La charla

Las barbas del vecino

06.03.2020 | 01:31
Las barbas del vecino

estos días nos han aburrido a imágenes de Eder Sarabia y su actitud en un banquillo de fútbol. Por si no lo saben este chico de 39 años es el segundo entrenador de Quique Setién en el Barça y además es el hijo del aquel espléndido futbolista de los 80 llamado Manolo Sarabia.

El hijo de Manolo, que ya lleva con Setién unos cuantos años, se ha visto metido en un jardín del que ya veremos cómo sale y les aseguro que tampoco ha hecho para tanto. De hecho, cualquier día vemos en un partido de alevines comportamientos mucho más feroces de un entrenador y aquí no pasa nada.

El pasado día que el Barça perdió en el campo de su máximo rival, merecido por cierto, el bueno de Eder se calentó quizá más de la cuenta y despotricó contra muchos de sus jugadores desde su posición en el banquillo de segundo entrenador del Barça. Por esta actuación se ha armado la Marimorena y el debate ya no tiene precio. Que si en el Barça no se puede hacer eso, que si los jugadores se han enfadado, que si le han puesto una trampa o que si la abuela fuma.

No hace mucho tiempo viendo yo un partido de fútbol base escuché a un entrenador una frase que me llamó la atención y que fue quizá de las constructivas que le oí en todo el encuentro. A mitad de partido soltó a su equipo esta perla€. "ostias, no hagáis más esas ostias". Desde luego que los chavales siguieron jugando su partido como si nada hubiera pasado y el entrenador también siguió gritando al viento improperios como tantos otros cada semana.

Muchos como este o seguramente peores tienen en sus manos a nuestros hijos durante unas cuantas horas a la semana y salvo que se peguen entre ellos o con algún padre del mismo perfil no salen en la tele, ni en los periódicos ni en ningún lado.

Eder Sarabia, segundo responsable técnico del Barça, está puesto en la casilla de salida por su comportamiento en el banquillo€ Me gustaría decir que cuando veas las barbas del vecino pelar pon las tuyas a remojar€ pero de poco me vale yo creo.

El autor es técnico deportivo superior

Más información