El comercio justo, todo un beneficio

14.05.2022 | 00:44
Banesa Cisneros en la tienda de SETEM Navarra-Nafarroa, una de las asociaciones que forman el Consorcio de Comercio Justo, en Pamplona.

Pamplona acoge varias actividades para fomentar una industria que cuenta con un apoyo social en crecimiento

Con motivo de la celebración del Día Internacional de Comercio Justo, las ONG que forman parte del Consorcio de Comercio Justo (Adsis-Equimercado, Alboan, Oxfam-Intermon, Pueblos Hermanos y SETEM Navarra-Nafarroa) realizan hoy sábado varias actividades con las que concienciar a la población sobre los beneficios que este comercio genera en la sociedad.

Los miembros del Consorcio de Comercio Justo de Navarra se distribuirán hoy en tres puntos de Pamplona: el Paseo Sarasate, la Plaza del Vínculo y el Rincón de la Aduana. La elección de tres localizaciones representa los tres aspectos fundamentales del comercio justo. Banesa Cisneros, pamplonesa de 37 años, que lleva trabajando como organizadora del Consorcio de Comercio Justo aproximadamente un año y como voluntaria desde hace varios años, explica que su asociación considera comercio justo "aquel tipo de actividades comerciales que respetan los derechos humanos, los derechos laborales y el medio ambiente".

En las tres localizaciones elegidas en Pamplona se podrán visitar puestos de comercio justo de diferentes organizaciones. Entre las actividades planeadas se encuentra una gincana teatralizada (a cargo de la escuela de artes escénicas Teatrolari) que se realiza a lo largo de los tres puntos. También "se ha programado un escape room llamado Activa tu modo Justina, en el que los participantes deben salir de una habitación respondiendo a acertijos relacionados con el comercio justo", añade Banesa Cisneros. Además, se hará la entrega de premios del concurso de dibujos infantiles organizado previamente, así como el sorteo de una cesta de productos de comercio justo entre las personas participantes. Además el Consorcio realizará la lectura de un manifiesto.

Asimismo, bajo el lema elegido para este año, Por la igualdad. Somos comercio justo, se pretende destacar que trabajar para avanzar en la igualdad de género no solo es una cuestión de justicia sino que además beneficia a toda la sociedad y favorece el desarrollo sostenible. Con ese objetivo, este martes, día 10, se inauguró una exposición, llamada Empoderadas, mujeres del Comercio Justo, que está instalada en la Antigua Estación de Autobuses hasta el 22 de mayo. Cisneros cree que "para lograr la igualdad de género aún queda mucho por hacer, sobre todo en los países del llamado Sur Global".

Según Naciones Unidas, por cada 10 hombres que trabajan, solo seis mujeres están empleadas, aunque esta proporción varía según regiones: en África del Norte y los Estados árabes, el desempleo femenino es el doble que el masculino. Todavía hoy, legalmente, en 18 países, los maridos pueden impedir que las esposas trabajen.

Al respecto, Cisneros detalla que "la exposición presenta los testimonios de tres mujeres de la India, Nicaragua y Marruecos, cada una de las cuales trabaja en una cooperativa". De este modo "se quiere mostrar el impacto positivo que esas mujeres generan en sus lugares de trabajo y en la consecución de los ideales representados por el comercio justo".

COMERCIO, NO AYUDA El movimiento en favor del comercio justo nació en Países Bajos en los años 60, recuerda Marta Guijarro, responsable de comunicación de la Coordinadora Estatal de Comercio Justo. "Sus bases y principios se delimitaron en un encuentro que varias ONG realizaron en la ONU bajo el lema Aid, not trade (Comercio, no ayuda)" y "se ha articulado desde siempre en tiendas e importadoras, estas últimas encargadas de la distribución de los productos".

En 2015, según datos de Fairtrade International y la Organización Mundial del Comercio Justo, había 1590 organizaciones productoras. Ahora hay 2.230. Los establecimientos de comercio justo "vieron un boom en los 70 y 80 en gran parte de Europa". En el caso español "las primeras tiendas de este tipo se abrieron en 1986 en san Sebastián y Córdoba". Los establecimientos de comercio justo se dedican, dice Guijarro, "sobre todo a la venta de productos artesanales, café, cacao, azúcar y derivados".

Según Guijarro, "el número de personas que colaboran en asociaciones de comercio justo crece cada año". "En España hay 30 organizaciones de este estilo que gestionan 75 tiendas", continúa la responsable de comunicación. Confirma que "Navarra es una de las regiones donde más éxito tienen estos productos", junto con la Comunidad Autónoma Vasca, Catalunya y Baleares.

En España "hay 190 personas trabajando profesionalmente en comercio justo, además de 2.300 voluntarios". De estos "alrededor de tres cuartos son mujeres". Entre los colaboradores "hay mucha diversidad: se pueden encontrar jóvenes, algunos de los cuales ayudan en campañas de comunicación y redes sociales; jubilados y personas de mediana edad de todos los oficios".

En palabras de Guijarro, "hay 75 países productores de artículos de comercio justo". "Los estudios hechos en algunos de estos países indican que los precios de los productos de comercio justo son más estables, lo cual garantiza la menor precariedad a los trabajadores, mientras que el resto los del resto del mercado fluctúan con la bolsa de valores", prosigue.

Esta forma de comercio "respeta los derechos humanos, se asegura de aportar un salario igualitario a hombres y mujeres y que se pactan entre distribuidores y productores y no practica la explotación infantil. Además "amilana el cambio climático, se organiza en cooperativas y permite a sus trabajadores organizarse sindicalmente en países donde estas organizaciones lo tienen más difícil para salir adelante".

Guijarro asegura que "el consumo de productos de comercio justo ha crecido en los últimos años, incluso con la pandemia". Además es una industria que "fideliza muy bien a sus clientes gracias a la alta calidad de sus productos y el impacto social positivo que genera". No obstante, el conocimiento de este comercio en España es menor que en otros países: se gasta una media de 3 euros por habitante, cuando la media europea es de 12. l

"Hemos buscado siempre un comercio sostenible que no degrade a las personas ni al medio ambiente"

banesa cisneros

Consorcio de Comercio Justo de Navarra


noticias de noticiasdenavarra