Coronavirus en Navarra: 113 personas ingresadas, 14 más en un día

La Comunidad cierra la semana con más casos de las últimas 7 - El domingo se notificaron 2 muertes, una de días anteriores, 142 nuevos contagios, con Milagro y Tudela a la cabeza, y la positividad escaló al 8,3 %

29.03.2021 | 01:26
Vacunación a mayores de 80 años en el frontón de Elizondo, este lunes.

Navarra detectó el domingo 142 nuevos casos de infección por Covid-19, 15 más que el día anterior, , según los datos facilitados por el Instituto de Salud Pública y Laboral de Navarra (ISPLN). La Comunidad cierra así una semana con 1076 casos, un 75 % más que la anterior, la peor de las últimas siete, si bien el número de pruebas también aumentó en torno a un 50 %. 

En los últimos días ha crecido también la presión hospitalaria. 113 pacientes permanecían ayer ingresados por COVID-19 en los centros de la red hospitalaria de la Comunidad Foral, 14 más que el día anterior. Ayer se produjeron nueve ingresos relacionados con el coronavirus, tres de ellos en la UCI, y se registró un fallecimiento por esta enfermedad, un hombre de 95 años, y se notificó otro deceso de días previos, una mujer de 78 años. El número total de muertes confirmadas por esta causa en Navarra asciende a 1.126.

La incidencia acumulada es una de las más elevadas del Estado, en el entorno ya de lo 250 casos de media en los últimos 14 días, y superior a 160 en los últimos 7, los peores registros en mes y medio. Ayer la tasa de positividad escaló al 8,3 %, tras realizar el sistema público de salud 1.713 pruebas.

Todo en un contexto de claro repunte de casos, tanto a nivel estatal como europeo, aunque ayer la ministra de Sanidad, Carolina Darias, no quiso hablar aún de cuarta ola. Requirió prudencia, responsabilidad a la ciudadanía, y esperar a datos más concluyentes, además de lanzar un mensaje de esperanza ya que nos encontramos "en el tramo final" de la pandemia, un mensaje que también trasladan las autoridades sanitarias navarras.



El departamento de Salud ha entregado hoy al Tribunal Superior de Justicia de Navarra los informes técnicos que avalen las restricciones que anunció el pasado viernes para que la sala dé su visto bueno y puedan aplicarse antes de Semana Santa.

El Gobierno foral acordó cerrar los interiores de los establecimientos de hostelería para Semana Santa, manteniendo el 100% del aforo en terrazas, reducir los aforos de grandes superficies, que pasarán del 40% al 30%, y el cierre de bingos, salas de juegos y salones recreativos. Salud espera que la Justicia falle el miércoles, para que el jueves entren las medidas en vigor.

Milagro volvió a encabezar el listado diario de casos por municipios y zonas de salud, con 11 positivos, mismo número que Tudela. Le siguió Burlada, con 10, Sarriguren y Mendillorri, con 6, San Jorge, Rochapea y Villava-Atarrabia, con 5, y Lodosa, San Juan y Urdiain, con 4. 35 casos en total acumuló la capital Pamplona.



Más datos del domingo


Por zonas, en Pamplona / Iruña y su comarca se registraron el 51% de los casos positivos, en el área de Tudela el 26% y en la de Estella-Lizarra, el 9%. Los demás positivos (14%) se reparten por otras zonas de Navarra.

En cuanto a la distribución por franjas de edad de los nuevos casos registrados, los grupos mayoritarios son el de 45 a 59 años, con un 23%, y el de 30 a 44 años, con un 21%; seguidos por el de 15 a 29 años, con el 20%. A continuación, se sitúa el grupo de menores de 15 años, con un 18%, y el de 60 a 75 años, con un 10%. Finalmente, el grupo de mayores de 75 años, registra un 8% de los nuevos contagios. La edad media de los nuevos positivos se sitúa en los 38,8 años.

Con respecto al género, el 53% de los casos son hombres y el 47%, mujeres.

