La charla

La vida cambia

08.02.2020 | 19:34

cinco siglos antes del año 1 ya decía Heráclito que en el mismo río es imposible bañarse dos veces. Sin duda el pensador griego tenía razón, cuando te vuelvas a meter en el cauce, las aguas no serán las mismas que cuando te metiste la vez anterior. No tuve la suerte de conocer a Heráclito personalmente, pero cuando diría esta frase en su cara supongo que se dibujaría una media sonrisa que indicaba que no sólo de bañarse en el río iba el tema. Miles de interpretaciones para esta sencilla frase, pero hoy nos quedamos con una. Cada segundo la vida cambia.

Los cambios no se pueden parar muchas veces y te acoplas a ellos o? te acoplas a ellos. Si no, jodido lo tienes.

El fútbol de hace 50 años poco tiene que ver con el de hoy. Los cambios introducidos tan solo en las propias normas del juego hacen que el cauce sea bastante distinto a cuando se bañaban nuestros padres. La IFAB (Internacional Football Association Board) es la encargada de hacer esos cambios que poco a poco peinan el fútbol para dejarlo más guapo que a un servidor cuando le peinaba su madre antes de misa... allá por los años 80.

En marzo tienen prevista esa gente una nueva reunión y la cosa parece que pinta a cambios bruscos o cuando menos importantes. Entre las normas más destacadas nos encontramos que pueden quitar el rechace del penalti, algo históricamente difícil de entender y que puede romper de un plumazo esa segunda oportunidad que al delantero le quitaba el disgusto.

También el tema de las manos lo quieren aclarar. En eso estoy de acuerdo porque no hay quien se aclare con el tema de la intencionalidad etc. Un tema que suena fuerte y que lleva quejas por parte de entrenadores cuando les toca a ellos, es quitar el valor doble a los goles fuera de casa en eliminatorias. En ese caso sólo contaría la diferencia en el marcador y valdría cualquier empate. De esta forma las prórrogas y penaltis tendrían más participación seguramente.

Habrá que acoplarse sea lo que sea. Ya nos dijo Heráclito que si no? lo teníamos jodido.

El autor es técnico deportivo superior