Jezabel Sierra Liñan, psicóloga especializada en estrés postraumático

Jezabel Sierra, psicóloga: "La gente joven no está acostumbrada a la frustración, no les enseñamos a perder"

Advierte de que el incremento de suicidios en personas jóvenes está relacionado con la exigencia que soportan

26.02.2022 | 18:24
Jezabel Sierra, en su consulta

Psicóloga especializada en estrés postraumático y colaboradora de Besarkada, la asociación navarra de personas afectadas por el suicidio de un ser querido, Jezabel Sierra Liñan conoce de cerca los problemas que empujan a quitarse la vida y sabe cómo tratar el dolor de las familias.

¿Por qué están aumentando los suicidios entre los jóvenes?
–Hay un problema de sociedad, de salud pública, ha aparecido el covid y se ha puesto de manifiesto el problema de falta de red social. Antes teníamos un problema y teníamos alguien con quien hablar. La ideación del suicidio no se ha disparado porque sí. Los jóvenes te dicen que no quieren vivir así, con guerras, con cambio climático, con pandemia. Los niños se empapan del sufrimiento que hay en las familias, del sufrimiento que ven en sus padres. Muchos jóvenes han crecido con todo lo que se requiere para crecer, pero les han faltado sus padres presentes. Los padres quieren a sus hijos, pero la presencia es esencial y cada vez es menor.

¿Habla de carencias de atención, de cariño, de tiempo...?
–Sí. Al no poder conciliar la vida familiar con la vida laboral, nuestros hijos están creciendo con falta de apego. Llevamos a los niños a las guarderías con 6 meses. Estamos todos muy estresados, no tenemos tiempo, ahora no puedo mirar tu dibujo... Los hijos ya no nos cuentan sus problemas. Cada vez tenemos menos red familiar y menos red social. Con los vecinos ya no nos saludamos tanto. La red social ahora son Facebook, Instagram... Todo esto se combina con una gran exigencia sobre ellos a todos los niveles, por ser aceptados, por gustar.

La adicción al móvil, la tablet... ¿es una señal de alarma?
–Asociamos aspectos de aislamiento como parte de una sociedad moderna, con estar con el móvil, con el ordenador... No molestar ya se entiende por estar haciendo bien las cosas. De los 0 a los 3 años se juega más que de 3 a 6 años, que es cuando ya empieza el bullying, con unos niveles de crueldad que no tienen parangón. Los adultos tenemos una gran responsabilidad, porque los menores imitan los comportamientos de los padres y las madres. El sufrimiento que trae el bullying está presente en el 99% de los suicidios de personas jóvenes. El consumo de tóxicos, como el alcohol o las drogas, es otro factor concurrente.

¿Qué podemos hacer los adultos?
–Ningún padre se piensa que su hijo se va a suicidar. Hay que aprender a hablar con ellos. La gente joven tiene toda esa parte de creatividad que hay que apreciar. No ayuda la desautorización a ser diferente o a ver el mundo de forma diferente. La gente joven no está acostumbrada a la frustración. No les enseñamos a perder y enseñar a perder a un niño desde que es pequeño es básico. Porque hay que aprender a gestionar la frustración que se siente cuando se pierde. Porque la persona que se suicida se ve como una molestia, como un problema que debe desaparecer.

¿Cómo detectarlo?
–Observándoles, escuchándoles, viendo qué hacen, interesándonos por la música que escuchan... La soledad es uno de los factores más terribles para una persona joven. Por eso es fundamental estar con ellos, de forma sincera y sin juzgarlos. Se trata de abrir los brazos y decirles que no pasa nada, de ofrecerles apoyo y decirles que la vida no es fácil, pero se puede superar todo. La comunicación y la comprensión son fundamentales.

noticias de noticiasdenavarra