Con la cabeza alta

campeonato de españa | la selección navarra femenina sub-17 cayó por la mínima en la final ante madrid

09.02.2020 | 03:54
La selección navarra femenina sub-17, con Rafa del Amo, posa con el trofeo que le acredita como subcampeona del Campeonato Nacional de Selecciones Autonómicas Femeninas.

Campeonato de España | La selección navarra femenina sub-17 cayó por la mínima en la final ante Madrid

Navarra sub-170

Madrid sub-171

NAVARRA Ilargi López, Olaia Brieba, Saioa Larumbe, Elena Linzoáin, María Mendaza, Nadia Armendáriz (Saioa Echarri, m.68), Sara Carrillo, Ana Urzainqui, Carla Parrondo (Ainara Ortueta, m.50), Maite Valero, Ana Andraiz.

MADRID Jana Xin, Isabel Olmedo, Sonia García, María García, Isabel Pala, Elena Martínez, Susana López, María Portoles, Eva Alonso, Giovana Queiroz, Andrea Julia.

Gol 0-1, m.77: Sonia García.

Árbitro Undiano Mallenco (Comité Navarro). Amonestó a Saioa Larumbe por parte de la selección navarra.

Estadio Instalaciones deportivas de Tajonar. Unos 1.000 espectadores.

pamplona - Sin el título, pero con la cabeza bien alta. Sin el campeonato, pero con la condición de campeonas adquirida por méritos propios. La selección navarra femenina sub-17 perdió por 0-1 ante Madrid en la final del Campeonato de España de Selecciones Autonómicas Femeninas por culpa del gol de Sonia García en el minuto 77. Las navarras acariciaron y, probablemente, merecieron el triunfo pero pagaron cara su falta de acierto.

Navarra cuajó un gran inicio, dejando claras sus intenciones con una presión alta y asfixiante. La selección de Madrid no podía salir cómodamente desde atrás y era obligada a rifar balones largos a Susana López. En el primer minuto, Sara Carrillo tuvo la primera ocasión del partido con un disparo lejano que salió muy por encima del travesaño. La delantera arnedana, heroína en la semifinal ante Andalucía con un hat trick, no tuvo una mañana plácida. La atenta vigilancia de la defensa madrileña impidió que sus compañeras le encontraran con facilidad. Lo intentó con algún disparo lejano, se peleó con la zaga rival y se desfondó en la presión pero no tuvo una actuación inspirada.

Con el transcurso de los minutos, la presión inicial de las navarras se mitigó y Madrid se estiró, encontrando con más facilidad líneas de pase y empezando a acercarse con peligro. Giovana Queiroz fue un puñal por banda derecha. Se sirvió de su corpulencia y velocidad para poner en más de un apuro a la zaga navarra. Aunque ella no fue la única que llevó peligro al área de Ilargi López. En el minuto 41, Sara López condujo por banda izquierda en una jugada excepcional y puso el balón en el área. Su centro lo encontró Elena Martínez pero su disparo se encontró con la mano providencial de Ilargi López, que salvó el empate antes del descanso.

Las dirigidas por Sergio Galán salieron más enchufadas en la segunda mitad y tuvieron una clara ocasión de gol tras el saque de un córner. Centró Carrillo y cazó el balón Maite Valero que, sola en el área pequeña, envió el esférico por encima del larguero.

La réplica de la selección madrileña llegó en forma de gol en una jugada de mala fortuna para las navarras. En el minuto 77, Sara García colgó el balón en un saque de falta lateral y, tras una serie de carambolas, le cayó a Sonia García, que empalmó de volea e Ilargi no acertó a atrapar el esférico. Fue el único desliz de la guardameta, que había hecho un partido excelente hasta ese momento, con la mala fortuna de que decantó una final.

El gol fue un duro golpe para la moral de las navarras, que habían hecho méritos en la segunda mitad para ponerse por delante en el marcador. En los últimos minutos, el combinado dirigido por Sergio Galán se descompuso en busca del empate y la selección madrileña lo aprovechó para contragolpear con peligro.

Tras el pitido final, las jugadoras navarras se desplomaron sobre el césped y rompieron a llorar. El público, enchufado durante todo el encuentro, recompensó su esfuerzo con una sonora ovación. Los ánimos de la grada ayudaron a las jugadoras sub-17 a vislumbrar la importancia de lo que habían conseguido, que merecía ser celebrado. En el fondo, todas eran conscientes de que ayer quien ganó fue el fútbol femenino.