Silbidos

No muerde

08.02.2020 | 20:17
No muerde

puedo asegurarlo sin ninguna duda, jugadores, entrenadores, directivos, periodistas pueden estar tranquilos, el librillo de las Reglas de Juego, apenas doscientas páginas, no muerde. Pueden cogerlo, hojearlo, leerlo? Estudiarlo sería para nota, sin correr ningún riesgo.

Viene esto a cuento de tres sucesos ocurridos en veinticuatro horas que me llaman poderosamente la atención y paso a contar:

En un partido de categoría nacional, fuera de nuestro fútbol navarro, se produce la siguiente jugada: un defensor ejecuta una falta en dirección a su portero, éste se encuentra descolocado y el balón entra directamente en su portería, el árbitro en un error, increíble e injustificable, concede el gol y el partido continúa tranquilamente, ni los técnicos, ni los jugadores tienen nada que decir, nadie en el terreno de juego es capaz de recordar que la regla 13 indica claramente que no puede conseguirse en propia puerta un gol directamente de un tiro libre.

Un justamente famoso entrenador, ganador de todos los títulos habidos y por haber, reclama contra los árbitros ingleses y afirma, sin despeinarse, que en Inglaterra no entienden las Reglas, viene esta peregrina afirmación a cuenta de que su portero, según él, debe ser protegido dentro del área "pequeña, es evidente que no ha leído la regla 12.

Uno de los grandes equipos de nuestra liga tenía concertada una reunión con responsables del VAR para que le explicaran su funcionamiento, como se enfadan con las decisiones puntuales del árbitro de su último partido anulan la reunión. Para que se fastidie el capitán no me como el rancho.

Resulta sorprendente el poco interés que los participantes directos en nuestro juego demuestran por el conocimiento de sus reglas. Decía Georges Clemenceau que la guerra es un asunto demasiado serio para dejarla en manos de los militares, del mismo modo las Reglas de Juego tienen suficiente importancia como para dejar que los árbitros sean los únicos que se interesen por ellas. Un poco de lectura no puede hacer daño, seguro.

El autor es vocal de Formación del Comité Navarro de Árbitros de Fútbol