Carlota Ciganda | Jugadora de golf

"Creo que este año todo el deporte se celebrará a puerta cerrada"

19.04.2020 | 00:13
Carlota Ciganda, en el salón de su casa de Arizona. Foto: Cedida

Con la esperanza de que pronto volverá la competición, desde Estados Unidos Carlota Ciganda se considera una afortunada por poder salir a la calle y seguir entrenando

Pamplona – Carlota Ciganda (Pamplona, 29 años) es una más de las deportistas a las que la crisis del coronavirus le está afectando a su vida diaria y entrenamientos, pero para la golfista navarra lo hace de otra forma. En Arizona, Estados Unidos, donde reside desde hace unos años, las medidas no son tan restrictivas como en España y puede seguir acudiendo al campo de golf a entrenar, pese a que asegura que, al no haber competición no tiene un objetivo y simplemente va al campo para "no perder el contacto con los palos".

Lo primero, ¿cómo se encuentra?

–Bien dentro de lo que cabe. Aquí en Estados Unidos todavía se puede salir a la calle, el campo de golf donde juego sigue abierto, así que me escapo cuando puedo a tirar unas bolas y jugar un poco. Más que nada para pasar un poco el tiempo y seguir en contacto con los palos. Veo cómo está todo en España y aquí me siento bastante afortunada.

¿Cómo se está viviendo la situación en Estados Unidos?

–Este es un país que es tan grande que la cosa va por estados. Hay algunos que están muy mal, sobre todo en la costa este, Nueva York, New Jersey... Son lugares donde todo está siendo complicado. Yo vivo en Arizona y aquí hay casos, pero no tantos. O por lo menos eso es lo que nos dicen. No sé si serán datos reales, pero yo creo que hay más de los que dicen. De momento estamos manteniendo las distancias, lavándonos mucho las manos. Hay que tomárselo con paciencia y tranquilidad. No podemos hacer mucho más que esperar e intentar que todo vuelva a la normalidad cuanto antes.

¿Cuánto tiempo está dedicando a los entrenamientos?

–Estoy yendo martes, jueves y sábado al campo cuando normalmente lo hago seis días a la semana. Es complicado entrenar porque no sabemos cuándo vamos a empezar a competir, por lo que tengo menos motivación. Tampoco tengo un plan claro. Cuando tengamos un calendario supongo que nos darán tres o cuatro semanas. A partir de ahí es cuando tendré que ir más fuerte. Ahora es un poco más para estar en contacto y para pasar el tiempo. Si no, todo el día en casa se hace largo.

¿Cómo está siendo su rutina diaria?

–Los días que voy al campo hago un poco de físico allí, pruebo un poco con los palos y los días que estoy en el apartamento aprovecho para correr, ya que tengo un parque al lado. Hago también un poco de gimnasia con una esterilla, unas gomas y un balón. Con eso voy tirando. También estoy cocinando algo más de lo normal, me he aficionado un poco, y viendo más la tele y series, algo que no hacía nunca hasta ahora, no es algo que me haya gustado mucho. Siempre he sido más de ver deporte en la tele, pero ahora, como no hay y las noticias cansan un poco, son siempre las mismas.

¿Cómo mantiene la relación con los entrenadores?

–Mi entrenador vive en Nueva York, por lo que tiene que ser a distancia. Hablamos, le mando videos y él me hace comentarios sobre en qué trabajar. El preparador físico sí que lo tengo aquí en Arizona, por lo que le sigo viendo. El gimnasio está cerrado y el ejercicio lo traslado al parque, que sí está permitido, pero siempre intentando mantener la distancia entrenando. En ese aspecto tengo suerte, ya que todavía podemos pasear, salir un poco fuera e ir al campo de golf.

¿Cree que le va a afectar la falta de competiciones?

–Hay que mirarlo desde el punto de vista positivo y tomártelo como un descanso más largo de lo previsto para que después, cuando toque volver a retomar la competición, estar más descansada y mucho más agradecida de, simplemente, poder disputar un torneo. Hasta que no pase esto puede que no lleguemos a valorar tanto este aspecto. Pero seguro que va a influir. No puedes entrenar como quieres y estar meses sin competir te afecta, no estamos acostumbrados. Tendremos que empezar poco a poco, con paciencia, y ver cómo evoluciona todo.

Usted está en Estados Unidos y su familia en España, ¿Cómo lo está llevando?

