VIII certamen de cortometrajes vuelve a ofrecer a Navarra como plató de cine

08.07.2020 | 12:57

Pamplona, 08 jul (EFE).- Navarra será de nuevo plató de cine, con la consiguiente promoción tanto turística como del sector cinematográfico, con la apertura de una nueva edición del Certamen de Cortometrajes "Navarra tierra de cine", una iniciativa que además sirve de plataforma para cineastas noveles.

Así lo ha señalado en conferencia de prensa el director del certamen, Marcos Perera, un evento apoyado por la Navarra Film Commission y por los 10 ayuntamientos que este año se proponen como escenario de los rodajes, los de Estella, Viana, Cascante, Sangüesa, Roncal, Artajona, Valle de Egüés, Arroniz, Larraga y Pamplona.

Perera ha recordado que el certamen nació ya hace 8 ediciones con el doble objetivo de "promocionar el turismo en la Comunidad foral a través de la ficción y el formato cinematográfico" y de "promocionar Navarra como plató de rodaje, potenciando su diversidad climática, paisajística y cultural".

Para ello los 10 ayuntamientos participantes han facilitado una serie de hitos turísticos "variados y atractivos" de sus respectivas localidades para dar a conocer cada una de ellas y que sirvan como punto de partida o de inspiración a los futuros guiones, una tarea cuyo pistoletazo de salida ha considerado que ya se daba hoy para que los interesados sepan dónde ubicar sus tramas.

Así, ha señalado que el festival cuenta con dos fases, la que hoy se inicia y que culminará con el cierre del plazo del 6 de septiembre para recibir los guiones y proyectos de rodaje, caracterizado porque deben ser guiones inéditos y su trama transcurrir en alguna de las localizaciones propuestas, ha dicho tras señalar que cuatro de las de este año nunca han participado -Cascante, Roncal, Artajona y Arróniz- y el resto repite.

De entre los proyectos recibidos, un comité especializado valorará y seleccionará los diez guiones que pasarán a la fase de rodaje, de forma que los cortometrajes montados y terminados tendrán que estar presentados antes del 18 de noviembre, y se proyectarán al público de 23 al 29 de noviembre en los municipios participantes.

En la segunda fase, fallará los premios sobre esos 10 cortos, con cinco galardones (dotados con desde los 2.500 euros del primer premio a los 250 euros de la mejor actuación) que se darán a conocer en una gala que se celebrará en diciembre en Estella.

Dadas las especiales circunstancias sanitarias de este año por la pandemia del coronavirus, Perera ha señalado que serán especialmente incisivos en las medidas preventivas, facilitando mascarillas, gel hidroalcohólico y termómetros a los equipos de rodaje, que se sumarán a las habituales ayudas de alojamiento y comida y un seguro de responsabilidad civil.

El responsable del evento ha recordado que hasta se han producido 70 cortometrajes, diez por cada edición a los que se sumarán otros 10 este año, de entre las más de 300 propuestas recibidas, y 25 localidades navarras han sido escenario alguna vez hasta la fecha de esta iniciativa, que también genera riqueza económica local, como lo demuestra las "más de mil pernoctaciones en total hasta el momento".

En cualquier caso, ha sido contundente al asegurar que para el festival "tiene tanto valor el resultado final, el cortometraje, como el proceso creativo y como el protagonismo de las localizaciones" y "eso es lo que lo hace tan singular", ha señalado.

En el acto ha intervenido la teniente de alcalde del Ayuntamiento de Pamplona, Ana Elizalde, quien ha valorado el "proyecto consolidado tras 7 ediciones" en cuya totalidad ha colaborado la capital navarra, al tiempo que ha mostrado su alegría porque el evento se mantenga "en un año tan complicado como este".

Tras ponderar algunas de las potencialidades que ofrece Pamplona, con sus atractivos "históricos, culturales y turísticos", así como los de su imagen de "ciudad verde, su gastronomía excelente y su espectacular recinto amurallado", Elizalde ha valorado que "la industria audiovisual cobra cada vez más fuerza en Navarra, se está convirtiendo en sector estratégico y potencia la creación de empleo", motivo añadido para apoyar el evento.

También ha intervenido por parte de la Navarra Film Commission Sara Sevilla, quien ha valorado la trayectoria de este certamen "porque es muy complejo no solo crearlo sino mantenerlo en el tiempo", y también su importancia tanto por ser "cantera para nuevos cineastas", en las facetas de guión, dirección y fotografía, como por alinearse con el organismo que ella coordina en su interés por promocionar lugares de rodaje.

Asimismo, y en el año de la pandemia del coronavirus, ha incidido en el trabajo previo realizado para contar con medidas de seguridad y elaborar una "guía de buenas prácticas para rodajes" en coordinación con las diferentes film commission estatales, que dotan a este tipo de trabajos de un "nexo de unión".