El día de terror de los escaladores

la segunda etapa la crono por equipos se cruza en el camino de los menos dotados en la lucha contra el reloj

09.02.2020 | 18:48

bruselas - El Tour de Francia se dispone a vivir la primera cita importante dentro de la primera semana con la contrarreloj por equipos de 27 kilómetros en Bruselas, donde ya se podrían establecer algunas diferencias entre los favoritos. Un esfuerzo en conjunto donde son clave los rodadores y los escaladores lo viven como un vía crucis.

Una crono por equipos requiere orden y velocidad lineal en torno a relevos bien sincronizados, si bien los factores externos como el perfil del recorrido o el viento pueden obligar a la improvisación dentro del grupo, que debe tratar de no perder ningún corredor por el trayecto.

Eusebio Unzué, director del Movistar, contaba en la salida de la primera etapa en Bruselas las líneas básicas a la hora de organizar una crono por equipos. "Todo se hace guardando la parte aerodinámica del equipo, buscando el equilibrio entre los corredores más potentes y los menos fuertes en la modalidad, haciendo la escalera más interesante. Luego se puede romper porque alguno no tiene su día".

Movistar saldrá en la crono de hoy con especialistas como el portugués Nelson Oliveira o el pamplonés Imanol Erviti y escaladores como Nairo Quintana y Mikel Landa, que tiene claro que van a sufrir en los 27 kilómetros de recorrido. "Tenemos un equipo con experiencia y la verdad es que no podré aportar mucho. Los escaladores en esas cronos sufrimos mucho, es el peor día para mi, seguir a mis compañeros es muy duro", señaló Landa con buen humor en el estreno del Tour.

Hay que proteger a los más débiles, según explica Eusebio Unzué. "A los escaladores los guardas atrás, a veces sin dar relevos o con relevos más cortos, la mitad que los especialistas. Nosotros tenemos buenos rodadores y sabemos que los más ligeros aportarán menos, pero vamos a tratar de salvar la crono con dignidad".

Según Eusebio Unzué, la salida es importante porque puede condicionar el resultado final. El primer lanzador debe tener experiencia y marcar el ritmo mientras se coloca el equipo hasta alcanzar la velocidad de crucero. Una vez logrado el primer objetivo hay que tratar de mantener una marcha lineal".

La velocidad no debe aumentarse bruscamente ya que el corredor que ha hecho el relevo y vuelve a la fila debe incorporarse a la fila sin que sufra en exceso. Y si un corredor no puede mantener la velocidad también puede perjudicar mucho al grupo. Deberá dar relevos más cortos.

A pesar de los cálculos y las buenas intenciones, los escaladores asumen que la jornada de hoy se debe afrontar persiguiendo evitar el peor de los males. "Mañana (por hoy) probablemente cedamos algo de tiempo, pero esperamos que no sea mucho y poder seguir trabajando bien", señaló ayer Nairo Quintana, uno de los jefes de Movistar. "Esta etapa es uno de los peores días para mí", también añadió Landa.

Jonathan Castroviejo, acaba de lograr en Murcia su quinto título nacional contrarreloj, y en las filas del Ineos de Geraint Thomas y Egan Bernal será pieza clave para la crono de la escuadra británica.

El corredor vasco estima que las diferencias en la crono del domingo "podrían estar entre 20-40 segundos. Será una crono rápida, pero no creo que se decida el Tour por el resultado de la crono".

Para Castroviejo las claves de una contrarreloj por equipo es "la confianza del equipo en la rueda delantera, en el hombre que encabeza la fila, la concentración y la coordinación para los relevos".

"Se trata de hacer esprints de unos 20 segundos, a tope, y luego recuperar durante otros 20, y guardar el sitio en la fila. Hay que hacer esprints continuamente", explicó el corredor vasco.

La concentración, comenta Castroviejo, "depende también del efecto del viento, de las curvas, y sobre todo, hay que estar atentos al que va primero, a sus frenazos, sus movimientos".