Golpe de efecto de Osasuna

seguridad | el promesas consigue el primer triunfo de la temporada

10.02.2020 | 01:52
Oier Calvillo celebra con rabia el tanto del encuentro de ayer ante el Valladolid B.

Osasuna B1

Valladolid B0

OSASUNA PROMESAS Iñaki Álvarez, Samuel Goñi, Liza, Mariano, Endika (Zabarte, min.79) Santafé, Iker Berruezo, Oier Calvillo (Meoki, min.85), Hualde, Marcos Mendes (Gabriel, min.63), Barbero.

VALLADOLID B Samuel, Apa (Morante, min.22), Corral, Alende, Navarro, Víctor, Doncel (Óscar, min.73), Kike, Oriol, Miguel, Mario Soberón (Zalazar, min.58).

Gol 1-0, min. 27: Oier Calvillo

Árbitro Gonzalo Romero Freixas, asistido por Lucas y Morros. Amonestó a Santafé por parte de Osasuna Promesas, y a Víctor, Mario Soberón, Kike y Corral por parte del Valladolid B.

Estadio Instalaciones deportivas de Tajonar.

pamplona - La vuelta de la Segunda División B de Osasuna Promesas en Tajonar no pudo ser mejor. Los de Santi Castillejo consiguieron los tres primeros puntos de la temporada tras vencer, con un solitario tanto de Oier Calvillo, al Valladolid B.

La declaración de intenciones del filial rojillo fue total desde el inicio. Armado con un claro 4-4-2, Osasuna Promesas salió a dificultar los primeros pases del conjunto vallisoletano, pero no surgió efecto en los primeros minutos. Doncel tuvo en sus botas el primer tanto del encuentro, pero Iñaki Álvarez salvó a los suyos con su primera intervención del encuentro. En cambio, el Promesas sí que transformó su primera oportunidad. Marcos Mendes, que las tuvo de todas las colores con los dos centrales rivales, peinó un balón para que Oier Calvillo, muy móvil durante los ochenta y cinco minutos que estuvo sobre el terreno de juego, anotara el único tanto del partido.

Tras el tanto, llegaron los mejores minutos de los navarros. Sin balón, y con una presión muy agresiva, los de Castillejo obligaron al filial pucelano a jugar por los laterales, que recibían siempre muy abajo y no fueron capaces de llegar a zonas de riesgo.

Tras el descanso, el Valladolid B dio un paso adelante, y tuvo la capacidad de tener el balón en zonas intermedias, generando, de esta manera, mucho peligro sobre el área local. En cambio, y a diferencia de lo que ocurrió la pasada semana en el Ciudad de Tudela, el cuadro navarro supo sufrir. Sostenido por un colosal Iñaki Álvarez -el meta realizó dos intervenciones de verdadero mérito- bajo palos y un contundente Mariano en defensa, Osasuna pudo mantener su ventaja y lograr los tres primeros puntos de la temporada ante un conjunto que venía de golear por cuatro tantos a uno al Izarra, y que está llamado a terminar entre los cuatro primeros clasificados del grupo dos de Segunda División B.

La próxima semana, Osasuna Promesas recibirá la visita del Arenas de Getxo e intentará sumar la segunda victoria consecutiva en Tajonar.