récord de asistencia en el fútbol femenino

Como una catedral

Un Athletic muy combativo cae eliminado de la copa después de tutear al potente atlético de Madrid y convierte san mamés en un referente mundial para el fútbol femenino

08.02.2020 | 17:06
La afición del Athletic cumple de manera espectacular con las chicas del Athletic. FOTOS PABLO VIÑAS
Athletic Club 0 At.Madrid 2

Athletic0

Atlético de Madrid2

ATHLETIC: Ainhoa, Moraza (Min. 86, Leia), Garazi Murua (Min. 72, Marta Perea), Gimbert, Eunate, Unzué, Damaris, Cirauqui (Min. 45, Sierra), Erika, Nekane (Min. 83, Azkona) y Lucía García.

ATLÉTICO DE MADRID: Gallardo, Kenti Robles, Tounkara, Laia Aleixandri, Menayo, Kaci, Meseguer, Angela Sosa (Min. 89, Linari), Amanda (Min. 65, Viola), Jenni Hermoso (Min. 85, Olga García) y Ludmila (Min. 73, Falcón).

Goles: 0-1: Min. 45; Angela Sosa. 0-2: Min. 94; Kaci.

Árbitro: Acebedo Dudley (Catalana). Expulsó a la visitante Robles (Min. 48) y amonestó a la locales Damaris y Garazi Murua.

Incidencias: 48.121 espectadores en San Mamés en la eliminatoria a partido único de cuartos de final de Copa.

Bilbao - No sirvió el calor del hogar. Ni tampoco el mítico San Mamés entregado a su equipo, con una entrada de récord. Algo pocas veces visto en el planeta fútbol. 48.121 espectadores que llevaron en volandas a las leonas. Una respuesta ejemplar de la afición rojiblanca. El Athletic lo dio todo pero no fue suficiente y dice adiós a la Copa porque enfrente tuvo a un rival de los que se dice que está dos puntos por encima. No uno, sino dos. Pero las pupilas de Joseba Agirre pelearon hasta el final.

El Athletic presentó de inicio la novedad de Moraza en el lateral derecho, dando entrada a Cirauqui por su banda. Además, Erika regresó al once inicial tras la lesión. En el ataque colchonero la referencia fue la brasileña Ludmila. Y el encuentro comenzó con Meseguer robando un balón, que acabó disparando Amanda provocando un córner. Era un tímido aviso visitante. No tardó en responder el conjunto bilbaino. La primera combinación entre Nekane y Lucía cruzando la defensa madrileña acabó en gol, pero incurriendo en un fuera de juego clarísimo. El timón colchonero era Meseguer, que movía a sus compañeras a su antojo. Con tres defensas se quedó el Atlético en muchas ocasiones y la incorporación en ataque de la lateral Menayo proporcionaba superioridad en el centro del terreno a las de José Luis Sánchez. El Atlético era el que llevaba la batuta con un Athletic aguerrido, nervioso y pegajoso. Lucía exhibió su gran momento de forma cada vez que entró con el contacto del balón. Ludmila hizo lo propio en la otra área. Su fortaleza física y velocidad puso en aprietos a la zaga rojiblanca. Se jugaba en el campo del Athletic y eso era peligroso. Ludmila estuvo a punto de dar un disgusto a San Mamés cuando el balón rebotó en su cara en el área pequeña con un destino incierto.

El Athletic no estaba cómodo, jugaba más con corazón que con cabeza. Con las gradas apretando. A un balón al área de Moraza sin mucha fuerza llegó antes Gallardo que Lucía. Otra vez la portera visitante, una de las destacadas, tuvo que salir volando de puños para despejar. Con garra y tesón se metió Eunate hasta la cocina y en su finalización le cayó el esférico a Nekane, pero con dos guardias pretorianas como Laia y Menayo poco pudo hacer.

La mejor ocasión de la primera parte la firmó Lucía en una jugada de Erika con un posterior semirremate de Nekane. El balón le cayó como llovido del cielo, pero en su finalización, sola en línea de gol, lo mandó arriba con su rodilla ante la presencia de dos defensas rivales. Lucía se volvió a escapar de su par para encontrarse a Gallardo. Eran los mejores minutos del Athletic, que tuvieron su réplica a cinco minutos del final en otra internada de Ludmila, que no pudo finalizar de tacón Hermoso. Y cuando menos se esperaba, poco antes del descanso, el Atlético se adelantó en el marcador. Un jarro de agua fría. Kaci lanzó un balón mordido hacia Sosa, que en su primer intento no pudo empalmar dentro del área. Tras un reverso ante dos defensas rojiblancas, la colchonera lanzó un balón ajustado al palo al que Ainhoa no llegó. Inmerecido, no. Lo siguiente.

El atlético se queda con diez En la segunda parte el Athletic salió a por todas. Con la presión del resultado y el reloj, pero sin los nervios del primer acto. Sierra entró en el lateral derecho y Moraza adelantó líneas tras dejar su sitio Cirauqui. Le dio más empaque al equipo. Erika probó suerte ante Gallardo con un disparo cerrado desde la izquierda que buscaba el primer palo. Y llegó la otra jugada capital del partido. Lucía se escapó por velocidad y Tounkara, siendo la última defensora, cometió falta en una jugada en la que tampoco pudo marcar al final Nekane en el uno contra uno con la guardameta rival. La colegiada, incompresiblemente, entre todo el barullo que se montó expulsó a Kenti Robles.

En inferioridad se desató por completo el Athletic decidido a igualar la eliminatoria. El partido estaba muy emocionante. Ahora el dominio correspondía a las leonas y las colchoneras buscaban dormir el partido. Erika mandó un balón muy peligroso al área al que no llegó por los pelos Damaris. Pero la gran ocasión de empatar la eliminatoria la tuvo Azkona al recibir dentro del área adelantada por la derecha un balón que luego cruzó demasiado. Un disparo de Erika tropezó en una defensa y todo San Mamés pidió penalti.

El 0-2 llegó con el Athletic volcado, desprotegido, en el último minuto de la prolongación, en un balón interior de la espectacular Meseguer que Kaci llevó a la red. Una pena en una cita histórica en San Mamés.