La Strade Bianche regresa con un amplio abanico de candidatos al triunfo y con la baja de Valverde

08.02.2020 | 23:13
Tiesj Benoot, ante el reto de repetir triunfo en la Strade Bianche, algo que no ha conseguido ningún corredor en las previas 12 ediciones de la clásica.

LA 13ª EDICIÓN DE LA STRADE BIANCHE se celebra este sábado 9 de marzo, la primera citaimportante del año, la "Clásica del Sterrato", que significa caminos blancos enitaliano, una ruta sin asfaltar que una vez más volverá areunir por estos sinuosos caminos toscanos a los mejores clasicómanos del mundo.

Nacida en el año 2007, seguramente en pocas ediciones va ser una de las pruebas más hermosasque cualquier corredor ambicioso va querer ganar. No tenemos más que ver la calidad de loscorredores que la han ganado estos años atrás, como Philippe Gilbert, Iglinskiy, Moreno Moser,Fabian Cancelara, Michal Kwiatkowski y el actual ganador Tiesj Benoot. Alejandro Valverde esel español que más se acercado a la victoria con un tercer puesto en 2014.Su recorrido transcurre por la toscana italiana, vuelta circular que empieza y acaba en el centrode Siena, concretamente en San Gimignano. Es uno de los rincones más visitados del mundo,pueblo medieval amurallado en el que llego a haber 72 torres de diferentes alturas, y que a díade hoy solo mantiene 15 de ellas. Siena también es muy conocida por sus tradicionalescarreras de caballos en mitad del pueblo, un tanto salvaje pero muy bella.

El recorrido de la Strade parecediseñado por la oficina de turismo, porque pasa por las zonas mas hermosas de la Toscanaitaliana, pasando por tres ciudades que son Patrimonio de la Humanidad. Es una deesas citas con magia que envuelve a corredores y aficionados.

El trazado es más propio de otros tiempos, por eso está ganando atracción entrelos profesionales. El atractivo lo ponen sus casi 70 kilómetros sin asfaltar y sus duras colinas que, apriori, convierten la carrera en una de las más duras del ciclismo internacional. Aún no tiene lahistoria del Tour de Flandes, París Roubaix o Lieja, pero estoy seguro de que va amarcar una época en el ciclismo moderno, ya que tiene aires nuevos, con ese toque puro yromántico que antiguamente las carreras tenían.

La carrera arrancará muy rápida y sin apenas calentar, ya se querrá hacer la escapada antes delkilómetro 35 donde comienza el primer tramo sin asfaltar de 13 kilómetros de distancia, y asísucesivamente. Entre tramos sin asfaltar y colinas de gran dureza no va a haber ni un segundode respiro para los corredores. Hasta la meta es una carrera muy nerviosa y con un final muyexigente. La última colina está situada en la parte antigua de la ciudad, a pocos metros de meta,con unas rampas de hasta el 16%.

Competencia no va a faltar en esta edición en la que el vigente campeón del equipo Lotto, TiesjBenoot, seguramente no participe tras sufrir una caída en la clásica del pavésOmloop, así que la lista de favoritos es muy amplia con corredores como Wout Van Aert,Vincenzo Nibali, Julian Alaphilippe, Michal Kwiatkowski o Peter Sagan. El campeón del mundoAlejandro Valverde, que siempre reconoce su admiración por esta carrera, es baja de últimahora por caer enfermo, y no estará en la salida de una clásica que estábamos seguros de que la podíaganar.