El Atlético y Lisboa, una relación complicada

Los de Simeone se enfrentan al Leipzig en unos cuartos a partido único (21.00 horas) sin Correa y Vrsaljko, positivos en covid-19

13.08.2020 | 00:02
Trippier, con balón, y Carrasco, en el entrenamiento de este miércoles.

LA PREVIA

Atlético de Madrid Oblak; Trippier o Arias, Savic, Giménez, Lodi; Koke, Herrera, Saúl, Carrasco; Llorente, Diego Costa.

LeipzigGulacsi; Klostermann, Upamecano, Halsterberg; Kampl, Dani Olmo; Mukiele, Laimer, Sabitzer, Angeliño; Schick.

Árbitro Szymon Marciniak (Polonia).

Hora/tv 21.00h. Movistar Liga de Campeones.

No hay momento más cruel para el Atlético de Simeone que la final de la Liga de Campeones de Lisboa en 2014, el principio de una obsesión por el título de los títulos que evoca los peores recuerdos pero que también sostiene la voracidad de un grupo que se encuentra ante su desafío más grande, en la misma ciudad, con formato readaptado por el covid-19 y con el Leipzig como primer o último adversario en el José Alvalade.

No hay margen de error. Ni ahora, en cuartos, ni en semifinales, como jamás lo ha habido en la final. A un partido. Si ganas, pasas; si pierdes, te vas a casa sin consuelo posible, más aún en un equipo con tantas expectativas como el Atlético, cuya realidad no permite ni concesiones ni admite sentimientos de favorito contra ningún oponente. No es más que nadie, seguro. Quizá tampoco menos.

Es la perspectiva desde la que enfoca de nuevo a la Liga de Campeones, a la que llega con la agitación que provocaron los dos positivos por covid-19 del domingo de Ángel Correa y Sime Vrsaljko, bajas para el encuentro y aislados en sus domicilios.

No hay competición que despierte más ambición en el Atlético que la Champions. La deuda de Bruselas, en 1974, la de Lisboa, en 2014 y la de Milán, en 2016. Por haberlo tenido tan cerca. En el estadio del Benfica la tuvo ganada hasta el minuto 93, hasta el 1-1 de Sergio Ramos (la prórroga terminó luego 4-1); en San Siro la compitió hasta el último penalti y sintió la derrota final, por lo menos Simeone, como un "fracaso".

Sin el título final, no habrá valido de nada su hazaña de Anfield del pasado marzo. En Liverpool surgió el fenómeno Marcos Llorente, consolidado ya como una desbordante realidad ofensiva, seguramente la más rotunda del actual Atlético. Por delante de Joao Félix o Álvaro Morata, suplentes en un partido tan definitivo, y al lado de Diego Costa. Con sólo una duda en el once en el lateral derecho entre Kieran Trippier o Santiago Arias, con el inglés más probable. El resto de posiciones está claro: el portero Jan Oblak; los centrales Stefan Savic y José María Giménez; el lateral izquierdo Renan Lodi; y los centrocampistas Koke Resurrección, Héctor Herrera, Saúl Ñíguez y Yannick Carrasco, de derecha a izquierda.

noticias de noticiasdenavarra