nafarroa oinez 2021

Tras dos años, Estella recuperó un Oinez en "pequeño formato"

La Garcés de los Fayos de Tafalla recibió el testigo para la celebración de la fiestas de las ikastolas en 2022

18.10.2021 | 00:55
Félix (trompeta) y su hermana Izar Etxeberria, ayer en la sala principal del centro cultural Los Llanos, en la apertura del Nafarroa Oinez.

Estella-Lizarra – La lluvia obligó a cambiar el inicio de la segunda jornada del Nafarroa Oinez en Estella-Lizarra. Un arranque muy tímido donde los visitantes iban llegando inicialmente con cuenta gotas y que, poco a poco, fue animando la llegada de participantes a la ciudad. Ya a primeras horas se decidió trasladar los actos oficiales de los jardines al interior del centro cultural Los Llanos. Una presentación que sirvió para que, después de dos años de espera, se oficializara la fiesta y también la entrega del testigo (la tradicional escultura de Joxe Ulibarrena), a los representantes del centro Garcés de los Fayos Ikastola, de Tafalla. Un acto en un interior que, eso sí, contó con un aforo reducido por respetar las medidas sanitarias.

No podía faltar la representación en el escenario de los componentes del resto de las 14 ikastolas de navarra que desfilaron desde Lizarra Ikastola hasta el centro cultural en una breve kalejira que fue también el resumen de la fiesta "en pequeño formato" que se deseaba, tanto desde el punto de vista sanitario como por el temor a que una mayor afluencia desbordara la organización.

ongi etorri Con esta tranquilidad comenzó el acto de ongi etorri por parte del director de Lizarra Ikastola, Joseba Tristán, y la profesora Inma Lopetegi. Tras un aurresku de Aitor Parrondo acompañado del txistulari Xabi Bilbao, Unai Gardoki, presidente de Lizarra Ikastola, presentó el trabajo realizado por los voluntarios y voluntarias de Lizarra Ikastola "ahí está el trabajo del Oinez que vuelve a demostrar la personalidad de las ikastolas".

invitados Una ceremonia que contó con el alcalde de Estella-Lizarra, Koldo Leoz, quien destacó la presencia del euskera desde la fundación de la ciudad y se centró en las personas que durante estas últimas décadas han contribuido a que exista Lizarra Ikastola.

La representación del Gobierno de Navarra corrió a cargo de José María Aierdi, vicepresidente segundo y consejero de Ordenación del Territorio, Vivienda, Paisaje y Proyectos Estratégicos, a la que se unió la presencia de Unai Hualde, presidente del Parlamento de Navarra; Ana Ollo, consejera de Relaciones Ciudadanas; Mikel Irujo, consejero de Desarrollo Económico y Empresarial; Mikel Arregi, director-gerente Euskarabidea; y Javier Enériz, Defensor del Pueblo.

También acudieron representantes culturales de Euskaltzaindia, Eusko Ikaskuntza, Euskalgintzaren Kontseilua, Topagunea, AEK, IKA, Errigora, Euskal Herrian Euskaraz y Orreaga Fundazioa.

En la intervención el vicepresidente Aierdi destacó la situación del euskera, "un idioma que está acostumbrado a hacerse fuerte a contracorriente", y le auguró un gran futuro "como lengua viva en este siglo XXI". Felicitó a la Lizarra Ikastola por el medio siglo cumplido y por su labor en la recuperación de la cultura.

Por su parte también intervino Elena Zabaleta, presidenta de la federación Navarra de Ikastolas, quien se ofreció para "ser compañeros de viaje de nuestros alumnos para darles las herramientas necesarias para que les ayude a descubrir su futuro".

El final del acto llegó con la música de los hermanos Félix e Izar Etxeberria (trompeta y acordeón) y contó también con las danzas del Larraiza Dantza Taldea y la música de la unión musical de txistulares de Mugarik Gabeko y de Lizarra. Como final, se presentó un desafío de bersolaris en el que Eneko Galarza y César Etxeberría despidieron la ceremonia con un Agurra, en el que afirmaron que la lluvia que caía a esas horas sobre Estella-Lizarra no impediría la fiesta, como así sucedió a lo largo del resto de la jornada.

noticias de noticiasdenavarra