El programa 'Todo es mentira' contradice la versión de Eduardo Inda en su visita a Alsasua

El director de 'OKDiario' aseguró haber sido encerrado contra su voluntad dentro del bar Koxka

09.02.2020 | 00:07
Una reportera de 'Todo es mentira' trata de hablar con Eduardo Inda.

El director de 'OKDiario' aseguró haber sido encerrado contra su voluntad dentro del bar Koxka.

PAMPLONA. En su visita a Alsasua para entrevistar al líder del PP, Pablo Casado, Eduardo Inda aseguró que el dueño del Koxka los encerró durante unos 10 minutos en el bar mientras en el exterior se aglutinaban "unos 25 proetarras". No obstante, el programa de televisión 'Todo es mentira', comandado por Risto Mejide, ha puesto en duda la versión del director de 'OKDiario'. "En el vídeo no se aprecia nada de eso", apuntan.

"Todos los héroes tienen a su archienemigo. Batman tiene a Joker, Guardiola a Mourinho y 'Todo es mentira' tiene a Eduardo Inda", afirmó Mejide entre risas durante el programa de este lunes, en el que los colaboradores analizaron el vídeo de los hechos.

Unos hechos de los que "Inda publica solo 66 segundos en un vídeo con 13 cortes. En las imágenes de la salida del bar solo se aprecian 3 jóvenes con las manos en los bolsillos y aparentemente tranquilos". Asimismo, en 'Todo es mentira' destacaron que de la actuación de la Guardia Civil solo se ve cómo los agentes estrechan la mano de Casado.

Por último, los integrantes del programa quisieron retar a Inda a mostrar todo el material sobre lo sucedido: "¿Por qué solo se ha publicado 66 segundos de ese encierro? ¿Por qué no hay imágenes de su discusión con el dueño del bar? Inda, te pedimos que aceptes el reto y publiques la escena completa", concluyeron.

EL TESTIMONIO DEL DUEÑO DEL BAR

Este martes, Josu Muñoa, propietario del Koxka, expuso su versión de lo acaecido hace una semana. Según afirmó el dueño del establecimiento, al exigir explicaciones a la jefa de prensa de Casado, esta le pidió que se identificara. Entonces, tras ver la reticencia de los presentes a dejar de grabar, Muñoa apagó la música, encendió las luces y bajó la verja para comunicarles que debían marcharse.