copa

Zidane tiembla, pero por ahora no cae

crisis el entrenador sigue en el banquillo del real madrid hasta final de temporada

22.01.2021 | 01:06

madrid – Zinedine Zidane seguirá siendo entrenador del Real Madrid tras la debacle en Copa del Rey, eliminado el miércoles en dieciseisavos de final ante un equipo de Segunda B como el Alcoyano, y dirigirá al equipo mañana en el duelo liguero frente al Alavés en Mendizorroza, tras reunirse con sus jugadores y pedirles que olviden lo ocurrido y se centren en remontar en la Liga.

El Real Madrid no baraja el cese en sus funciones de Zidane y no espera la dimisión del técnico francés, según informaron a Efe fuentes del club. La preocupación en la directiva presidida por Florentino Pérez marca las horas tras una nueva eliminación, tras caer en semifinales de la Supercopa de España y seis días después de la Copa del Rey, pero no se tomará medidas a corto plazo.

La situación económica que vive el club por la pandemia y el estado del mercado de entrenadores se suman a la falta de intención del Real Madrid de cambiar de entrenador a mitad de temporada. Será a final de curso, si no hay eliminación europea en octavos de final de la Liga de Campeones ante el Atalanta italiano, cuando se haga balance junto a Zidane para tomar una decisión de cara al próximo curso.

reunión con la plantilla El técnico francés acudió horas después de la eliminación ante el Alcoyano a la ciudad deportiva del Real Madrid y antes del entrenamiento protagonizó una corta charla de cinco minutos ante las caras largas de todos sus futbolistas. Zidane les pidió que olviden lo sucedido en la Supercopa de España y la Copa y que den todo para luchar por los dos grandes objetivos de la temporada, LaLiga Santander y la Liga de Campeones.

En plena crisis de resultados, con un solo triunfo en los cinco últimos partidos y dos eliminaciones, Zidane pidió unidad para superar el bache y esfuerzo para volver a firmar una racha de victorias que devuelvan las esperanzas en la temporada.

Zinedine Zidane extendió su leyenda negra en su competición maldita, la Copa, la única que no ha conquistado como técnico del Real Madrid. El técnico apostó de inicio por los jugadores menos habituales, pero al final se vio en la obligación a recurrir a un alguno de los titulares –Benzema, Kroos– o estrellas como Hazard para intentar lograr la clasificación. Por encima de la responsabilidad del técnico, la apatía de los jugadores fue algo sonrojante.