Desde la perspectiva de la ocupación hospitalaria, según informa el Servicio Navarro de Salud-Osasunbidea, tras el balance de ingresos y altas, 113 personas permanecen ingresadas con y por COVID-19 (14 más que ayer), 22 de las cuales se encuentran en puestos UCI (tres más que ayer) y otras diez en hospitalización domiciliaria (mismo número que ayer). Los demás, 81 pacientes, están en planta (11 más que ayer). Todas estas personas dieron positivo en una prueba PCR, sea esta infección o no el motivo de su ingreso hospitalario, y ocupan espacios COVID-19.

La incidencia acumulada de infecciones por el virus, según los reportes diarios y una vez realizado el correspondiente ajuste mensual con los datos del Ministerio de Sanidad, se sitúa en Navarra en 53.867.

Vacunación: 113.792 dosis administradas


En cuanto a los últimos datos del proceso de vacunación, ayer se administraron 1.526 dosis, lo que eleva el número de vacunas administradas a 113.792, de las 140.705 recibidas hasta el momento, tras la recepción en el día de hoy 9.360 dosis de Pfizer y 5.700 dosis de Moderna. Las personas que han completado su vacunación hasta la fecha son 36.476.


Pruebas a estudiantes


Salud está llevando a cabo pruebas diagnósticas a los y las estudiantes que regresan a sus respectivas localidades de la Comunidad Foral para pasar los días festivos de Semana Santa.

Desde el pasado viernes, 26 de marzo, y hasta el 1 de abril, se han realizado pruebas con test de antígenos a unos 435 estudiantes, en Pamplona (Refena), Tudela (Hospital Reina Sofía) y Estella-Lizarra (Hospital García Orcoyen), tras solicitar cita previa en el teléfono 648 200 400 (en horario de 9 a 21 horas).



Pudo pasar de forma discreta en una larga rueda de prensa sobre la actualización de un calendario de vacunación extenso y complejo, pero fue muy destacable y un gran motivo de alegría para los interesados. Tras la Semana Santa, Navarra comenzará a vacunar, al mismo tiempo que a los mayores de 70 años, al grupo de personas con alto riesgo de sufrir una enfermedad grave por covid-19, entre los que se encuentran pacientes trasplantados, oncológicos, en tratamiento de hemodiálisis o personas con síndrome de Down. Todavía queda por determinar cuál serán las condiciones últimas, el número de población diana o dónde les administrarán las vacunas, pero el simple anuncio ya les hace vislumbrar el final del camino.

Para ellos, el comienzo de la inmunización contra la enfermedad, que se hará con los sueros de Pfizer y Moderna, supondrá el fin de un año que ha sido especialmente horrible, ya que a su vulnerabilidad por las enfermedades, patologías o afectaciones que sufren se unen varios aspectos que pueden ser invisibles a los ojos de los demás pero que suponen verdaderos problemas para ellos.

Por ejemplo, en el caso de los pacientes oncológicos en tratamiento, una población de en torno a 5.000 en Navarra el año pasado, a la ya de por sí dura enfermedad se le unen factores como la baja protección natural que tienen, neutralizada tras sus duros tratamientos. Además, procesos como la quimioterapia necesitan de constancia en las sesiones para ser efectivos, por lo que una infección o un simple contacto estrecho que obligaría a un aislamiento paralizaría la cura.

El mismo problema les ocurre también a los pacientes trasplantados o con hemodiálisis (en torno a 1.000 navarros se encuentran en esta situación), unido a que su solo riesgo ante la infección –1 de cada 5 personas en este tratamiento fallecen– justifica la vacuna, más aún cuando deben pasar en torno a lo equivalente a dos jornadas laborales (16 horas) cada semana en un centro hospitalario para recibir el procedimiento.

Por último, puede parecer que por no sufrir una enfermedad, las personas con síndrome de Down (un grupo del que no se tiene cálculos en Navarra) tienen el mismo riesgo de sufrir la covid-19 que el resto. Sin embargo, el síndrome puede estar acompañado de trastornos que hagan que les sea muy complicado obedecer a todas las medidas sanitarias que se deben cumplir. Otro de los aspectos es su envejecimiento activo, que comienza a una edad muy temprana.

Sin embargo, a pesar de su satisfacción, no se olvidan que hay personas con otras patologías que deberían ser vacunadas. A falta de concreción, de momento, Navarra tiene una asignatura pendiente con ellas.