospital San Juan de Dios cuenta con 450 trabajadores. Sobre las ratios, han destacado que en estos momentos cada profesional sanitario se hace cargo de 27 pacientes. En esta línea, sobre la atención en cuidados paliativos han indicado que "la atención al final de la vida implica no hablar de tiempos por paciente o de ratios".