El corredor Andrew McLeod, un 'aussie' inquieto

Es profesor desde hace cuatro años en Burlada, pero su pasión son las carreras de larga distancia y lo ha demostrado en la Zubiri-Pamplona, en la que fue el más rápido

29.10.2021 | 20:48
Andrew McLeod cruzando la línea de meta en la Zubiri-Pamplona de la semana pasada vestido con un 'kilt' y un gorro escocés.

Andrew McLeod Leggo (Newcastle, Australia, 28/06/1977) es sinónimo de aventura. Este profesor de inglés afincado en Burlada y un enamorado de las carreras de larga distancia, ha hecho de su pasión una forma de vida que le ha llevado a viajar por todo el mundo.

Nació en Newcastle, Australia, una ciudad costera a dos horas de Sidney. Allí pasó su infancia y parte de su juventud. Pese a que el deporte rey en esta zona es el surf, McLeod prefería el cricket y el fútbol australiano. "Empecé con el atletismo con 19 años para ayudar con el fútbol australiano, me servía para prepararme físicamente", señala.

Lo que empezó como un entrenamiento complementario a otros deportes, fue ganando peso y con 24 años realizó su primera maratón: "La hice hace en Sidney, en el mismo recorrido que el de los Juegos Olímpicos del 2000". La primera de doce.

Ese afán de correr le iba a llevar lejos de las tierras aussies, y de un día para otro cogió las maletas y se recorrió medio mundo rumbo a su nuevo hogar. "Australia se encuentra muy alejado del resto de países, en el telediario se habla mucho de Estados Unidos y Europa y a uno le entran ganas de conocer esos lugares", comenta y añade que, "es muy típico en el país lanzarse a la aventura".


"Mi plan era estar fuera un par de años y volver a Australia, pero después de 18 años no lo he hecho"


Y así hizo. Su primera parada fue Reino Unido, y más concretamente Newbury, una pequeña ciudad de 30 mil habitantes, al oeste de Londres. Durante cuatro años compaginó su empleo como trabajador social con las carreras. "Mi plan era estar un año y medio o dos años y luego retornar, pero no fue así. Todavía no he vuelto a Australia", dice entre risas. En esos cuatro años realizó tres maratones más, una en Edimburgo (Escocia) que confirmó su pasión por este deporte, y dos más en Londres.

A los cuatro años se le acabó el contrato laboral y decidido a prolongar su estancia en Europa mudándose a Ausburgo (Alemania) para ejercer como profesor de inglés. "Me fui a Alemania a buscar oportunidades para vivir. Tuve suerte y me salió un puesto de trabajo", recuerda.

Ocho años estuvo en tierras germánicas. Allí conoció a la que es su actual mujer, el motivo por el que acabó llegando a Navarra. "Mudarme no suponía ningún problema y pude encontrar trabajo de profesor de inglés", comenta.


Herencia familiar


Adaptarse a nuevas situaciones nunca le ha supuesto un problema. Desde el principio su familia vio con buenos ojos que abandonase el hogar para irse a más de quince mil kilómetros. "Cuando le dije a mi madre que me quería ir a otro país ella se alegró y me dijo que lo raro era que no quisiese".

En su familia no era el primero en hacer un viaje tan largo, pero si en hacerlo sin vuelta. "Mi madre vivió un año en Reino Unido y mi padre hizo algunos viajes con sus amigos cuando era más joven".

Cuando Andrew era muy pequeño, vivió dos años en Malasia. "Para mis padres vivir en otro país suponía algo muy grande, una muy buena experiencia y una gran aventura", expresa. Tantos cambios de países te da para conocer a diversas personas y ver las diferencias entre unos sitios y otros. "Hay gente buena en todos lados, pero sí que es cierto, que en cada sitio tienen sus peculiaridades", analiza.

De España resalta dos detalles que le llaman la atención y que suelen ser tópicos del país. "La gente habla muy alto, es muy ruidosa", observa. También señala una curiosidad que ha visto en sus alumnos de inglés en comparación a los de otros países: "Los españoles escriben frases muy largas, escriben igual que hablan. En inglés preferimos frases más cortas".

Por último, resalta un rasgo de la personalidad que le ha llamado la atención en su club de atletismo, el Hiru-Herri. "Hay un alto grado de compromiso en el sentido que todo se hace en conjunto, cuando estaba en Alemania, en el equipo entrenábamos dos veces por semana y el resto lo hacíamos por nuestra cuenta", explica, señalando que, "soy incapaz de gastar la cantidad de tiempo que me reclaman".


Por todo el mundo


506,36 kilómetros. Doce maratones. Diez ciudades. Nueve países y tres continentes. El bagaje que tiene Andrew a sus espaldas. Todo empezó en Sidney, y si no hay ningún problema, el cinco de diciembre correrá el decimotercero en Valencia.

Entre medias, el mencionado maratón de Edimburgo y los dos de Londres, otros dos en Alemania, Frankfurt y Berlín; uno en Viena, Róterdam, Reikiavik y Nueva York y dos más en Valencia.


"Tengo el objetivo de hacer el maratón en 2 horas y 30 minutos; en Valencia lo intentaré"


McLeod tiene más que experiencia en maratones y algún que otro triunfo en carreras de menor distancia, aunque él señala que no es de los más rápidos de su club. "Aquí en España el nivel es muy alto. La Zubiri-Pamplona la pude ganar porque mucha gente estaba en el Campeonato de Cross de Estella o en la media maratón de Valencia".

De Pamplona destaca la variedad de rutas y caminos que hay para correr y las "muy buenas pistas" que tiene. Aunque le pone una pega en comparación a otras ciudades donde ha corrido. "Cuando llueve es muy peligroso correr, te puedes caer en cualquier momento. En Ausburgo las rutas eran más seguras", afirma.

Su mejor marca en un maratón es de 2 horas 30 minutos. En comparación a los tiempos más rápidos de sus equipos es un buen tiempo. "En Australia el récord estaba en 2 horas 11 minutos, pero lo tenía Scott Wescott, un atleta profesional que participó en el maratón de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro".

En Hiru-Herri el mejor tiempo pertenece a Gabriel Garín, 2 horas 20 minutos y 12 segundos, conseguido en Amsterdam en 2005. McLeod se pone sus objetivos un poco más asequibles para las próximas competiciones. "Mis metas estos últimos años han sido hacer los 10k en 32 minutos, la media maratón en una hora y la maratón en 2 horas y 30 minutos. Solo me queda por conseguir este último".

Antes de Valencia, su próxima parada será mañana, con la media maratón en las Murallas, primera carrera que disputó en Pamplona, en 2017 y en donde quedó segundo. El 28 de noviembre participará en la media maratón en San Sebastián.

DATOS

Ficha  personal Andrew  McLeod Leggo (Newcastle, Australia, 28/06/1977).
Maratones Ha corrido doce maratones. Dos en Londres, dos en Valencia, Berlín, Viena, Reikiavik, Róterdam, Nueva York, Edimburgo, Frankfurt, Sidney.  
Marca personal En el maratón de Valencia en 2019 consiguió su mejor tiempo (2 horas 31 minutos).
Equipos Actualmente corre en Hiru-Herri y con los Beers Runners.

noticias de noticiasdenavarra