Fallece a los 90 años Max von Sydow, actor fetiche de Ingmar Bergman

Con el director sueco rodó una docena de películas, entre ellas 'El séptimo sello', 'Fresas salvajes' y 'El manantial de la doncella'

10.03.2020 | 00:45
Max von Sydow, en una imagen de 2012. Foto: Tim Brakemeier (Efe)

madrid – Max von Sydow, actor sueco nominado al Oscar en dos ocasiones, en 1989 por Pelle el conquistador y en 2012 por Tan fuerte, tan cerca, ha muerto a los 90 años. También participó en películas como El séptimo sello, El manantial de la doncella, Fresas salvajes, El exorcista o Hannah y sus hermanas. Más recientemente, formó parte, asimismo, del reparto de una de las últimas entregas de la saga Star Wars y participó en varios capítulos de la popular serie Juego de tronos.

Fue su mujer, Catherine, la que confirmó ayer, "con gran tristeza" la muerte del actor al semanario Paris Match. "Con el corazón roto y una tristeza infinita, tenemos el dolor extremo de anunciar la partida de Max von Sydow el 8 de marzo de 2020", afirmó. Nacido el 10 de abril de 1929 en Lund, Escania (Suecia) en el seno de una familia de raíces aristócratas e hijo de docentes, Max Carl Adolf von Sydow comenzó a dar sus primeros pasos en la interpretación en el teatro amateur de su colegio. Se formó en el Dramaten de Estocolmo y durante sus años de estudio allí encontró la oportunidad de debutar en la gran pantalla de la mano del director Alf Sjöberg en la película Sólo una madre (1949). Después llegaría el director que marcaría decisivamente su carrera, Ingmar Bergman, que le convirtió en su actor fetiche. En 1957 rodó a sus órdenes Llega el señor Sleeman, Fresas salvajes y El séptimo sello. Tres títulos más el año siguiente –Rabies, En el umbral de la vida, El rostro– convertirían a Max von Sydow precisamente en el rostro del cine del genio sueco.

 

padre merrin Su fructífera colaboración se extendió a El manantial de la doncella (1960), a Como en un espejo (1961) o a Los comulgantes (1963), hasta que en 1965 dio el salto a Hollywood en La historia más grande jamás contada, donde compartió cartel con Dorothy McGuire, Charlton Heston, Claude Rains o Martin Landau. Volvió a rodar con Bergman dos películas, La vergüenza y La hora del lobo, ambas estrenadas en 1968, y un año más tarde, Pasión. Acompañó también al director en su primera producción estadounidense, La carcoma (1971), antes de que en 1973 le llegará el papel que le dio fama mundial, el del padre Merrin en El Exorcista. También participó junto a Sylvester Stallone, Michael Caine o Pelé en Evasión o victoria (1981). Conan, el bárbaro (1982), Nunca digas nunca jamás (1983), la adaptación de Dune (1984) que dirigió David Lynch o Hannah y sus hermanas (1986), de Woody Allen, fueron otros títulos que marcaron su carrera.

Otros filmes populares en su imponente filmografía son Más allá de los sueños (1998), Minority Report (2002), La escafandra y la mariposa (2007), Robin Hood (2010) o Shutter Island (2010) a las órdenes de Martin Scorsese. Antes, en 2001, rodó Intacto, su primera producción española, a las órdenes de Juan Carlos Fresnadillo. Kursk fue, en 2018, su último filme en ver la luz, aunque Max von Sydow tiene aún una película pendiente de estreno, Echoes of the Past, drama dirigido por Nicholas Dimitropoulos.