Ganadería de Pincha, una lucha por la supervivencia

06.06.2021 | 00:36
Desde la izquierda, Carlos Salvatierra, Baigorri, Jean Gilbert (asesor de St. Perdon), Pascal Darquié (presidente de la Peña 'La Muleta'), Francisco Hidalgo, J. François, Mathieu Lapeyre y Yoann Barrere.

José Antonio Baigorri de Luis, titular de Ganadería de Pincha, de Lodosa, afronta la enorme crisis del sector, y logra salvar parte de sus mejores ejemplares lidiando, de momento, en Lodosa, Francia y Murcia.

Las labores en el campo bravo del Ontanal recobraron la esperanza en las últimas fechas. El mayoral Francisco Hidalgo y su ayuda, el fustiñanero Carlos Salvatierra, se afanan por los cercados en el manejo y exposición de los toros y utreros que Ganadería de Pincha ha arriesgado en conservar para esta temporada. Jornada de campo presidida por los toros-toros, que diría la mítica ganadera Dolores Aguirre Ybarra, pero también triste por el súbito fallecimiento unas horas antes de Luis Sagredo. El vecino de Mendavia ha sido durante años amigo de esta casa ganadera y de muchas personas, y un cabal aficionado que proclamó siempre la grandeza de la tauromaquia y su verdadero protagonista, el toro. Descanse en paz, Luis.

LEA TAMBIÉN 'Toros-toros' navarros de primera categoría

José Antonio Baigorri tiene la agenda a tope en jornada de sol a sol: labores de manejo agrícola, ganadera, comercial y de atención a los medios de comunicación. Ni un segundo que perder (tampoco que cobrar en un trabajo donde preside la afición y el siempre duro romanticismo). Sin marcha atrás para repasar lamentos por ese toro del que estaba enamorado y se ha partido un pitón, valiendo ya solo para rejones, o a mayores, por la ruina en la que está inmerso... Pero hay que seguir; además, un rayo de luz indica que un resquicio de esperanza llega al rescate. Tras acarrear en tractor varias paletadas de alimento para los cerdos y organizar el tajo de los conocedores entre las mangas y cercados, supervisa y adecenta la estancia junto a la infinita voluntariedad del aficionado Jean François, allegado de la casa desde hace lustros.

El conocedor Francisco Hidalgo, a la izquierda, junto al colaborador Carlos Salvatierra, de Fustiñana, a caballo delante de la vacada de toros y utreros de saca para esta temporada.

Es inminente la llegada de los representantes de la feria taurina y plaza de la localidad francesa de St. Perdon. Llegan enseguida con la intención de dar otra vuelta, que será definitiva, para comprar los utreros de la novillada de la plaza de Mont de Marsan programada para el 29 de agosto.

El encuentro entre profesionales se convierte, de improviso y con el único tentempié de unas botellas de agua, en un coloquio sobre la situación de la fiesta en conjunto y, en especial, en lo referido a la determinación de la afición francesa por mantener la seriedad en cuanto a la organización de festejos y el buen desarrollo de la lidia, en especial en lo referente al tercio de varas. Se aúna el placer de uno de los momentos más emotivos de una corrida: cuando un toro, bien colocado y a la distancia que pide, se levanta sobre sus cuartos traseros para iniciar el galope hacia el caballo desde el que cita el piquero de turno. Para las opiniones más íntimas se dan varios titulares: El Juli y esos no son toreros, son futbolistas, que apuntó con vehemencia Jean François. O aquél que interroga ¿en la entrada de las plazas pone plaza de toros o plaza de toreros? Emociones, opiniones, titulares y pura vida taurómaca; más si el esfuerzo es al alimón para preservar una cultura europea y mundial. Un ¡bravo!, en concreto, por el esfuerzo de Baigorri y el rigor de la asociación La Muleta de St. Perdon.

Noticias relacionadas

noticias de noticiasdenavarra