Las vacunas en Navarra muestran una protección del 48 % con una dosis y del 90 % con dos

Salud Pública considera que las restricciones "parecen estar modulando" la transmisión del SARS-CoV-2

07.04.2021 | 10:50
Francisca Úcar, mayor de 90 años, recibe la segunda dosis de la vacuna de Pfizer contra el coronavirus en Azpilagaña.

En las últimas semanas se ha duplicado el riesgo de hospitalización y de ingreso en UCI de los casos de COVID-19

Las estimaciones preliminares de la efectividad de la vacuna en Navarra muestran una protección del 48% (IC95% 20%-66%) con una dosis y del 90% (72%-96%) con dos dosis para prevenir casos sintomáticos del COVID19. Las personas vacunadas todavía pueden adquirir la infección, por lo que deben seguir manteniendo las medidas preventivas, pero su riesgo de infección es mucho menor al de los no vacunados, destaca Salud Pública en su último informe.

En la semana del 29 de marzo al 4 de abril se han confirmado 1220 casos por PCR o por antígeno (185 por 100.000 habitantes), con un ascenso del 8% respecto a la semana anterior "que no llega a ser significativo". El 77% de estos nuevos casos eran sintomáticos, y el 72% habían sido contactos de otros casos confirmados. Aumentan los contagios en el ámbito del domicilio, que es responsable de 47% de los casos, y los que desconocen el origen de la infección que dan lugar al 27% de los casos. El ámbito social supuso el 17% de los casos, el ámbito laboral el 4,8% y el escolar el 3,4% de los casos.

Los diagnósticos de COVID-19 aumentan un 42% en mayores de 75 años, y un 37% en el grupo de 55 a 74 años, y no presentan cambios relevantes en los otros grupos de edad.
Las mayores tasas se registran en el grupo de 5 a 14 años (216 por 100.000), seguido por los de 15 a 34 años (215 por 100.000). La menor tasa se registra en mayores de 75 años (142 por 100.000), pero su aumento en incidencia llama la atención porque suele tener consecuencias en hospitalizaciones y por ser un grupo de edad parcialmente vacunado.
Aumentan las tasas en las Áreas de Tudela (299 por 100.000) y Estella (245 por 100.000), y se mantienen estables en el Área de Pamplona (146 por 100.000).

Esta semana se ha confirmado un caso en una persona residente en centros socio-sanitarios.

Ingresos y defunciones por COVID-19

En la semana del 29 de marzo y el 4 de abril aumentaron los ingresos hospitalarios por COVID-19 hasta 86, frente a los 57 de la semana anterior. Se mantienen los ingresos en UCI atribuibles a COVID-19, que pasaron de 13 a 11 casos, y descienden las defunciones por COVID-19 con 2 fallecidos frente a las 5 de la semana anterior.

En las últimas semanas, la extensión de la vacunación en algunos de los grupos de población más vulnerables y la creciente circulación de la variante británica del virus están cambiando el riesgo de hospitalización, ingreso en UCI y fallecimiento de los casos confirmados en función de la edad. En los casos confirmados entre las semanas 7 y 11 de 2021, el 7,3% requirió ingreso hospitalario, 15 por mil ingresó en UCI y 3,9 por mil falleció a causa del COVID-19. El riesgo de hospitalización entre los casos confirmados de COVID-19 ha disminuido en mayores de 85 años (grupo que ha sido vacunado en las últimas semanas), pero se ha duplicado en el resto de los grupos de edad adulta, alcanzando el 5% entre los casos de 35 a 44 años, el 18,5% entre los de 55 a 64 años y el 36% entre los de 75 a 84 años. El riesgo de ingreso en UCI también se ha duplicado dentro de cada grupo de edad, y alcanza el 4,7% de los casos de 55 a 64 años y el 9% de los casos de 65 a 74 años.

Detección de variantes de SARS-CoV-2 en Navarra

En el Complejo Hospitalario de Navarra se analizan los virus SARS-CoV-2 detectados semanalmente en Navarra para determinar la proporción de casos que presentan ausencia del Gen S, lo cual es altamente sugestivo de la variante inglesa (VOC 202012/01). El porcentaje de virus que presentan esta característica ha aumentado progresivamente en lo que va de 2021, y en la semana 13 se situó en el 94%. Esta variante ha desplazado a las otras y se consolida como la predominante en Navarra. En la casuística de Navarra se observan algunas diferencias en el patrón epidemiológico de esta variante en comparación con la variante clásica: se transmite con mayor facilidad en menores de 15 años, afecta también más a las personas de 65 a 80 años, y los casos de esta variante requieren ingreso hospitalario con el doble de probabilidad que los de la variante clásica del mismo grupo de edad. Hasta el momento, no se observan diferencias significativas en el efecto de la vacuna, ni en la letalidad entre las variantes del SARS-CoV-2 circulantes en Navarra.

Campaña de vacunación del COVID-19

Las primeras vacunas se recibieron y administraron el día 27 de diciembre. Desde entonces, siguiendo lo establecido en cuanto a grupos prioritarios a vacunar, se han administrado 132.325 dosis. El día 18 de enero se inició la administración de segundas dosis. A 4 de abril se habían administrado 89.716 primeras dosis y 42.609 segundas. La cobertura poblacional con una dosis y pauta completa se sitúa en 135,75 y 64,47 por 1000 habitantes, respectivamente.

Ha comenzado la vacunación con carácter poblacional de las personas de 80 o más años (nacidas en 1941 y años anteriores). A fecha 4 de abril la cobertura con 1 dosis en las de 90 o más se sitúa en 868 por 1000 habitantes y 728 con 2 dosis, y en las de 80 a 89 en 858 y 297 por 1000 habitantes, respectivamente.

Comentarios

Las medidas preventivas implantadas "parecen estar modulando la transmisión del SARS-CoV-2", destaca Salud. De momento se ha conseguido frenar el ritmo de ascenso, y queda pendiente el conseguir descender la trasmisión.

El número de hospitalizaciones sigue aumentando. En parte puede ser debido a que los cambios en la tendencia tienden a manifestarse más tardíamente en los ingresos hospitalarios. No obstante, hay dos argumentos preocupantes que también puedan influir en esta tendencia: el que continúa el aumento de contagios en mayores de 55 años, y que los casos de la cepa británica tienen el doble de riesgo de hospitalización que los de la cepa clásica para un mismo grupo de edad. Muchas de las hospitalizaciones y la mayoría de los ingresos en UCI se producen en grupos de población que no están vacunados. El aumento de casos graves de enfermedad y su desplazamiento a edades más jóvenes, urgen reforzar la prevención hasta que un porcentaje mayor de la población esté vacunada. El efecto de las festividades de Semana Santa puede haber modificado los patrones de interacción social entre personas que no son convivientes habituales, y retrasar el descenso en la incidencia.

Al haberse vacunado la mayor parte de la población residente en centros socio-sanitarios y de los mayores de 80 años, la repercusión de los casos en la mortalidad está siendo mucho más suave, porque la población ya vacunada era la que concentraba hasta ahora el 80% de las muertes por COVID-19.

CONCLUSIONES
- Se estabiliza la transmisión del SARS-CoV-2, aunque continúa el aumento en las hospitalizaciones.
- Las medidas preventivas parecen haber modulado la transmisión del virus.
- En las últimas semanas se ha duplicado el riesgo de hospitalización y de ingreso en UCI de los casos de COVID-19, lo que podría tener relación con el predominio de la variante británica.