Chuchín Ibáñez: El que resiste, gana

Nuestro mariachi saca un álbum doble en el que reúne canciones mexicanas y viejos clásicos del pop español, una proeza sacada adelante con la fórmula infalible: pasión, talento y trabajo duro.

20.07.2021 | 00:22
Chuchin Ibáñez en una foto de archivo de un concierto en el mercado de Santo Domingo de Pamplona

CONCIERTO DE CHUCHÍN IBÁÑEZ

Fecha: 04/07/2021. Lugar: Rockollection. Incidencias: Entradas agotadas para la presentación en directo de Chuchín Ibáñez de su último álbum (el doble ¡Gracias!). Actuó en solitario, aunque con le acompañaron varios amigos: Javi Egurza, Mikel Etxart, Peio Etxarri, Iñigo Juango, Raúl Vital, Fran Jurío y Rafa Iribarren.

Como a tantos otros artistas, a Chuchín Ibáñez le ha tocado sufrir en esta pandemia. Demasiados meses sin pisar un escenario, que es la gasolina emocional y material de los músicos. En vez de resignarse, nuestro mariachi se ha encerrado en el estudio y ahora entrega un álbum doble en el que reúne canciones mexicanas y viejos clásicos del pop español. Una proeza sacada adelante con la fórmula infalible: pasión, talento y trabajo duro. El domingo pasado presentó en directo el proyecto con todas las entradas agotadas. Comenzó dando las gracias, como hace también en el título de su último disco. Al igual que sucede en el álbum, en la Rockollection ofreció dos partes diferentes. La primera, centrada en el Chuchín que todos conocemos, el que borda las rancheras y llega hasta el corazón del público con ellas. Y la segunda, dedicada a alguna de los grandes himnos del pop rock español. Por cierto, hablando de himnos del pop patrio: qué buena pinta tiene el Rockollection, con sus paredes decoradas con fotografías de bandas nacionales (Loquillo, Héroes del Silencio, Gabinete Caligari, Radio Futura...) e internacionales (U2, David Bowie, Lou Reed, Rolling Stones...). A ver si regresamos a la normalidad y podemos disfrutar de esta sala.

Ante la imposibilidad de subir al escenario con toda la banda, Chuchín utilizó bases musicales pregrabadas. Así, obviamente, el sonido fue excelso durante toda la tarde noche. La voz sí que era en directo, por lo que fue la garganta del mariachi la que transmitió el calor que toda actuación en directo requiere. De esta manera repasó algunas de las canciones incluidas en ese primer disco de su último trabajo: Viva el amor, que ya cantó con el Dúo Gala cuando solo era un niño, Caray, en la que el acompañamiento corre a cargo de una charanga, Falsa mujer, con Javi Egurza, Ojalá que te vaya bonito, con Chuchín tocando la guitarra en directo, Morena de mi corazón, con Mikel Etxart (de Mochila 21), Ella, de José Alfredo Jiménez, con el recitado de Peio Etxarri, o El huérfano, con Iñigo Juango.

Tras un breve receso, llegó el momento de disfrutar de eso que Chuchín denomina su Cara B, la gran música nacional que tantos años lleva acompañándole, a él y a todos. Aquí se salió de su registro habitual, pero se le veía igualmente cómodo. Dejó en el camerino su inseparable traje de mariachi y salió vestido de rocker. Fue el turno de otro tipo de canciones como Apuesta por el rock and roll, original de Más Birras y popularizada por Héroes del Silencio primero y por Bunbury después, Brillar y brillar, de Loquillo El mundo tras el cristal y Mil calles llevan hacia ti, de La Guardia, Animal caliente, dedicada a Boni y con la colaboración de Raúl Vital y Fran Jurío, Cien gaviotas, de Duncan Dhu, o el mítico Cadillac solitario, que contó con la ayuda de Rafa Iribarren, de La Banda del Desagüe. El final llegó con todos los invitados en el escenario cantando Resistiré. De eso es de lo que se trata, y Chuchín es un buen ejemplo: el que resiste, gana.

noticias de noticiasdenavarra