Maite sobrevive en el infierno

atletismo gonzález, del hiru-herri, cuaja una notable carrera en el exigente trazado de aarhus y finaliza 78ª el cto. del mundo de cross

09.02.2020 | 02:48
De izquierda a derecha: Marta Martínez, Maite González, Elia Saura y María Campos.

pamplona - Dicen los entendidos que el circuito de Aarhus era uno de los más duros de la historia de los Campeonatos del Mundo de Campo a Través. Un sinfín de subidas aderezado con charcas, tramos de arena y barro.

En este rompepiernas de manual la navarra Maite González -primera atleta foral en un Mundial- cuajó una notable actuación, finalizando la 78ª -de 104- en una prueba dominada de principio a fin por las africanas.

La de Beorburu cumplió lo que prometió en la previa y no escatimó un gramo de esfuerzo en un trazado que daba miedo. "Me ha parecido que, en general, era un circuito muy duro. Todas las cuestas pesaban en las piernas, aunque en la cuesta abajo se podía recuperar un poco", manifestó la de Hiru-Herri nada más concluir la prueba.

Prueba que debido a los continuos desniveles dificultaba coger un ritmo constante y que acabó partiendo la carrera en pequeños grupos. La keniata Chebet, en un apretado final, logró colgarse el oro en Aarhus.

Una cita en tierras danesas que llevó al límite a Maite González tanto en el plano físico como en el emocional. "Me gustaría verme la carrera, pero me he visto un poco pesada. La cabeza en algunos momentos me ha podido un poco, pero estoy contenta de estar aquí, de haber corrido con ellas. Lo he disfrutado mucho", comentó. España, que contaba con cinco representantes en la carrera sub-20 finalizó en el 15º puesto (de 28) de la clasificación por equipos.

Más allá del ranking, que se antojaba casi anecdótico dado el nivel de las participantes, la actuación de González sirvió para derribar un muro. La joven se convirtió en la primera navarra en una cita mundialista y volvió a atestiguar el gran estado del atletismo foral.

En senior masculino el oro fue para el ugandés Joshua Cheptegei. La keniana Hellen Obiri se llevó el triunfo en la máxima categoría femenina.

Cheptegei, de 22 años, dio a Uganda su primer título sénior de cross, batiendo al favorito, su compatriota Jacob Kiplimo. El campeón de España, Ouassim Oumaiz, que cumplía 20 años, se permitió el lujo de codearse con los mejores en los primeros kilómetros junto a su amigo Kiplimo. Al final se clasificó vigésimo, el mejor resultado español en los ocho últimos años.

Orbiri, sargenta keniana de 29 años, se convirtió en la primera atleta de la historia que conquista títulos mundiales en sala, al aire libre y en cross. Campeona del mundo de 3.000 en pista cubierta (en 2012), y de 5.000 al aire libre (2017), Obiri completó su colección venciendo aquí con un tiempo de 36:14 en los 10.240 metros, con dos segundos de ventaja sobre Dida, que precedió a otra etíope, Letesenbet Gidey.