Bubriski retrata la Siria prebélica para recordar y “seguir adelante”

El fotógrafo estadounidense acaba de publicar un libro de instantáneas captadas en la Siria anterior a la guerra civil

09.02.2020 | 01:02

nueva york - El fotógrafo estadounidense Kevin Bubriski, que acaba de publicar un libro de instantáneas captadas en la Siria anterior al estallido de la guerra civil, cuenta en una entrevista a Efe que desearía que la belleza de sus monumentos imprimiera fuerza a los sirios "para seguir adelante". Las ruinas de la legendaria Palmira todavía en pie, los mercaderes de jabón y especias de los laberínticos zocos de Alepo, cuando en 2003 nadie podía imaginar que los bombardeos los reducirían a escombros, o los restos de la iglesia de San Simeón quedaron grabados para siempre en el objetivo de Bubriski, un amante de la fotografía en blanco y negro.

"Espero que la gente, especialmente los sirios, se sientan orgullosos de su cultura histórica, que les dé fuerza recordar la belleza de su país para seguir adelante", dice Bubriski, que explica sentirse "afortunado" y "agradecido" por haber podido fotografiar la magia de Siria, donde el comienzo de la guerra cumplió este viernes su trágico octavo aniversario.

El libro, titulado Legacy in Stone. Syria Before War (Legado en piedra. Siria antes de la guerra), ha sido editado por PowerHouse Books y reúne 100 fotografías en blanco y negro que no vieron la luz hasta el año pasado por distintas razones, según explica su autor.

Era noviembre de 2003, cuando el frío del otoño empieza a dejarse notar en Siria, y poco después del comienzo de la invasión estadounidense de la vecina Irak, cuando el fotógrafo afincado en el pequeño pueblo de Shaftsbury, en el estado de Vermont, tuvo la "suerte" de "vivir la aventura" de recorrer el país para fotografiarlo. Con su cámara Hasselblad y su empeño en afrontar la vida con "una actitud saludable" y en captar la belleza, Bubriski (1954) viajó a las Ciudades Muertas bizantinas del norte de Siria, a los palacios omeyas del desierto central y a la magnífica Apamea.

Entre todos los monumentos que visitó, destaca las ruinas de la iglesia de San Simeón, y se pregunta cómo un "monumento arquitectónico mundial como este no es conocido por mucha gente". También Palmira, la capital donde gobernó en el siglo III la mítica Zenobia y cuyas ruinas destrozaron con saña las huestes del fanático Abu Bakr el Bagdadi, tras conquistarla dos veces, en mayo de 2015 y en diciembre de 2016.

En las nostálgicas imágenes formato 1x1 de Bubriski todavía sigue en pie el templo de Bel, dinamitado por el grupo terrorista Estado Islámico, el arco del triunfo o el tetrapilo de la ciudad, que un día brilló con luz propia en la ruta de la seda. - Efe