Scola mete a Argentina en otra final

SEMIS | Los sudamericanos no sufrieron ante francia

10.02.2020 | 03:06

Argentina80

Francia66

ARGENTINA Campazzo (12), Brussino (2), Garino (0), Delía (6), Scola (28) -quinteto inicial-, Gallizzi (2), Laprovittola (7), Deck (13), Vildoza (10), Fjellerup (0) y Caffaro (0).

FRANCIA Ntikilina (16), Fournier (16), Batum (3), M' Baye (4), Gobert (3) -quinteto inicial-, Albicy (3), De Colo (11), Lessort (2), Poirier (0), Toupane (0) y Lacombe (0), Labeyrie (8).

Parciales 21-18, 18-14, 21-16, 20-18.

Árbitro Steven Anderson (USA), Ademir Zurapovic (BIH) y Jorge Vázquez (PUR). Sin eliminados.

Estadio Segunda semifinal del Mundial de China, disputada en el Wukesong Sports Center de Pekín ante unos 10.000 espectadores.

Pekín - Argentina logró su pase a la final tras derrotar por 80-66 a Francia, que se vio superada por el empuje de los sudamericanos y, en particular, del incombustible Scola.

El encuentro se caracterizó más por la buena defensa que por el ataque y ambos conjuntos terminaron con tanteos por debajo de lo promediado durante el torneo.

Salvo Scola, quien incluso amplió sus registros con 28 puntos y 13 rebotes. El veterano baloncestista argentino fue el alma del equipo, una vez más. El partido, que comenzó con la intensidad que le imprime Argentina a cada encuentro, vio pasar un minuto antes de inaugurar el marcador. Lo hizo Ntikilina con una canasta lejana. Al final del primer cuarto, Francia estaba totalmente dentro del partido otra vez: 21-18.

En el segundo cuarto los franceses mantuvieron el ritmo y con dos minutos y medio consumidos se pusieron por delante por primera vez gracias a un mate de Lessort tras asistirle De Colo (23-24).

No duró mucho. A esas alturas del encuentro Fournier estaba ya enchufado (9 puntos, minuto 18), pero Argentina seguía a un ritmo inasumible: Campazzo anotó un triple sobre la bocina que indicaba el final del periodo (39-32).

La apisonadora argentina empezó a pasar por encima a Francia. En el minuto 25, el marcador señalaba 52-38 y se veía a los jugadores de la albiceleste disfrutar jugando, disfrutar encestando.

Scola no hizo nada más que agrandar la brecha. Dos triples seguidos a tres minutos del final (anotó 3 de los 4 que lanzó) le valieron la ovación de la grada, que estalló de nuevo a la conclusión del partido: 80-66.- Efe