Osés Ardoi: Sudor y sangre

Sufrida victoria de Ardoi ante un Lagunera muy débil

18.01.2021 | 01:05
Eva Cases, entrando a canasta ante el Vega Lagunera, ayer en Zizur Mayor.

Osés Construcción60

Vega Lagunera52

OSÉS CONSTRUCCIÓN Cabrera (16), Echeverría (2), Arregui (15), Tollar, De Barros (15)- cinco inicial-, Cases (12), Vicente, Gastaminza, Montero, Ayela.

VEGA LAGUNERA Dembele (19), Basaez (10), Ibáñez (17), Luque (2), Ilunga (4)- cinco inicial- Luque, Pérez, Negrin.

Parciales 13-22, 13-6 (26-28), 12-15 (28-43), 22-9

Árbitros Aitor Gómez Hernández y Alexis Fuentes Magarzo.

Pabellón Municipal de Zizur Mayor.

pamplona – Osés Construcciones ayer salió a la pista a verlas venir, por lo menos así lo declaró Jotas Unzué, entrenador de las azules. Las jugadoras se enfrentaron al Vega Lagunera, octavo clasificado de la tabla y lo que al parecer podía ser partido regalado pasó a ser partido duro, muy duro.

"Nos cuesta muchísimo entender que somos un equipo que debe pelear cada acción, que no tenemos envergadura y tenemos que ser más agresivas", confesó Unzué. El equipo empezó la Liga con unas ganas que podían a la inexperiencia y se llevaban por delante cualquier rival que pisara su pabellón. Poco a poco el equipo ha ido cogiendo confianza, algo que, desde luego, ha perjudicado al conjunto.

Ayer a las azules, como en los últimos encuentros, les costó más de la cuenta entrar en el partido, pero "gracias a que tenemos una buena dinámica de partido, acabamos los partidos bien", tal y como dijo el técnico. El poco acierto y el miedo a realizar acciones que favorezcan al equipo inundan el banquillo azul, este es el gran problema por el que, tanto Unzué como Itziar Arregui, capitana del equipo, se tiran de los pelos en cada encuentro.

"Cuando las cosas no van tan bien, también hay que echarle valor", afirmó Unzué. Cabrera, Cases, De Barros y la capitana fueron las únicas anotadoras del encuentro, en las que las demás basaban su juego. El juego de pase y bote no suma puntos al equipo, algo que ayer quedó muy claro.

Las jugadoras se enfrentaron a pruebas físicas a final de semana y al partido llegaron como pudieron. "Alguna apenas podía moverse", aseguraba el entrenador. El esfuerzo que hicieron ayer las jugadoras es de valorar y mucho, sobre todo el de trabajo interior de Cabrera y De Barros, y el de subida de balón y organización de Arregui y Cases.

El conjunto visitante llegó a Pamplona con pocos refuerzos, seis jugadoras para cuarenta largos minutos de partido. Punto a favor para las de Unzué. "Nosotros sabemos que, aunque vaya bien o mal, tenemos que hacer los partidos largos", dijo Unzué. "El hecho de poder rotar en la primera parte te permite llegar al final del partido más fresco", continuó el técnico.

Al final del partido, el miedo dejó paso al atrevimiento. Las jugadoras tiraban al aro y se enfrentaban a sus defensoras sin reparo alguno, acciones que aplaudía el banquillo para felicitar a sus compañeras. "Inercias", según Jotas. Al parecer, a Osés Construcciones le gusta ponerse retos y convertir lo que pudo ser un partido regalado, en uno muy difícil.

Jotas Unzué

"tengo una sensación agridulce"

Entrenador. Jotas Unzué declaró: "Todas las victorias saben bien, encima ahora van a ser todos los partidos así, que nos acercamos al final. A ver si conseguimos corregir un pelín estas situaciones al comienzo de cada partido. También es verdad que llevamos unas semanas complicadas, entre lesiones, viajes y pruebas físicas. Veremos si en próximos partidos la cosa va a mejor. No podemos ir a verlas venir, a jugar a boto y paso. Hay que echarle valor cuando las cosas no van tan bien. Hemos llevado un ritmo de partido muy alto y, por suerte, las jugadoras han llegado al final del partido frescas, gracias a la rotación en la primera parte."