–Es duro y en algunos momentos cuesta. Me gustaría poder estar con ellos y pasar más tiempo a su lado. Pero no ha podido ser. A mí me toca estar aquí. Sí que hablo con la familia todos los días, con mis padres sobre todo. Pero me tranquiliza el hecho de saber que están bien. Ellos están en Larrainzar, por lo que allí, al haber poca gente, no hay muchos casos. Se lo están tomando muy en serio, sin salir de casa. Lo bueno es que tienen un jardín, por lo que pueden pasear por allí. Lo más duro es no saber cuándo voy a poder verlos o a poder viajar otra vez.

¿Ha pensado volver a España hasta que la situación mejore?

–Volvería en el caso de que aquí las cosas se volviesen a peor y en España esté mejor, que puedas salir y hacer vida más normal. Pero creo que no va a ser el caso, por lo que creo que me quedaré, ya que en caso de que se vuelvan a jugar torneos, si voy a España no sé si podría volver a Estados Unidos. Creo que es más fácil si me quedo aquí.

¿Cuál fue el último torneo que disputó?

–La tercera semana de enero, en Florida. A partir de ahí no he jugado nada más. En unos días tenía previsto viajar a Los Ángeles, después San Francisco, y hay tres torneos que ya habría disputado en Phoenix, San Diego y en Palm Springs el primer grande. Ahora hay otros tres que se han cancelado también en Florida, Virginia y Nueva York. En total se han cancelado unos diez torneos de los que tenía previstos. Es una pena, pero la situación que se ha dado no permite otra cosa.

¿Desde la LPGA les están informando sobre cómo están gestionando la situación?

–Nos mandan correos y el director del LPGA nos hace actualizaciones. Pero ahora la cosa no está muy clara. En principio tenemos fecha de inicio a mediados de junio y la primera semana de Mayo nos van a decir si se puede cumplir o se retrasa más. Hay torneos que están pospuestos, otros están cancelados. Por lo que nos han dicho intentarán poner torneos en las semanas más libres, pero no es fácil, ya que muchos de los torneos los jugamos en verano en el norte de Estados Unidos que en invierno no se pueden jugar por el frio y la nieve. Es un poco lio y creo que tendremos una temporada más corta. Lo que es seguro es que, cuando pueda competir, lo intentaré hacer lo mejor posible y esperar que toda esta situación no vuelva a pasar.

¿Objetivos para este año?

–Es un poco complicado. Ahora mismo no tengo ningún plan. Cuando tengamos una fecha segura de comienzo ya me pondré un plan de entrenamiento. Pero el objetivo siempre es seguir mejorando y jugar lo mejor posible. Quiero volver a ganar en Estados Unidos y me gustaría estar peleando por los grandes. Pero habrá que ver cuántos torneos jugamos y si finalmente jugamos o no. Está un poco todo en el aire, por lo que es complicado tener la mente clara ahora.

2020 estaba marcado en el calendario deportivo por los Juegos Olímpicos de Tokio, ¿qué le parece su aplazamiento?

–Era la única posible. Realizar en julio unos Juegos tal y como está el mundo hoy en día era prácticamente imposible, y menos sin tener una vacuna con la que la gente pueda estar más tranquila. Creo que es una decisión acertada y espero que el año que viene puedan disputarse con normalidad, ya que es un evento muy especial, con deportistas de todo el mundo. Es una experiencia increíble, por lo que espero que todo esto pase y se pueda volver a la normalidad. Pero mucha gente está contenta con la decisión. Al estar en confinamiento y no poder entrenar en condiciones no tiene sentido que el atleta no pueda prepararse, sobre todo siendo la cita más importante del año o incluso de su carrera. Sería muy triste ir a unos Juegos sin estar en condiciones.

Lleva ya 9 años en el circuito profesional, ¿qué sueños le quedan por cumplir?

–Me gustaría ganar en la LPGA y ganar un grande. También me haría mucha ilusión ganar una medalla en Tokio el año que viene. Pero sobre todo seguir creciendo y aprendiendo como jugadora y como persona. Ganar una medalla en los Juegos es algo que veo posible porque hay menos jugadoras que en un torneo normal. Son 60 jugadoras y cuatro días de competición. La lógica dice que cuantas menos, más posibilidades, es algo que veo factible. Pero no deja de ser muy complicado, ya que tienes a las mejores del mundo, pero eso es algo que me motiva.

¿Qué referentes tiene en el mundo del deporte?

–Siempre me han gustado mucho los golfistas españoles. Sergio García, Olazábal... y John Rham. Me gusta el hambre que tiene de ganar torneos, de mejorar cada día. También Rory McIlroy, del que me gusta mucho como le pega a la bola y su juego en general. Fuera del golf tengo mucha admiración hacia Rafa Nadal. Es mi ídolo. Me encanta como es tanto dentro como fuera de la pista. Es un deportista con el que intentas seguir sus pasos.

