7.500 millones, las posibles pérdidas para los clubes

Jaume Roures deja claro que "todas las partes" perderían si no se acaba la campaña

28.03.2020 | 23:22
Jaume Roures. Foto: Javier Etxezarreta

BARCELONA – El empresario Jaume Roures, administrador único y fundador de Mediapro, considera que la temporada futbolística se tiene que concluir, porque en el caso contrario los clubes europeos tendrán unas pérdidas en torno a los 7.500 millones de euros.

Así lo aseguró en unas declaraciones a TV3. Roures aclaró que hay una parte de esos ingresos que no se van a recuperar pase lo que pase, pero existe la posibilidad de salvar el 30 por ciento de los ingresos que les quedan por cobrar a los clubes en concepto de derechos televisivos.

La idea de Roures es que el calendario se complete, porque el perjuicio económico se producirá si las competiciones no finalizan, por los derechos que poseen las televisiones nacionales e internacionales que abonaron una gran cantidad por los derechos.

Al respecto, el empresario abre la posibilidad a que se disputen partidos durante el periodo estival o que el próximo campeonato empiece en otoño, en una línea similar a la que plantea el presidente de la UEFA, Aleksander Ceferin.

"El perjuicio de las ligas europeas y de la Liga de Campeones, si no acaba esta temporada, estaría sobre los 7.500 millones de euros, una cantidad que se perdería, no se que cobraría más adelante o se aplazaría; se perdería totalmente", aclara en sus declaraciones sobre dicha posibilidad.

Roures considera que prácticamente todos los actores futbolísticos saldrían perdiendo, por lo cual todos ellos están interesados en que las competiciones finalicen y puedan ingresar ese montante económico. Ya no solo el que pueden perder de las televisiones, sino otros a modo de primas o derechos de la siguiente temporada, por clasificación.

"Quienes perderían (económicamente) no serían las federaciones, sino las Ligas, los clubes, los accionistas y los socios de los clubes", analizó. Para el empresario, que los contratos de los futbolistas finalicen a 30 de junio no tendría que ser "ningún problema" si existe voluntad de solucionarlo por todas las partes.