La sonrisa de Aimar

PAREJAS | El acierto rematador de Olaizola y el poder sin fisuras de Jon Ander Albisu se unen para vencer con contundencia ante Altuna y Martija

08.02.2020 | 13:48
Aimar Olaizola y Jon Ander Albisu celebran la victoria conseguida ayer en el Astelena de Eibar.

Altuna III-Martija12

Olaizola II-Albisu22

Duración: 47:22 minutos de juego.

Saques: 1 de Altuna III (tanto 3) y 2 de Olaizola II (tantos 17 y 21)

Faltas de saque: Ninguna.

Pelotazos: 357 pelotazos a buena.

Tantos en juego: 5 de Altuna III, 1 de Martija, 10 de Olaizola II y 2 de Albisu.

Errores: 5 de Altuna III, 4 de Martija, 3 de Olaizola II y 2 de Albisu.

Marcador: 1-7, 3-8, 4-9, 5-10, 6-15, 7-16, 8-18, 8-19, 9-21 y 12-22.

Incidencias: Partido correspondiente a la sexta jornada de la liguilla de cuartos de final del Campeonato de Parejas de la LEP.M disputado en el frontón Astelena de Eibar. Lleno. En el primer partido, Jaka-Jaunarena ganaron a Retegi BI-Erostarbe (18-22).

Bilbao - Aimar Olaizola sonrió poco después de subir el cartón número 21 con un saque ejecutado a la perfección. Estreno el año con un día en el que le salió todo. No pudo empezar mejor el 2019. El goizuetarra arriesgó y prácticamente acertó todo lo que intentó. Jon Ander Albisu dominó con mano de hierro y apenas conoció el error en el Astelena. 12-22 y el quinto puesto en el Parejas. El binomio de Asegarce afianzó su liderato en solitario en el presente campeonato con un juego sin fisuras, casi perfecto, que no dio ninguna opción a Jokin Altuna y Julen Martija. Olaizola y Albisu consiguieron un triunfo cómodo en el resultado y también el juego. Estuvieron varios niveles por encima de sus oponentes y controlaron el choque fundamentados en gran parte en un arrollador inicio que no encontró ninguna respuesta contundente que les hiciera pensar en una posible voltereta.

El ataundarra soltó el brazo con mucha violencia desde el primer pelotazo hasta el último. El ataundarra no transitó por el camino de los brillos y los errores salteados. No fue una montaña rusa. Fue un tren de mercancías. Sus zarpazos tuvieron pegado contra la pared a Martija, que no solo estuvo dominado, si no que tampoco pudo aprovechar sus pequeñas ventanas de oxígeno para desplegar su juego. El zaguero de Aspe no gozó con la pelota y le costó quitar el aire a un letal Aimar. La situación de los cuadros largos se convirtió en un paraíso para el goizuetarra. Olaizola pudo disfrutar de buenas situaciones de remate y no hizo prisioneros. Destrozó a Altuna con sus remates y fue ejecutor de la mayoría de las jugadas, firmando su desenlace cada vez que pasaban por sus manos.

Fue un choque sin intriga desde el arranque. Olaizola y Albisu mandaron desde el inicio y Altuna y Martija se limitaron a capear el temporal que les vino encima. Tres saques remate consecutivos del delantero navarro pusieron el 0-7 en el marcador. Los azules ya no volvieron a entrar en el partido. Una volea de Altuna les permitió inaugurar su marcador, pero los colorados no se pusieron nerviosos, siguieron a lo suyo. Albisu pegó sin parar y Olaizola terminó tantos uno tras otro. Los de Aspe llegaron a acercarse hasta el 5-9, pero enseguida las distancias volvieron a abrirse.

Altuna se abonó a la variante del riesgo para tratar de provocar el cambio. No quedó otra. El plan principal estaba lejos de funcionar y el amezketarra empezó a jugársela al todo o nada. Aunque esta vez su enorme talento no le rescató de una situación muy complicada. La moneda salió cruz más de lo deseado y lejos de acercarse en el marcador, las distancias se aumentaron hasta el 6-15. Solo en el tramo final, con el partido ya visto para sentencia, los azules pudieron conseguir varios tantos que dejaron un resultado no demasiado abultado y que les permitió no estropear demasiado el tanteo general de cara a futuros empates a la hora de clasificarse para las semifinales del Parejas.