Respecto a Rafa Nadal, estos días se ha sumado al llamamiento que ha realizado para colaborar con Cruz Roja en la lucha contra el coronavirus. ¿Qué le parecen estas iniciativas?

–Es una iniciativa muy bonita y por eso decidí apuntarme. Es muy importante que los deportistas agradezcamos, más en estos momentos, e intentar ayudar a las personas que más lo necesitan y aportar tu granito de arena. Creo que son iniciativas a las que todo el mundo del deporte debería acudir.

¿Echa algo de menos de su vida anterior a entrar en el golf profesional?

–No mucho la verdad. Antes estaba estudiando y es algo que nunca ha sido mi fuerte. Me encanta la vida que llevo y me gusta lo que hago. Si que echo de menos el poder estar con mi familia y pasar más rato con ellos. Pero tengo la suerte de que pueden venir de vez en cuando. Me siento muy afortunada con lo que hago.

¿Diría que ha cambiado mucho a nivel personal y deportivo en estos años?

–Creo que he ido madurando, como golfista y como persona. El ir cumpliendo años te hace ir aprendiendo muchas cosas a base de errores y fallos. En la vida igual. Después de nueve años, con prácticamente los mismos torneos y los mismos campos, se mucho más de ellos que cuando empecé. El viajar también te hace conocer muchas culturas y gentes que te hace abrir la mente y respetar más.

A lo largo de estos años ¿ha visto cambiar al mundo del golf?

–Cada vez hay gente mejor preparada. Hoy en día se sabe más de tecnología, de palos, de nutrición, preparación física, por lo que ha evolucionado bastante con respecto a hace 10 años.

¿Cree que algún día se verá una igualdad económica en el golf femenino y el masculino?

–Queda mucho camino para eso. Va a ser algo complicado. La televisión es importante en todo ello. Hay más gente que ve el golf masculino que el femenino, y eso es lo que vende. Pero se puede ganar muy bien jugando al golf siendo mujer. En mi caso no puedo quejarme de la vida que me está dando este deporte.

¿Cómo cree que la situación actual puede acabar afectando al mundo del golf?

–Posiblemente vayamos a perder patrocinadores. Muchas empresas están teniendo que parar la producción y tienen a menos gente trabajando. Organizar un torneo de golf cuando no puedes pagar a tus trabajadores no tiene mucho sentido. Va a haber un poco de todo. Algunos patrocinadores se perderán, otros seguirán y saldrán algunos nuevos. Tardaremos un tiempo hasta que todo vuelva a estar como antes. Pero soy optimista de que las cosas van a salir bien.

A nivel más personal, ¿qué sensación le da al ver la situación que vive el mundo?

–Mucha tristeza. Da mucha pena que el mundo esté así, con la gente encerrada en casa y muchos sin poder trabajar. La vida ha cambiado en estos últimos meses y espero que todo esto pase y saquen una vacuna para que volvamos a la vida que teníamos antes.

¿Cree que el deporte continuará siendo como lo conocemos actualmente?

–Hasta dentro de un tiempo no creo que dejen ir a la gente a los estadios o a los torneos de golf. Un evento deportivo va a ser complicado que se celebre a corto plazo. Hay mucha gente envuelta y no existiría esa distancia social de la que se habla hoy en día. Creo que este año todos los eventos deportivos se acabarán celebrando a puerta cerrada y, una vez saquen una vacuna y esté todo más controlado, poco a poco se podrá volver a la normalidad.

Por último, ¿qué mensaje mandaría a la gente en España que está en sus casas confinada?

–Mucho ánimo. Son momentos complicados, pero seguro que aprendemos de ellos. Hay que aprovechar para hacer cosas que cuando llevamos una vida normal no se puede. Intentar leer y hacer cosas positivas que aportan para que cuando volvamos a la normalidad estemos mejor preparados para lo que venga.

"Quiero volver a ganar en Estados Unidos y me gustaría estar peleando por los grandes"

"Ganar una medalla en los Juegos Olímpicos de Tokio es algo que veo posible. Me haría mucha ilusión"

"Veo cómo está toda la situación en España y aquí en Estados Unido me siento bastante afortunada"

"Volvería a España en el caso de que en Estados Unidos las cosas fuesen a peor y allí estuviesen mejor"

noticias de noticiasdenavarra