La lava arrasa un centenar de viviendas en La Palma

Más de 5.000 personas han sido evacuadas y se teme que el magma alcance las poblaciones más cercanas a la erupción tras arrasar un centenar de viviendas y obligar a cortar varias carreteras

19.09.2021 | 16:28
La lava arrasa un centenar de viviendas en La Palma

La colada de lava sigue avanzando hacia la costa en La Palma. Desde que entrara en erupción el volcán, el magma ya ha arrasado alrededor de un centenar de viviendas pertenecientes a la localidad de El Paso según informa el Cabildo. Aunque la erupción no ha generado daños materiales, sí ha obligado a evacuar a más de 5.000 personas de los municipios de El Paso, Los Llanos de Aridane y Tazacorte



La colada de lava provocada por la erupción del volcán de la isla de La Palma tiene una altura media de seis metros, ha emitido hasta el momento entre 6.000 y 9.000 toneladas diarias de dióxido de azufre y avanza a 700 metros por hora, arrasando a su paso casas, cultivos e infraestructuras.



Además, se ha habilitado un cordón de dos kilómetros alrededor del centro de la erupción para evitar la exposición a gases perjuciales para la salud. 

El avance de lava ha obligado a cortar varias carreteras cercanas a Cumbres Viejas. 






El presidente de Canarias, Angel Víctor Torres, ha señalado este lunes que el volcán en erupción en el municipio de El Paso, en la isla de La Palma, ha emitido más de 20.000 toneladas de dióxido de azufre, si bien el hecho de que no haya viento hace que la actividad aeroportuaria de la isla se mantenga.

De todos modos, ha matizado que habrá que ver cómo evoluciona la situación aunque espera que se pueda mantener "esa normalidad aeroportuaria".

SÁNCHEZ VISITARÁ ALGUNAS DE LAS ZONAS AFECTADAS



Pedro Sánchez, el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, y el presidente de Canarias, Angel Víctor Torres, han visitado en la mañana del lunes al grupo de personas evacuadas tras la erupción de 'Cumbre Vieja' que se encuentran alojadas en el centro de acogida temporal del acuartelamiento de El Fuerte, en Breña Baja.

Sánchez, que se encuentra en la isla desde la tarde de este domingo, ha asistido a la reunión del Comité Director del Plan Especial de Protección Civil y Atención de Emergencias por Riesgo Volcánico (Pevolca) y ya por la tarde, se desplazará a las zonas afectadas por la erupción. 

Sánchez ha cancelado todos los actos que tenía previstos para este lunes en Nueva York, con motivo de la celebración de la Asamblea General de la ONU, y mantiene aplazado el viaje, a la espera del desarrollo de los acontecimientos, según informan fuentes gubernamentales.

Además, Sánchez ha mostrado este domingo el compromiso y apoyo de su Ejecutivo para que "todas las pérdidas materiales" sean repuestas "cuanto antes" y ha explicado que se han desplazado a "los suficientes efectivos" para cualquier tipo de contingencia que pueda surgir en la zona.



El presidente español ha señalado que las instituciones canarias y el Gobierno han colaborado en "un ejercicio de anticipación" para lo que "pudiera producirse" y también han transmitido "información pública a la ciudadanía para concienciarla" ante la erupción.

EL VOLCÁN LLEVABA ADVIRTIENDO MÁS DE UNA SEMANA


Después de más de 25.000 pequeños seísmos que no han dejado de sacudir La Palma durante ocho días y habían elevado la isla 15 centímetros, el magma que empujaba bajo el suelo se abrió camino: desde las 15:13 horas La Palma vive su octavo volcán en tiempos históricos, de nuevo en la Cumbre Vieja.

La erupción ha estallado en el municipio de El Paso, uno de los cuatro que estaban en alerta por riesgo volcánico desde el lunes pasado, en una zona escarpada de pinares conocida como Cabeza de Vaca, sin viviendas en su círculo más próximo, por lo que no ha causado víctimas, según ha explicado el Cabildo de La Palma.

Las coladas de lava, a 1.075 grados centígrados de temperatura, avanzan sin que se pueda hacer nada para detenerlas, pero de forma relativamente lenta: 700 metros por hora.


El volcán comenzó a rugir en forma de una sacudida y una fuerte explosión que generó una columna de cenizas, a la que pronto siguieron borbotones de lava elevándose decenas de metros sobre el suelo desde varias bocas eruptivas. Hasta ocho bocas alineadas en dos fisuras, han contado los expertos del Instituto Volcanológico de Canarias (Involcán).

Desde hace días, Involcán y el Instituto Geográfico Nacional (IGN), los dos organismos científicos que tenían monitorizada la isla, venían advirtiendo de que el proceso sísmico se estaba acelerando, de que los terremotos tenían focos cada vez más someros (20 kilómetros, 10, 8, 5, hasta solo 100 metros los últimos), por lo que no descartaban que pudiera terminar en una erupción.

Pero sus diferentes portavoces insistían que no se podía predecir ni dónde ni cuándo iba a estallar el volcán... ni siquiera si iba a hacerlo, porque reactivaciones como la que había sufrido la Cumbre Vieja también se pueden detener de repente. Ha sucedido antes.

El Involcán calculaba que bajo el suelo se había acumulado un reservorio de magma de 11 millones de metros cúbicos que presionaba por salir. Esta noche, ha actualizado sus estimaciones: el nuevo volcán lo alimentan entre 17 y 20 millones de metros cúbicos de magma, la mitad del volumen de materiales volcánicos que emitió en sus 24 días de fuego el Teneguía (1971), el último volcán que había vivido La Palma hasta la fecha (43 millones de m3).



Cuando el volcán estalló, las evacuaciones ya habían comenzado: en El Paso, Mazo, Los Llanos de Aridane y Fuencaliente las autoridades estaban sacando de sus casas a los vecinos con problemas de movilidad. Y el resto de habitantes de la zona había recibido charlas todos estos días de cómo prepararse para abandonar su casa.



La Palma había sufrido hasta la fecha siete erupciones desde que hay registros históricos, desde la conquista de Canarias del siglo XV, todas en el entorno de la Cumbre Vieja. Las últimas fueron en el siglo XX: el volcán de San Juan (1949), donde duró 47 días, y el volcán de Teneguía (1971), donde se prologó 24 días.
noticias de noticiasdenavarra