segunda división b

Desde Merkatondoa, la salvación es muy posible

GRUPO E / TRAS UNA BUENA PRIMERA PARTE, EL IZARRA SUFRIÓ PARA MANTENER EL RESULTADO

03.05.2021 | 01:16
Los goleadores Cabrera y Gómez celebran el gol de primero. Foto: I. Porto

Izarra2

Alavés B1

IzarraIricibar, Eneko, Gallego; Cabrera (Morte, min. 56), Oli, Laborda; Javi Gomez (Darío , min. 73), Sergio, Endika, Miki; Yoldi (Losantos, min. 84).

Alavés BAritz, Pepe; Rebbach (Gutiérrez, min. 54); Balboa (Sergi, min. 54), Abqar, Julio, Alex Tirlea, Gagua; Ekhiotz (Ibrahim, min. 82); De León (Godoy, min. 54), A. Pérez.

Goles 1-0, min.13: Cabrera (p); 2-0, min.24 : Javi Gómez; 2-1, min.64: Gagua.

Árbitro Ávalos Martos, del colegio Catalán, con la asistencia de Espadas Navarro y Gómez Meneses. Amonestó a los locales Javi Gómez, Miki y Losantos. Por los visitantes a Rebbach, Balboa, Julio, De León y Tirlea.

Incidencias Estadio de Merkatondoa. 250 socios. Minuto de Silencio por Santxo Lamberto.

Estella-Lizarra – El Izarra se jugaba mucho ante el filial del Alavés, que inicialmente vino a Merkatondoa con la moral de un equipo ya descendido. Los de Estella arrancaron con ganas el partido metiendo en su campo a los alaveses. Una presión intensa que acabó con una mano en la defensa que sancionó el colegiado catalán. Fue Cabrera quien con un tiro raso y ajustado a la derecha materializó el poderío del Izarra con el gol de penalti. Un tanto que tranquilizó el empuje del Izarra y que cambió el ritmo del partido. Los visitantes no cambiaron su sistema de juego, en el que su delantero Gagua no recibió ni un balón que jugar solo ante la defensa del Izarra. Apenas diez minutos después, Javi Gómez mandó el balón al fondo de la red, en una falta directa ante la que Aritz no pudo hacer nada. Un gol que dejó tocado al Alavés, que no ocasionó ni una sola jugada de ataque en todo el primer tiempo. Una circunstancia que hizo que el Izarra pudiera marcar algún gol más como en la contra en la que Javi Gómez envió fuera el balón con todo a su favor.

La segunda parte arrancó con la sensación de que todo seguía igual. El Alavés no inquietaba la puerta de Iricibar. Pero en el minuto 54 el técnico visitante, Inbernón, retiró a los jugadores con tarjeta y metió pólvora arriba como la del extremo Godoy. Tras una pérdida de balón de los locales, la pelota llegó a Gagua quien, en un demarque perfecto, levantó la pelota por encima de Iricibar. Era el 2-1 y casi 30 minutos de partido por disputar. Los nervios aparecieron entre los locales y la sensación de no haber rematado el partido voló por Merkatondoa durante muchos minutos. Esos mismos que los alaveses no supieron aprovechar para crear peligro real a la meta del guardameta local que vivió uno de los partidos más tranquilos de la temporada.

noticias de noticiasdenavarra