Espanto contra el colista

Leb Plata Basket Navarra cae arrollado ante el Ponferrada

10.02.2020 | 10:37
Xabi Jiménez, en un partido anterior.

Ponferrada99

Basket Navarra84

PONFERRADA Casanova, McDonell, Ferrando, Smith, Stefanuto-cinco inicial-, Ramírez, Vlahovic, Zabo, Pérez, Soarez, Joel, Laurent.

BASKET NAVARRA Real, Narros, Lafuente, García, Wilson-cinco inicial-, Estévez, Sonseca, Thomas, Gómez, Jiménez, Yárnoz.

Parciales 23-9, 25-23, 26-17, 25-35

Árbitros Cortes y Del Val. Expulsó al local Smith y al visitante Iago Estévez.

Estadio Pabellón Municipal Lydia Valentín.

Pamplona - Espantoso partido de Basket Navarra en la pista del colista, el Ponferrada. Ni apareció en los 40 minutos un equipo con una actitud nefasta que va a tener que cambiar mucho su mentalidad si quiere afrontar el reto de luchar por el ascenso a LEB Oro, algo que ahora mismo es una quimera.

Desde el principio del encuentro Basket Navarra ni compareció en Ponferrada. Los colistas salieron con una mentalidad mucho más ambiciosa y para cuando quiso pestañear BNC ya perdía desde 14. A partir de ese momento, volvió a aparecer un equipo frustrado, con muy poca capacidad de reacción y confundiendo la intensidad con las protestas y el enfado.

Con jugadores tocados, con Lamonte, Xabi Jiménez trató de variar el encuentro a base de cambios defensivos, pero el problema más que baloncestísticos eran de actitud. En el segundo cuarto, la crisis continuó agregando errores infantiles, como pases a la esquina del tablero o al pie del compañero. Todo una cosa terrible. Al descanso aún había un atisbo de esperanza con el 48-32.

Pequeña alegría que desapareció aproximadamente en 40 segundos del segundo tiempo. Lo que tardaron los navarros en perder tres balones y permitir tres canastas en contraataque para un Ponferrada que ya estaba lanzado.

Como si fuese un bálsamo, el colista, que no había conseguido ganar nada más que un encuentro, parecía destinado a luchar por el ascenso. Lo anotaban todo. Y mientras, los navarros eran incapaces de pararles de manera alguna.

En el último cuarto, con los locales relajados con una diferencia que rondó los treinta puntos, entre Real y Narros consiguieron maquillar algo la diferencia, pero sin posibilidad de competir el encuentro de manera alguna.

Difícil de explicar cómo un equipo con el talento que tiene Basket Navarra ofrece una imagen como la de ayer. Mucha autocrítica van a tener que hacer (especialmente los jugadores) para reconducir la situación. Tiempo tienen. - J.G.U.