El material de acampada abandonado en el Bilbao BBK Live es donado a refugiados

La pasada edición, primer año de esta iniciativa, se recopilaron 101 tiendas, 96 esterillas y 60 mantas en Kobetamendi

09.02.2020 | 19:59
Zona de acampada de Kobetamendi donde al final del festival muchas de las tiendas quedan abandonadas.Foto: Miguel San Cristóbal

La pasada edición, primer año de esta iniciativa, se recopilaron 101 tiendas, 96 esterillas y 60 mantas en Kobetamendi

BILBAO - Las tiendas, sacos y mantas testigos del ocio y el disfrute de los asistentes al festival al aire libre más popular de Europa, con 113.000 visitantes este año, sirven apenas 48 horas después de su conclusión para abrigar la esperanza de migrantes que sobreviven en Bizkaia en situaciones de necesidad. Bilbao BBK Live junto a Red Zierbena Sarea se encargan de recoger el último día todo el excedente de material de acampada que queda abandonado en Kobetamendi. La iniciativa se puso en marcha por primera vez el pasado año y tras el éxito, según valoraron entonces, este año se ha repetido. Es el lado más solidario de un festival que se ha situado en el escaparate de todo el mundo.

El 35% de los asistentes a los conciertos que durante tres días consecutivos se dan cita en Kobetamendi pernoctan en la zona de acampada que dispone la organización del festival. De estos asistentes, la mayoría son extranjeros, ya que el macroconcierto bilbaino reúne a asistentes de más de cien países, que después de vivir la experiencia musical tienen que desprenderse de tiendas, sacos, mantas y otros enseres propios de la acampada, ya que suponen un sobrepeso para facturar en su vuelo de regreso a casa. Muchas veces incluso se trata de material que han comprado entre varios cuando llegan a Bilbao y que solo han usado los tres días de acampada.

Ocurría cada año y a medida que el festival se hacía más popular y la asistencia crecía, más material quedaba abandonado en el monte bilbaino. De ello se percató el equipo de Bilbao BBK Live y junto con la ONG Zierbena Sarea decidieron poner en marcha el pasado año por primera vez un plan de recogida, según informó Eva Castillo, directora de Comunicación de Last Tour.

Material de todo tipo Así, al acabar el festival, todas las tiendas de campaña, sacos y neveras que quedan abandonados en el camping son donados a refugiados.

Es el lado más solidario del festival, y el que menos se conoce, aunque el eco de la música que se filtra en estas mantas, muchas todavía con la brillantina del disfrute, sirve para atender necesidades más primarias de nuestra sociedad.

Así los sacos que jóvenes de todo el mundo utilizaron para dormir plácidamente tras haber disfrutado de los espectáculos ofrecidos por sus ídolos musicales serán dentro de unos días los que protejan del frío a otros jóvenes de otras partes del mundo con sueños diferentes. Red Zierbena Sarea hará uso de ese material para contribuir a atender las necesidades de los migrantes que llegan a nuestro país.

Los organizadores del festival invitaron este año a todos los asistentes a sumarse a este proyecto a que entregaran el material reciclable que usaron durante los tres días de festival en el punto de recogida, situado en la zona de acampada, el sábado, de 15.00 a 22.00 horas, y el domingo, de 8.00 a 14.00 horas. La organización ofrecía además información de la situación de los jóvenes a los que van destinados los materiales recogidos.

El año pasado la recogida según valoró la propia ONG Red Zierbena Sarea fue un éxito. Una recogida de material que incluyó 101 tiendas de campaña, 96 esterillas y sesenta mantas que fueron destinadas a migrantes.

Este año la recogida se ha repetido y, además del material de campaña, los organizadores recogieron comida no perecedera que quedó en la zona de acampada.