Senegal es finalista al batir a Túnez en la prórroga

Copa África el equipo de mané (Liverpool) gana gracias a un autogol

09.02.2020 | 19:49

Senegal1

Túnez0

SENEGAL Alfred Gomis; Youssouf Sabaly, Kalidou Koulibaly, Lamine Gassama (Moussa Wagué, m. 110), Cheikhou Kouyate; Idrissa Gana Gueye, Badou Ndiaye (Salif Sanñe, m. 81), Saivet; Diatta (Sarr, m. 68), M'Baye Niang (Mbaye Diagne, m. 63) y Mané.

TÚNEZ Mouez Hassen; Mohamed Dräger, Bronn, Yassine Meriah, Oussama Haddadi; Ayman Ben Mohamed (Ghailene Chaalali, m. 82), Ellyes Skhiri, Ferjani Sassi (Anice Badri, m. 106); Whabi Khazri, Taha Yassine Khenissi y Youssef Msakni (Naïm Sliti, m. 46).

Gol 1-0, min. 100: Bronn, en propia puerta.

Árbitro Bamlak Tessema Weyesa (Etiopía). Amonestó a Wahbi Khazri (min. 64), Kalidou Koulibaly (m. 73) y Naim Sliti (m. 76).

Estadio 30 de Junio de El Cairo (Egipto).

El Cairo (Egipto) - Senegal cantó victoria y se metió en la final de la Copa de África al derrotar a Túnez por 1-0 en la prórroga de un partido para el olvido que quedó resumido por el único gol del encuentro: un tanto en propia puerta tras una salida desastrosa del arquero tunecino Hassen. Los senegaleses disputarán la final del próximo viernes, en la que se enfrentarán al ganador del encuentro que disputaron ayer Argelia y Nigeria, que al cierre de la edición de este periódico todavía no había concluido.

Mientras Roger Federer y Novak Djokovik protagonizaban una oda al deporte en Wimbledon, Senegal y Túnez decidían compensar el espectáculo protagonizando un partido con apenas tres tiros entre los tres palos, dos penaltis fallados y un autogol. Sin propuesta ni acierto, los dos equipos dieron la bienvenida a todos a la primera semifinal de la Copa África con 20 minutos soporíferos, sin ocasiones y sin fútbol.

Los senegaleses de Aliou Cissé no lograban llegar al área rival, muy bien defendida por los norteafricanos, y la estrella del Liverpool Sadio Mané apenas ofrecía señales de vida por culpa de su marcador, Mohamed Drager, que no le quitó ojo en ningún momento del encuentro.

La única forma de que marcaran parecía que llegaría fruto de la fortuna. Y así fue. Con ambos equipos compitiendo en errores, la prórroga llegó como un castigo suplementario para el público, que solo se entretuvo con el tragicómico desenlace del gol. Gassama colgó un balón al área aparentemente fácil para el portero, Hassen midió mal la salida y tocó el balón para que rebotara en la cara del central Bronn y entrara poco a poco en la portería. Una fatalidad para Túnez. Una alegría para Senegal. - Efe