Emisión imposible

Qué miedo dan algunas señorías

09.02.2020 | 16:29
Qué miedo dan algunas señorías

Netflix ya ha subido las tarifas de puro éxito que está teniendo. Es como si hubieran intuido que hay un tipo de espectadores a los que se les pudiera ir metiendo la mano a la cartera porque tienen muy claro que no vuelven a ver la televisión de los mil anuncios ni locos. Son estas contrapartidas las que se toman las plataformas triunfadoras que van subiendo el alquiler de sus servicios. Pero han elegido un mal mes para hacerlo: si en alguna fecha es prescindible la televisión es ahora que el verano te ofrece otras alternativas con el buen tiempo y el día se alarga tanto que uno puede pasar de largo el prime time sin ni siquiera darse cuenta. La que no quedó claro si se dio cuenta o no, fue Elisenda Paluzie, la presidenta de la Asamblea Nacional Catalana que ajena o no a que le estaban grabando se metió con la informadora Blanca Basiano, de Antena 3. Una grabación que pusieron en el informativo como un triunfo del periodismo sobre la sin razón, cuando la grabada lo dijo bien claro: "qué pesada. No te voy a dar el titular que quieres, borde". Y es que esto de conseguir los titulares a costa de aburrir al personal nunca ha sido una herramienta muy recomendable, más que nada por que es como aquella manera de presentarse que tenían los payasos de la tele que preguntaban insistentemente a los niños del público: "¿cómo están ustedes?" Al final todos acababan gritando "bien" pero ahí desde luego podía haber pasión pero no toda la verdad. La verdad desde luego no está ni en la repetición ni en algunos tribunales de justicia. La condena por violación de los integrantes de La manada tras los desvaríos de algunos jueces que manosearon el caso para convertir aquella pesadilla real en un aventurilla de nada, da qué pensar y, sobre todo, da miedo. Vale: hay plataformas que asustan porque nunca se sabe hasta dónde subirán sus tarifas, periodistas que provocan miedo su manera de encontrar el titular que buscan y luego, aquí en Navarra, hay algunos jueces que...