Nueve artistas navarros exponen sus procesos de trabajo en el Centro Huarte

Las/os creadoras/es son los beneficiarios de las ayudas a la producción 2019 que concede el Gobierno de foral

27.06.2020 | 00:42
Una de las piezas de Zubiaur.

pamplona – El Centro Huarte inauguró ayer en la sala Habitación la exposición artística Entre ocho y nueve, que permanecerá hasta el 30 de agosto y que es el resultado de varios meses de dedicación exclusiva de los artistas con sus obras. Ello ha sido posible gracias a las ayudas que asigna el Centro de Arte Contemporáneo de Huarte en colaboración con el departamento de Cultura.

Los artistas beneficiarios son Patxi Araujo, Katixa Goldarazena, Itsaso Iribarren, Jaione Mitxelena & Naia Mira, Elvira Palazuelos, Maite Redondo, Raúl Ursua y Alfredo Zubiaur. "Las ayudas nos permiten la facilidad de reflexionar de una manera más pausada durante una serie de meses, con medios y de manera más digna", expresó Palazuelos.

Las becas se ofrece con el objetivo de fomentar la investigación, la producción de obra, la difusión y consolidación de los artistas navarros. La convocatoria está abierta a todo tipo de disciplinas artísticas.

De ahí que, a pesar de que sea una misma exposición, entre cada una de las muestras no existe ninguna relación de tipo formal o conceptual. "Lo que tienen en común todas las obras que exponemos es el proceso, la manera de trabajar. Al final son proyectos que hemos estado cultivando durante el mismo periodo de tiempo", expuso Palazuelos.

Así pues, Entre ocho y nueve es una exposición muy heterogénea, en la que, en un pequeño recorrido, el espectador puede ver collages sobre la historia del cine, fanzines que reflexionan sobre la idea del trabajo o, incluso, instalaciones futuristas que buscan dar vida a la naturaleza muerta con la ayuda de las nuevas tecnologías.

ediciones de libros La convocatoria se divide en dos modalidades: ayudas a la producción y ayudas a la publicación. Las primeras están destinadas a los proyectos en el campo de la creación plástica y visual y ofrece un total de 60.000 euros para todos los proyectos. También se ponen a disposición de los artistas las salas del Centro Huarte para la elaboración de las obras. El resultado de estas becas es la exposición que se puede visitar desde ayer.

La segunda modalidad se dirige a respaldar aquellas publicaciones, sin importar soporte, cuyo objetivo sea la difusión y promoción de artistas que precisen un formato editorial. La cuantía económica de la que se dispone es de 25.500 euros. Los favorecidos de este año han sido Alberto Rodríguez, con Zart!, una antología de 24 historias recopiladas en un cómic, y Gorka Beunza, con su fotolibro Brecha, que "combina un archivo fotográfico con letras de canciones escritas por mí y habla sobre la brecha entre el texto y la imagen y la brecha en las relaciones pasionales", explicó el autor.

las obras de arte En el capítulo expositivo, Patxi Araujo muestra al público Dancing Cum Dederit, una instalación que explora el estado de interdependencia entre un organismo muerto y un ecosistema digital a través de claves estéticas. Rinde homenaje a una naturaleza extinta tratando de forma inquietante, y tal vez también, infructuosamente, de devolverla a la vida. Esta obra forma parte del proyecto artístico Bruniana.

Trampantojo: paisaje entonces contenido, de Katixa Goldarazena, consiste en tres cuadernos, una memoria, un fanzine, 528 archivos digitales y bastante material físico en bruto y otro tanto trabajado, cosas que se han ido acumulando durante 2019. Cosas que pasan, cosas que se juntan, cosas que se relacionan.

En la instalación ¿Qué vas a hacer ahora? Itsaso Iribarren y Germán de la Riva –que hoy, además, estrenan una performance en Nueva York– reflexionaron sobre dos conceptos a los que han llamado cuerpo codificado y cuerpo fragmentado.

Kateka, de Jaione Mitxelena & Naia Mira es una obra de videoarte y una performance. El proyecto consiste en crear una fábrica de producción artística transformando un espacio. Esto lleva a las autoras a reflexionar sobre el método de producción industrial. Mediante este proyecto pretenden visibilizar esa mano humana, la mano imperfecta, los errores que en su propia producción artística son imprescindibles.

En Ctrl+C/Ctrl+V, Elvira Palazuelos explora el poder de la imagen cinematográfica como constructora de identidades en el actual entorno visual y digital, desde una perspectiva feminista. Los collages que componen el proyecto surgen ante la necesidad de interrumpir este discurso visual, de activar un caleidoscopio subversivo desde el cual sugerir ambivalencias y subjetividades.

Apuntes del pequeño jardín del Edén, de Maite Redondo, es una investigación artística en torno a la vejez, el trabajo reproductivo y la violencia. Reflexiona, a distintos niveles, sobre la división sexual del trabajo que sigue perpetuando desigualdades sociales sesgadas por el género en relación directa con la economía capitalista, el patriarcado, el colonialismo y la diferencia de clases.

En Succes & failure, Raúl Ursua parte de un análisis psicoanalítico de crecimiento personal, hacia una construcción del entorno, y finalmente a una construcción de ficción a través de personajes desconocidos. En todas estas etapas, el éxito y el fracaso esta siempre presente mediante arquitecturas que expresan emociones.

N.O.S.A.MNot Only Stones Are Mirrors– es una obra en la que Alfredo Zubiaur experimenta con un tipo de polímero que, al ser sometido a procesos forzados de presión y temperatura, provoca respuestas entrópicas de organización en la materia.

Raúl Ursua: "Cuando ya tienes muchas influencias lo mejor es olvidarte de todas y dejarte llevar"

Elvira palazuelos: "algunAS DE LAS PELÍCULAS de lAs que me he SERVIDO son 'Grease', 'VERTIGO', 'El graduado' O 'METRÓPOLIS"

Elvira palazuelos: "INTENTAMOS CONSTRUIR UNA CONSTELACIÓN DE IDEAS, DE OBJETOS, DE ACCIONES QUE CONFORMEN UNA APROXIMACIÓN A ALGO QUE NOS INQUIETA"

noticias de noticiasdenavarra