Julen Amézqueta: "El balance de La Vuelta es positivo, pero se nos queda la espinita clavada de no haber logrado un resultado mejor"

Seis fugas y tres premios a la combatividad corroboran que el ciclista estellés ha sido protagonista en su segunda participación en la ronda española, en la que ha quedado 43º

07.09.2021 | 19:54
Julen Amézqueta, en la segunda etapa de La Vuelta a España 2020.

El equipo navarro del Caja Rural-Seguros RGA buscaba protagonismo en La Vuelta a España. El corredor que ha abandaredo esa estrategia ha sido Julen Amézqueta (Estella-Lizarra, 12/08/1993, 28 años). Presente en las fugas de seis etapas, ha ganado tres premios a la combatividad. 
 

En su segunda participación en la ronda española, Amézqueta ha terminado 43º en la general. Rozó el top 10 en la etapa  en la que Odd Eiking cazó el maillot rojo en la fuga. El ciclista estellés tiene "la espinita clavada" de no haber estado más cerca de la victoria, pero se ha visto "muy bien físicamente".

A final de mes en Italia cierra una temporada en la que destaca su tercer puesto en la Vuelta a Andalucía y la novena plaza en el Campeonato de España
.


Seis días en la fuga y tres premios a la combatividad. ¿Se va con buen sabor de boca de La Vuelta? 


–El balance final sí es positivo. Estoy contento, pero con la espinita clavada de no haber conseguido un resultado un poco mejor. Nos hubiera gustado un resultado mejor y se nos queda esa espinita clavada.


Antes de iniciar la carrera comentaba que el objetivo era ser protagonistas en las fugas y aspirar a algún triunfo de etapa.


–El objetivo era aspirar a lo máximo con ganar alguna etapa. Quizá ese objetivo se haya quedado un poco más lejos de lo que pensábamos, pero el balance es bueno.

 

Venía de una lesión importante en la clavícula. ¿Cómo se ha encontrado físicamente?
 

–He llegado muy bien. Si no estás bien físicamente, no llegas tantos días a la fuga como he estado yo. Han sido fugas que han costado mucho tiempo hacerse y hay que estar capacitado física y mentalmente y muy motivado para cogerlas. Si no estás a tope, no puedes estar en el sitio y es muy difícil coger la fuga.
 

Antes de La Vuelta anticipaba que el nivel iba a ser altísimo y así ha sido. ¿Cómo se veía a Roglic desde dentro del pelotón?
 

–Yo le he visto muy seguro. Al principio, vio que su equipo no estaba tan fuerte y por eso dejó el liderato unos días en manos de Eiking. Guardaron fuerzas para la última semana porque las iban a necesitar. Ahí agarró el maillot rojo y lo afianzó. A mí me transmitía mucha seguridad.  
 

El alto del Gamoniteiru era la que má respeto le daba, ¿cómo la vivió?
 

–Fue una etapa muy dura. Desde el principio en la Cobertoria empezaron a dar gas con un ritmo muy machacón. Se hizo rápido la selección y ya estábamos mentalizados de que la subida al Gamoniteiru era una hora. Era la etapa reina con más de 4.000 metros de desnivel, qué te voy a contar.
  

En el plano personal, se ha llevado tres premios al más combativo de la etapa. El primero en la tercera etapa, en el Picón Blanco.
 

–Ese día me vi con opciones de haber culminado la fuga. Teníamos renta, pero detrás los favoritos subieron muy rápido y me cogieron en el último kilómetro. La novena etapa –en la que también fue elegido el corredor más combativo– la tenía marcada con una 'x'. Por el perfil, pensaba que era propicia para que llegara la fuga. El pelotón empezó a tirar con el UAE y ya me centré en ser el más combativo. 
 

Su mejor resultado fue el 11º puesto en la etapa diez, en la que Odd Eiking se puso líder gracias a la fuga.
 

–Era una fuga de mucha calidad y sabíamos que llegaba. Empezamos el último puerto con diez minutos de ventaja. Me centré en hacer el último esfuerzo lo más rápido que pude. Entré en un sprint por el quinto puesto y no pude conseguir un mejor resultado porque no es mi fuerte. Me quedé con un poco de rabia por no haber lanzado el sprint de manera diferente y haberme lucido un poco más.
 

¿Cómo vivió el tema del abandono de Supermán López?
 

–Me enteré cuando terminé la etapa. Me quedé muy sorprendido, no me lo esperaba.
 

Sus dos participaciones en La Vuelta han sido en pandemia. ¿Qué diferencias ha visto entre una edición y otra?
 

–Tener el público en las cunetas ha sido lo más bonito y lo que más hemos notado. Se echaba mucho de menos. Ha sido lo mejor, sin duda.
 

¿Los protocolos de burbuja y test de covid han sido estrictos?
 

–Sí, ha seguido prácticamente igual. Sabíamos que si daba un positivo en el equipo, nos íbamos todos para casa. La Vuelta era el objetivo del añoy no podíamos exponernos a ese riesgo. Hemos tomado medidas desde las carreras previas como la Vuelta a Burgos y varias clásicas. El mes antes de La Vuelta fue muy estricto.
 

De cara al año que viene, ¿qué retos se plantea?
 

–Centrarme en el calendario de este año, en las carreras que he hecho que más se adecúan a mí, más montañosas. Carreras como Cataluña, la Itzulia, Alpes, la Vuelta a Andalucía me gustaría repetir también. En la segunda parte del año, nos centraremos ya en La Vuelta.
 

La temporada llega a su fin dentro de poco. Tercero en la Vuelta a Andalucía, ha mejorado su puto en La Vuelta a España... ¿Qué balance hace de 2021?
 

–He ido progresando, he tenido buenos resultados y me da moral para seguir en el pelotón.

 
noticias de noticiasdenavarra