Messi firma un doblete

estelar | el argentino marca dos goles y da dos asistencias para derrotar al valladolid

10.02.2020 | 11:17
Messi lanza la falta para marcar el 3-1.

Barcelona5

Valladolid1

BARCELONA Ter Stegen; Semedo, Piqué, Lenglet, Alba (Sergi Roberto, min.78); Busquets, Arturo Vidal, De Jong (Rakitic, min.60); Messi, Suárez y Ansu Fati (Griezmann, min.63).

VALLADOLID Masip; Joaquín, Kiko Olivas, Barba; Porro, Míchel, Óscar Plano (Enes Ünal, min.66), Anuar (Hervías, min.53), Nacho (Salisu, min.32); Waldo y Sergi Guardiola.

Goles 1-0, min.3: Lenglet. 1-1, min.15: Kiko Olivas. 2-1, min.29: Arturo Vidal. 3-1, min.34: Messi. 4-1, min.75: Messi. 5-1, min.77: Suárez.

Árbitro Alberola Rojas (castellanomanchego). Amonestó a Joaquín (min.45), Sergi Guardiola (min.68), Míchel (min.79) en el Valladolid.

Estadio Camp Nou, 59.896 espectadores.

BARCELONA - Un Leo Messi estelar lideró la goleada del Barcelona ante el Real Valladolid y devolvió el liderato provisional al conjunto azulgrana, cuyo fútbol sigue sin brillar pero ya encadena cinco victorias en la Liga.

Dos goles y dos asistencias del 10 enterraron las aspiraciones del cuadro pucelano, que en el Camp Nou puso fin a su racha de cinco partidos consecutivos sin conocer la derrota.

El encuentro empezó de forma inmejorable para el Barça. Un mal despeje de la defensa visitante en la primera llegada azulgrana lo aprovechó Lenglet para fusilar a Masip.

Empató el Valladolid doce minutos después. El 1-1 sentó bien al cuadro pucelano, ordenado atrás, cómodo con una defensa de tres centrales y tan poco exigido por la delantera azulgrana que ni siquiera necesitaba recurrir a las faltas o al juego duro para frenar al Barça.

Así que tuvo que ser Messi el que saliera al rescate. Primero con una asistencia sensacional que Arturo Vidal cazó sin dejar caer el balón y cinco minutos después, con un obús en el lanzamiento de un libre directo desde más de 20 metros que hizo inútil la estirada de Masip.

El astro argentino siguió con su recital tras la reanudación, capaz de convertir un choque vulgar y anodino en una obra de arte tras otra. Control orientado, media vuelta, y otro obús con la zurda para hacer el 4-1.

Quedaba un cuarto de hora, pero la Pulga aún tuvo tiempo de regalar el quinto a su amigo Luis Suárez. El 10 empieza a recuperar su mejor versión. Y, cuando eso ocurre, el líder de la Liga es él. - Efe